miércoles, 20 de mayo de 2009

COLON IRRITABLE

COLITIS
Definición

La colitis es una inflamación crónica del colon cuya causa se desconoce, aunque los ataques parecen relacionarse con los períodos de estrés. En su forma leve, la inflamación provoca un dolor sordo en el lado izquierdo o en la parte superior del abdomen, así como diarrea y estreñimiento alternados, a veces con flatulencia. En los casos graves pueden formarse úlceras en la pared del colon, provocando la evacuación de heces líquidas con sangre.
Si el dolor se agudiza o se acompaña de heces sanguinolentas, hay que buscar atención médica inmediata.
Esta inflamación del colon produce diarrea, habitualmente con sangre y moco. Otros síntomas son dolor abdominal y fiebre.
Se puede distinguir la colitis que suele presentarse como un dolor leve acompañado de diarrea leve y se autolimita, por lo que dura menos de 24 horas y la colitis ulcerosa que es la colitis cuando pasa a ser una enfermedad crónica.

La colitis ulcerosa

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria del colon, caracterizada por lesiones ulcerativas del intestino grueso y el recto, que se presenta con dolor abdominal agudo, calambres, diarreas mucosas, , flatulencia a menudo asociada a hinchazón, pérdida de peso, síntomas de malabsorción y, con mucha frecuencia, sangre y pus en las deposiciones, fiebre o diarrea. A menudo se encuentran pequeños cortes (fisuras) alrededor del ano. A nivel general se puede presentar fiebre y escalofríos, pérdida de peso y astenia pronunciada (cansancio), además de diarreas acompañadas de un intenso tenesmo (ganas de evacuar de un modo súbito) y dolor abdominal tipo cólico y “retortijones”.
El diagnóstico de la colitis ulcerosa se realiza mediante la biopsia (toma de una muestra) de la mucosa intestinal afectada y el estudio de su nivel de afectación mediante una radiografía, a la cual se añade un contraste (bario), para visualizar los contornos del intestino y poder valorar las alteraciones que se producen en ese nivel. Puesto que el órgano de depuración sufre una afectación de su función exudativa y absortiva, se producen síntomas indirectos de toxicidad en otros órganos o sistemas que reflejan este fallo. Algunos ejemplos son las artritis, espondilitis en las articulaciones, la afectación hepática, la alteración de la función renal o la inflamación de las mucosas y la piel. Incluso, a nivel local del intestino, se puede producir lo que se denomina “megacolon tóxico”, con riesgo de perforación.

Causas.-
La causa es aún desconocida, y la terapia clásica (antibióticos, cortisónicos, etc) conduce con frecuencia a resultados no satisfactorios
La colitis se puede deber a una infección por un virus, una ameba o una bacteria como la Campylobacter que produce toxinas que irritan la mucosa intestinal. Otras bacterias pueden afectar directamente la mucosa del colon, ocasionando colitis ulcerosa.
Los antibióticos, sobre todo si se administran durante más de dos semanas, pueden provocar un tipo de colitis. Los antibióticos matan a las bacterias que viven normalmente en el intestino y pueden favorecer que otra bacteria, Clostridium difficile, prolifere y produzca una toxina irritante. Con mucha frecuencia, el uso prolongado de antibióticos se asocia con diarrea que puede ser un efecto irritativo directo del propio medicamento (diarrea asociada con antibióticos).

PSICOSOMATICA

La colitis ulcerosa es una enfermedad de evolución crónica que precisa de frecuentes controles y hospitalizaciones, lo que conlleva un factor de carga emocional importantísimo. Además la persona afectada tiene un sentimiento de injusticia y agravio hacia su propia situación, lo que hace que la enfermedad evolucione hacia otras situaciones orgánicas.

A nivel psicológico, estas personas están muy sensibilizadas frente a lo que les rodea y asumen situaciones ajenas e incluso aceptan cargas impuestas de responsabilidad. A la larga, todo ello se traduce en el organismo en forma de procesos degenerativos e incluso se puede desarrollar un cáncer de colon. Para hacer frente a esta situación es necesario desarrollar una necesidad de cambio psicológico que ayude a la recuperación orgánica del paciente junto con un tratamiento adecuado.
FITOTERAPIA

La corteza de olmo rojo pulverizada es el remedio tradicional para calmar la inflamación de las paredes intestinales. Hay que mezclar ocho partes de agua caliente por cada parte de polvo y beber una taza de la mezcla dos veces al día.

Para la colitis ulcerosa:

Se puede dar la asociación a partes iguales de troceado de planta seca que lleve: Valeriana + Espino albar +Menta +Hinojo + Milenrama. Diluir una cucharada sopera de la mezcla en un vaso o taza a punto de ebullición y tapar durante 10 minutos, tomando el preparado en forma de infusión, entre 2 y 3 veces al día.

También es interesante la toma de cápsulas de Ispaghul (Plantago ovata) con acción antidiarreica absorbente y protectora intestinal (1 g de Ispaghul absorbe 40 gr. de agua, para transformarse en gel). Se pueden tomar 300 mg, 2 veces al día.

Otra planta interesante es el Croton lechereli, denominada popularmente “sangre de drago”, con una interesante acción cicatrizante y antiinflamatoria a nivel intestinal. Se toman unas 6-8 gotas, diluidas en un poco de agua, 2 veces al día.

OLIGOELEMENTOS

La terapia catalítica, con los oligoelementos, se sirve del concepto de “lateralidad”, común al planteamiento diagnóstico homeopático. Así se hablará de colitis derecha y colitis izquierda y, según los casos, se establecerá una terapia específica. Se tenderá siempre a individualizar el terreno del sujeto, para aplicar la terapia diatética más apropiada, teniendo en cuenta que se actuará sobre la enfermedad funcional, y no sobre las lesiones en cuanto tales. En la fase lesiva, la oligogoterapia se asociará a otros remedios, y tendrá una función coadyuvente significativa en oposición al proceso degenerativo y en el reforzamiento de los eventuales resultados positivos. Cabe, además, añadir que, en la colitis, un sistema de vida y de alimentación higiénico racional constituye un factor terapéutico de decisiva importancia.

En todos los casos aluminio y arcilla

Colitis izquierdas o transversales:
Mn-Cu ........ 1 dosis, 2 veces a la semana en ayunas

Colitis derechas = con signos de insuficiencia hepática:
Mn .................. 1 dosis, 2 veces a la semana, en ayunas
S ...................... 1 dosis, 2 veces a la semana

También:
Mn-Co...... tomar una dosis diaria, en las crisis se puede tomar una dosis cada dos horas.
Mg .......... tomar una dosis diaria
Al.............. tomar una dosis diaria

En todos los casos en que se presenten signos de ansia, especialmente en los sujetos de más de 40 años, es necesario asociar:

Mn-Co ........... 1 dosis, 2 veces a la semana, en ayunas.

En presencia de heces grasas y fenómenos fermentativos, añadir:
Ni-Co............ 1 dosis, 1 vez a la semana, distanciado de las comidas.
 Colitis infecciosa:
• Mn-Co .... 1 ampolla al día durante 2 veces por semana
• Mn-Cu .... 1 ampolla al día, alternándolo con Mn-Co
• S.............. 1 ampolla al día al acostarse a diario.
• Cu-Au-Ag... 3 dosis por semana, a media mañana.

También en colitis infecciosa:
Alternar Manganeso – Cobalto y Manganeso – Cobre.
Aluminio, tomar una dosis diaria o cada dos días.

VITAMINAS Y MINERALES

También para la colitis ulcerosa se pueden tomar suplementos de vitamina B, Glucosamina y Pignogenol, que regulan la regeneración de las mucosas y serosas.

DIETETICA

La dieta se considera esencial en la prevención y el tratamiento de la colitis. Hay que evitar la leche y sus derivados, aumentar el consumo de verduras poco cocidas, tanto en sopas como en estofados, y comer con regularidad una mezcla de plátano machacado y corteza de olmo rojo pulverizada. Tomar mucho salvado y fibra cereal. Las comidas blandas que solían recomendarse no suelen ser útiles.

A nivel nutricional y complementario para la colitis ulcerosa es muy importante dar complejos en alta dosis que lleven bacterias saprofitas colonizadoras de la mucosa intestinal (lactobacilo bifidus, lactobacilo acidofilus, streptoccoco fecalis). Éstos suelen tomarse en forma de cápsulas de vía oral o también se pueden diluir con un poco de agua y administrar en enema de retención (como una pequeña lavativa).

ZUMOTERAPIA

Tomar el zumo de limón en agua caliente al levantarse, más.: 2 manzanas; 2 zanahorias ; 1 pepino; 1 zanahoria, 2 remolacha. Es recomendable tomar 500 g. de papaya.

OTROS TRATAMIENTOS

 Digitopuntura.- Para controlar los movimientos musculares del abdomen y aliviar así el dolor de la colitis, se recomienda ejercer presión hacia abajo en el punto situado por debajo de la rodilla en el lado exterior de la pierna. En caso de dolor agudo hay que oprimir el punto situado a la mitad de la distancia entre el externón y el ombrigo.

 Acupuntura. El terapeuta estimulará los meridianos de la vesícula biliar, el hígado y el estómago. Quizá aplique compresas tibias de sal en el ombrigo y emplee la moxibustión, a la que se atribuye un efecto relajante sobre el abdomen en general.

 Ejercicios de relajación.- Como la colitis puede ser consecuencia del estrés, conviene acudir a un terapeuta que enseñe ejercicios de relajación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada