martes, 26 de mayo de 2009

VARICES

VARICES
Definición.-

Las varices son la dilatación de las venas, generalmente de las zonas más alejadas (piernas), pe-ro pueden ser esofágicas. Las varices pueden ser profundas y superficiales. Las varices son alteraciones (dilataciones permanentes) de las paredes de las venas que aparecen dilatadas, alargadas y tortuosas, y que tienden a reventarse, afectando generalmente a las extremidades inferiores (safenas). Otra localiza-ción del estado varicoso es la relativa a las venas del cordón espermático (varicocele) y las venas del ple-xo hemorroidal (hemorroides). Las complicaciones más graves son los edemas, la ulceracioes, la rotura hemorrógica (de muy difícil reparación), la trombosis y la flebitis (inflamación de las venas, bastante do-lorosa). Los síntomas más comunes que acompañan el estado varicoso de las piernas son el hormigueo, la sensación de peso (pesadez de piernas) y de fácil cansancio o sensación de fatiga y que mejora cuando se eleva la extremidad y empeora cuando permanece de pie durante un tiempo prolongado. Con el tiempo aparecen edemas, cianosis (coloración azulada de la piel), oscurecimientos o mancha en la piel de las zo-nas afectadas e incluso úlceras)
Las venas tienen válvulas unidireccionales que impiden que haya contraflujo de sangre. En oca-siones estas válvulas se deterioran o debilitan, por lo que dejan de funcionar adecuadamente. A este tras-torno se le llama insuficiencia venosa y es la causa principal de las várices, dilatación permanente de las venas que hace que se vean abultadas y de color azul verdoso oscuro. Esta dilatación de las venas hace que las válvulas venosas no se cierren correctamente y la sangre venosa retorna. Las venas superficiales de las piernas son las más afectadas por este padecimiento, pero también pueden volverse varicosas las del interior del recto (ver HEMORROIDES) por la tensión en caso de estreñimiento y, en algunas mujeres embarazadas, las de la zona vulvar (la parte más externa del aparato genitourinario femenino)
Las varices en las piernas suelen aparecer a partir de la adolescencia, y son muy comunes en el embarazo. Las pequeñas rara vez producen molestias, en tanto que las grandes producen dolor agudo (so-bre todo al permanecer de pie e inflamación de los tobillos. Su aparición se ve favorecida por todo aquello que dificulte el retorno venoso y produzca estancamiento venoso (embarazo, fístulas arterio-venosas, obe-sidad, estar de pie mucho tiempo, etc.).
Suelen afectar a las personas que tienen debilitado el tejido conjuntivo. La insuficiencia venosa suele ser hereditaria en la mayoría de los casos, pero la falta de ejercicio, pasar muchas horas de pie o sentado y fumar en exceso también favorecen su aparición. La obesidad también es un factor causal o agravante.
Las várices pueden inflamarse y provocar dolor e irritación (VER FLEBITIS), y en las venas afectadas a veces se forman coágulos de sangres o trombos perceptibles al tacto. Si a causa de éstos se in-terrumpe o debilita la circulación sanguínea, el suministro insuficiente de sangre a la piel puede ocasiona la aparición de úlceras varicosas.
El aspecto de las varices resulta antiestético, dado que los abultamientos de las venas son bien visibles, adoptando la forma de cordones oscuros de color azulado.

CAUSAS: La sangre de las venas se bombea con los músculos. No se recupera el tejido de las venas. Es mejor prevenirlas al inicio o antes de que hayan degenerado mucho.

 Estreñimiento, porque intoxica la sangre. Una sangre ácida intoxica las partes por donde pasa.
 Ropas ceñidas en las extremidades inferiores.
 Embarazo.
 Congestión pélvica.

En algunos casos los médicos prescriben inyecciones de etanolamina en las venas varicosas para re-ducir la inflamación, y en los más graves se recurre a la extirpación quirúrgica de las varices.

PSICOSOMÁTICA

Las venas tienen que ver con el amor que se recibe. Es cuando se entra en con-flicto la capacidad de amarse a si mismo o de recibir amor de los demás.


TRATAMIENTO HIGIENICO

No hay un tratamiento para restablecer las válvulas venosas dañadas, pro los médicos aconsejan:

 Ejercicio físico con regularidad.- Natación o gimnasia (una o dos veces al día) tumbados de piernas y en ángulo recto los pies. Practicar un ejercicio con regulari-dad para mejorar la circulación: andar, nadar, bicicleta. El ejercicio promueve el de-sarrollo de canales colaterales alrededor de los bloques arteriales cuando se practica regularmente. No hacer ejercicio hasta el punto de sentir dolor, pero hacerlo habi-tualmente.
 Evitar zapatos con tacones. Cuidado profiláctico de los pies (uñas) para evitar he-ridas. Usar calzado adecuado.
 Evitar pasarse muchas horas de pie, sentado o con las piernas cruzadas. Estar de pie durante largos períodos, en el trabajo, por ejemplo, puede aumentar la posibi-lidad de padecer varices, de modo que se debe evitar permanecer inmovil si es posi-ble o ejercite los músculos de la pantorrilla, moviendo los pies arriba y abajo duran-te unos minutos a intervalos regulares.
 Evitar las posibles causas de incremento de la presión abdominal, como los es-fuerzos, la bipedestación y la compresión de las venas de las piernas, sentándose con las piernas sobre un borde duro.
 Aumentar los ejercicios que involucren los músculos de las piernas, especial-mente los de las pantorrillas, porque favorecen la compresión de las venas y el mo-vimiento del flujo sanguíneo hacia arriba.
 Apoyar en alto las piernas sobre un cojín o una pared, con preferencia por las no-ches. Dormir con las extremidades inferiores elevadas para favorecer el retorno ve-noso.
 Evitar ropa ceñida o ajustada y ligaduras en la mitad inferior del cuerpo.
 Controlar el peso y evitar el estreñimiento.
 Cuestionar la píldora anticonceptiva.
 La combinación alcohol, tabaco y píldoras es terrible en general para la circula-ción, sobre todo para las venas aunque también en las arterias.
 Evitar las fuentes de calor directa a las piernas, porque las venas se dilatan más.
 Hidratar la piel de las piernas con aceite de almendras para evitar a nivel preven-tivo que se ulceren.
 Tener particular cuidado de no herirse la piel.
 Las medias compresivas ayuda a paliar los síntomas, pero debe evitarse usarlas de forma continuada. Usar calcetines o medias especiales. Usar tobilleras, fajas o me-dias elásticas para favorecer la circulación. Uso de medias de contención elástica.
 Las úlceras varicosas que cicatrizan muy lentamente o no lo hacen en absoluto, a veces el único remedio definitivo es una intervención quirúrgica.
 El uso persistente de apósitos y vendajes elásticos a veces contribuye a la cicatriza-ción, pero en caso contrario habrá que recurrir a la cirugía.

TERAPIAS MANUALES

 Masaje circulatorio cuando no son prominentes. En caso de que las várices sean prominentes y encharcamiento de agua se debería hacer un masaje linfático.
 Masaje venoso y drenaje linfático (presoterapia).

FITOTERAPIA

 ARANDANO: Es astringente. Contraindicada en embarazo. Puede provocar estre-ñimiento.
 CASTAÑO DE INDIAS: Tónico venoso para la fragilidad capilar, fortifica las pa-redes de las venas. Puede ser beneficioso por su efecto antiedema y sus propiedades antiinflamatorias. Tomar el extracto de raíz 3 veces al día a la dosis de 15 mg/Kg de peso. Precaución en embarazo y la lactancia. Regenera las venas varicosas (se toma mezclada con cola de caballo y suplementos de calcio).
 GINKGO BILOBA: Tiene propiedades vasoactivas (activa la circulación de los vasos).
 VID ROJA (hojas): Tónico venoso, tiene mucha vitamina P, es un gran protector capilar, vasodilatador
 Otras plantas: Espino blanco o albal, Meliloto, Rusco, Ciprés, Milenrama, No-gal, Cola de Caballo (mejora el estado de los vasos por el sílice y activa los vasos); si además tiene edemas hay que usar un diurético como la Cola de Caballo

Los bioflavonoides de los arándanos, las cerezas y otras bayas de color azul y/o ro-jo pueden ser beneficioso. Los suplementos con una dosis de 10 mg/kg de peso al día repartidos en las comidas aumentan la resistencia de las paredes venosas.

En uso externo, se puede utilizar un apósito confeccionado de la siguiente manera: póngase sobre la zona afectada varias capas de la finísina piel que se encuentra entre capa y capa de una cebolla y cúbrase con algún material ligero.

HIDROTERAPIA

1ª Fase:

 Baños de pies a temperatura alterna, pero el agua no muy caliente. El agua ca-liente debe estar poco caliente (máximo 38º). Si las varices están muy acusadas a temperatura tibia y la fría no demasiado fría, es decir que haya poca diferencia entre una y otra.
 Baños de piernas a temperatura alterna.
 Baños de pies y piernas a temperatura alterna.

2ª Fase: de mantenimiento

 Chorros fríos de piernas
 Baños de medio cuerpo durante poco tiempo (segundos)
 Si hay varices en un 95% de los casos es porque se tiene los pies fríos.
 Baños de asiento fríos al levantarse de la cama para asegurarse que los pies están calientes
 Envoltura fría de pantorrillas.

Está contraindicado los baños de pies calientes porque las varices se dilatan más.


GEOTERAPIA

 Cura de arcilla vía interna (remineralizante)
 Compresas de agua arcillosa y en infusión de cola de caballo (decocción), llanten u ortiga.
 Cataplasmas (si hay inflamación) = flevitis.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS

1º Fase:

 Ungüento de veneno de abejas.- aplicando un suave masaje ascendente. Uso exter-no.
 Vinagre de manzana (es venotónico y depurativo de la sangre).- de una a tres cu-charadas en ayunas y rebajado o diluido con agua, se debe dar en uso interno y tam-bién externo.
 Aceite de Onagra, Borraja o de pescado.
 Cremas de plantas en uso externo.

2ª Fase

 Polen, en personas propensas a varices.
 Aceite de ajo o cápsulas de ajo (fluidifica la sangre)
 Antioxidantes (si es un problema de radicales libres)
 Alcalinizantes (si está ácido el organismo).

BIOSALES DE SCHÜSSLER

- Calcarea fluorica. Para varices, sensación de pesadez en las piernas. También se puede aplicar en pomada. Ulceraciones varicosas en las venas, hinchazón y dilata-ción; venas transparentes y azuladas en forma de red (varicosidaddes). Dolores agu-dos y penetrantes, que impiden estar de pie.

OLIGOELEMENTOS

El tratamiento oligoterápico será tanto más válido cuanto más oportunamente se aplique. Ello significa que se deberá intervenir desde los primeros síntomas, tratando de evitar la agravación y la instauración de la lesión. El interés de los oligoelementos cata-lizadores en esa patología es su acción preventiva, evitando los síntomas degenerativos, reequilibrando el terreno neuroartrítico (síndrome distónico).

 Tratamiento básico:

• Mn-Co 1 amp. diaria durante 2 a 3 meses. Luego pasar a 3 ampollas semanales durante 3 a 6 meses para reequilibrar el terreno. Esta dosis de 1 ampolla al día du-rante tres veces a la semana se debe realizar durante largos periodos, con breves in-tervalos entre un ciclo y otro. Esta acción preventiva es muy importante en ciertas circunstancias que pueden debilitar el sistema venoso de la mujer, circunstancias ta-les como: embarazo, obesidad, sedentarismo, perimenopausia, meses de verano (sa-bemos muy bien que el calor perjudica las venas tanto como el frío perjudica las ar-terias) En oligoestética hay Mn-Co más flúor se mezcla en una crema base. Una vez al día a la noche para que se descanse mejor.

Algunos autores sugieren añadir, para reforzar los resultados una dosis de Magnesio durante 3 veces a la semana. Este tratamiento influye beneficiosamente en la sensación de pesadez y en el hormigueo típi-co de muchas mujeres en edad menopáusica, y de aquellas personas, hombres y mujeres, que realizan tra-bajos que les obligan a estar en pie durante muchas horas al día.
Un ginecólogo de la escuela de H. Picard, en Francia, ha observado y descrito como bastante útil el tratamiento con Manganeso-Cobalto en las mujeres grávidas, a fin de prevenir la aparición de las várices.

 Tratamiento complementario:

• Cu-Au-Ag 3 dosis semanales durante 3 a 6 meses. En las personas debilitadas, anérgicas o propensas a la ansiodepresión.
• S 1 amp. diaria durante 1-2 meses. Como complementario del manganeso-cobalto en el eccema varicoso; por su acción trófica sobre la piel, y su acción desen-sibilizante. Al cabo del mes o de los dos meses habrá que seguir dándole a la dosis de 3 ampollas semanales durante 2 a 3 mese más, con el fin de evitar las recaídas.

• Zn-Cu 3 amp. semanales durante 2 a 3 meses. En caso de trastornos endo-crinos del eje hipofisogenital, si se trata de trastornos endocrinos del eje hipofiso-pancreático daremos Zn.Ni-Co a la misma posología.

A nivel preventivo: Mn-Co ......... 1 amp. al día de 3 a 6 por semana y Co .... 1 amp. al día de 3 a 6 por semana.

También : Litio, Silicio, Flúor (tomar 3 veces por semana)

Tratamiento para las varices manifiestas:

Cuando las várices están ya establecidas (estado lesional irreversible) lo único que podemos hacer será limitar la evolución, disminuir los síntomas concomitantes (pe-sadez de piernas, picores, dolores, varicosidades etc.). No servirá para curar la lesión, sino para impedir su evolución y atenuar la sintomatología dolorosa.

 Mn-Co.... 1 dosis, 3 veces a la semana, durante largos períodos, con breves interva-los de suspensión.

HOMEOPATIA

• Kali bichromicum si la úlcera supura y tiene aspecto de perforación.
• Hamamelis si el síntoma principal es la inflamación de las venas. Hammamelis virginiana (9 CH) para venas congestionadas, hinchadas, sensibles y dolorosas. Sensación de dolores locales o de contusión
• Nitricum acidum si la úlcera sangra con facilidad y causa un dolor punzante.
• Mercurius solubilis si la úlcera exuda un líquido maloliente.
• Carbo vegetabilis si el enfermo es anciano y tiene trastornos respiratorios.
• Lachesis si la úlcera es profunda, huele mal y la piel que la rodea está amoratada. Lachesis (9 CH) indicada en várices y úlceras varicosas, sensibles al menor contac-to, de color azulado o violaceo.

En cualquier casos el remedio debe tener potencia decimal de 6 y tomarse tres o cuatro veces al día hasta advertir mejoría, sin que el tratamiento exceda un período máximo de 21 días.

También se aconsejan:
• Venocomplex
• Calcarea fluorica (9CH) indicada en várices
• Fluoricum acidum (9CH) indicada para várices pruriginosas y úlceras varicosas.

VITAMINAS Y MINERALES

- Vitamina C, E, rutina y lecitina.
- Vitamina B (complejo B)
- Vitamina J
- Selenium o Germanium........... como antioxidante
- Con frecuencia se prescriben complementos de vitamina E para favorecer la cicatri-zación. La dosis terapéutica es de 400 UI al día.
- Y el antidegenerativo Vitasor 1 (“Soria Natural”)
- La bromelaína (70 mg/Kg de peso) 3 veces al día fuera de las comidas disminuye la destrucción de la fibrina. La fibrina es una de las proteínas que sostienen las venas en sus tejidos.

DIETÉTICA

Se suele recomendar, sobre todo si están excedidos de peso, hacer un cambio de dieta a fin de :

- Evitar refinados.
- Evitar lo que espesa a nivel sanguíneo (alimentos muy preparados, concentrados).
- Evitar la leche
- Tomar alimentos para la circulación como ajos
- Utilizar cereales integrales, pues una dieta rica en fibra puede ayudar a prevenir el estreñimiento y a aliviar la congestión de sangre en la zona pélvica, lo cual a su vez reduce el riesgo de que se formen hemorroides. Aumentar la fibra dietética junto con las proteínas vegetales aseguran una buena pared muscular y fortalecen el tejido cir-cundante.
- Tomar fruta y determinados tipos de verdura, como el ajo, cebolla, coles, zanaho-rias, nabos, rábanos, lechugas, espinacas, perejil, estragón, cebolleta, salvia y aje-drea. Reducir el consumo de queso, frutos secos y la mayoría de las legumbres y verduras secas.




ZUMOTERAPIA

Zumos de lechuga, berros, manzana, patata, cítricos (naranja, limón, piña), espá-rragos. Las venas varicosas se agravan con la tensión del estreñimiento. Utilizar cereales integrales, y tomar todos los días por la mañana 225 g de zumo de manzana. Utilizare-mos también: 5 espárragos, tres veces al día, con 50 cc. de agua.; y 2 patatas al día, 50 cc. de agua.

OTROS TRATAMIENTOS

• Acupuntura.- La estimulación suele ser local y aplicarse simultáneamente a los puntos correspondientes de la pierna opuesta. Se tratan también diversos puntos de los meridianos que pasan por la zona afectada (generalmente los del pulmón y el ba-zo), así como los del intestino grueso.

PRODUCTOS COMERCIALES

Soria Natural:
Composor 40: Mezcla de extractos de Ciprés, Rusco, Castaño de Indias, Salvia y Mi-lenrama y Propoleo en forma de gotas, que está especialmente indicado en trastornos circulatorios de origen venoso y alteraciones de los capilares. Estas plantas refuerzan y tonifican las paredes de las venas y ejercen una acción protectora de los capilares, dis-minuyendo la producción de edemas.
Capsulas 19-C Circuven Mezcla de Rusco, Castaño de Indias, Ciprés, Hamamelis en cápsulas, que además de reforzar las paredes de las venas evitando que se dilaten, impi-den la salida de líquido hacia los tejidos por lo que mejoran la circulación de retorno de la sangre hacia el corazón.
Composor 7: Betula Complex Mezcla de extractos de Abedul, Cola de caballo, Maíz, Grama en forma de gotas, cuyo principal efecto diurético ayuda a eliminar los líquidos retenidos en el organismo. Además, restituyen parte de los minerales que se pierden con la orina.

Otros:
 Bellsolá: Jarabe Varicir
 Herbora: VARIACTIV, jarabe (jarabe de fructosa, mirtilo, rusco, hamamelis, cas-taño de indias, bolsa de pastor, citroflavonoides (extracto naranjo amargo y limón).
 Tegor: CIR-7 (comprimidos de Vid roja, castaño de indias, rusco, mirtilo, hama-melis).
 Planta Pol : MYRTIRUTIN (Ampolla de mirtilo, vid roja, rutina, rusco, camu-camu, bioflavonoides).
 Soria: RUSCUS COMPLEX- Composor 40 (ciprés, ruscus, castaño de indias, salvia, milenrama).
 Soria: Natusor 13 CIRCUSIL (infusión ciprés, nogal, milenrama).
 Soria: Vitasor 1: antidegenerativo.
 Sakay: VARICREM crema (Grinko biloba, ruscus, castaño de indias, vid roja, ci-prés, caléndula, mentol, glicerina, aceite germen de trigo, cera de abejas, factor hi-dratante).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada