martes, 26 de mayo de 2009

OTITIS

OTITIS
Definición
Son inflamaciones agudas o crónicas, con o sin proceso infeccioso, del oído medio o del conducto auditivo. Producida por una infección bacteriana o viral, que puede ser secundaria a infecciones de vías respiratorias altas, sobre todo las otitis agudas del oído medio. Pueden complicar un síndrome gripal, una rinofaringitis o una sinusitis si el drenaje del cavum se hace mal (Como suele ser habitual en el síndrome hiporeactivo).
Causas: Aunque básicamente se deben a un resfriado (al extenderse la infección de la garganta y nariz por la trompa de Eustaquio). Los dolores de oído que pueden aparecer durante un resfriado en la mayoría de los casos, se deben a una inflamación de la zona media del oído. También las causas que pueden provocar la infección son variadas: contacto con agua sucia (piscina, mar, etc.), introducción de objetos extraños en el oído, aparición a abscesos, forúnculos o rasguños en el canal auditivo o paperas. Curiosamente, la primera vez que se notan los efectos es cuando uno se encuentra descansando en la cama, al dormirse, o en algún otro momento de la noche.
Síntomas: Aparte de la inflamación (de la membrana timpánica), enrojecimiento y supuración de la parte afectada, puede haber picor, dolor intenso, fiebre. Cuando el pus que se forma bloquea el oído, produce una disminución o pérdida de la capacidad auditiva, de forma temporal, que desaparece al perforarse el tímpano. En este caso, el niño acostumbra a tener dolor y fiebre y a mostrar una supuración de pus pegajosa. Afectan a 8 de cada 10 niños menores de 4 años.
Las infecciones de oído afectan a cualquiera de las tres zonas en que se divide el oído: exterior, media e interna. Las más comunes son las inflamaciones del canal externo - otitis externa - y la del canal medio - otitis media.
> Rev. Vital n° 5, págs 60-62 : "Las otitis". INFECCIÓN DEL PIDO MEDIO (Otitis media)
Las otitis medias se producen en el llamado "oído medio". Suelen aparecer después de una faringitis o un catarro banal, en el que la inflamación de la garganta ha impedido el drenaje de la trompa de Eustaquio, dando lugar a un acumulo de mucosidad y una posterior infección por alguno de los microorganismos presentes en la zona (normalmente son por Streptococcus spp o Hemphillus influenziae). Esta infección produce un dolor punzante, irritabilidad (sobre todo en niños), fiebre y escalofríos.
Como todas las enfermedades potencialmente peligrosas, el tratamiento de la otitis debe ser siempre valorado y supervisado por un médico en cada paciente antes de tomar la decisión de prescindir o bien utilizar los antibióticos.
El diagnóstico de infección del oído medio sólo puede realizarse mediante otoscopía practicada por un profesional experto. Si el médico diagnostica una infección de oído, hay que preguntarle: Io ¿Puede ver líquido detrás del tímpano?
2do. ¿Tiene suficientes datos para creer que es una infección bacteriana? (hay que hacer frotis de las secreciones y haberlo remitido al laboratorio para confirmar la presencia de bacterias)
Los médicos generales se están volviendo menos proclives a la prescripción de antibióticos para lo que podría ser una infección vírica, aunque a menudo lo hagan sin necesidad. Un tímpano enrojecido, pero sin líquido por detrás, es improbable que se perfore o que cause un daño permanente, por lo que puede utilizarse un tratamiento naturópata durante 24 horas antes de administrar un antibiótico. Un tímpano perforado que permite la salida del líquido no provoca un daño permanente en la mayoría de los casos. La infección desaparecerá del organismo y habitualmente el oído se curara bien
Los niños que han tomado lactancia materna por lo menos hasta los seis meses padecen menos otitis medias que las que han realizado lactancia artificial desde el nacimiento.
Nota: La leche materna previene la otitis. Las últimas investigaciones en torno a la composición de la leche materna parecen indicar la existencia de una proteínas de potente acción antiinflamatoria en la leche materna. Estas proteínas reducen a la mitad el riesgo -muy común en los bebés- de contraer infecciones en los oídos. La otitis se produce a causa de un exceso de mucosidad que se deposita en el oído medio tras un proceso gripal. La prevención resulta fundamental, ya que sólo se diagnostica el 20 % de la otitis en los niños pequeño y los riesgos de una otitis mal curada pueden afectar al desarrollo del lenguaje.



También está demostrada la existencia de una relación clara entre los niños que sufren otitis medias con frecuencia y padres fumadores.
A los niños algo mayores es importante darles el biberón cuando no estén en posición de decúbito, porque la disposición de su trompa de Eustaquio es más horizontalizada que en los adulto, de manera que si al tomar el biberón están tumbados, su contenido puede introducirse por ella hacia el oído medio lo que les causa dolor lo que les causa dolor y facilita las cosas para que se produzca una infección. Finalmente, muchos niños tienen una gran facilidad para generar mucosidad: cada dos por tres padecen resfriados, bronquitis, otitis, etc., con una gran producción de moco.
Estos niños deberían ser alimentados prescindiendo de la leche y sus derivados, puesto que la leche es un alimento que genera gran cantidad de mucosidad. En sus lugar pueden tomar leche de soja ecológica (para obtener las proteínas) y complementar la dieta con almendras y avellanas (por ejemplo trituradas, para obtener el aporte de calcio necesario durante el crecimiento), en pocos días su mucosidad desaparecerá y se verán libres de las infecciones de repetición.
INFECCIONES DEL PIDO EXTERNO
En ocasiones, el oído externo presenta irritación, enrojecimiento o descamación.
• Rev. Esencial N° 8, págs. 62-65: "Otitis. Oídos sordos al dolor".
TRATAMIENTO HIGIÉNICO
El dolor de oído no se debe tomar a la ligera. Es cierto que las plantas medicinales ayudan a curarlo, pero aún así debería consultarse a un médico para que éste controle que la inflamación desaparece sin problemas ni complicaciones posteriores.
También se recomienda el estímulo de la función linfática. ¿Resultan adecuados los antibióticos en estos casos?
Los médicos naturistas no lo aconsejan, especialmente si la infección es repetitiva, por lo que se deben evitar. En este caso hay que buscar la causa del problema, eliminar los productos refinados y los lácteos de la dieta y comer fruta y alimentos crudos en abundancia. Al mismo tiempo, deben tomarse inmunoestimulantes a base de equinácea y propóleo (de 15 a 20 gotas 3 veces al día). Cuando hay dolor se recomienda calentar un poco de aceite de oliva, rellenar con él la cascara de una cebolla y aplicarlo caliente sobre el oído dolorido con la ayuda de un algodón.
La ingesta de antibióticos puede ayudar a solucionar momentáneamente la infección. Aunque a veces, más que solucionar el problema, lo empeoran al destruir las defensas naturales del organismo
Los médicos generales aún los prescriben demasiado deprisa para infecciones que pueden ser víricas. Múltiples artículos de revistas médicas sugieren que los antibióticos deberían administrarse sólo tras el diagnóstico definitivo de infección bacteriana. Pues su uso continuado conduce a la aparición de cepas resistentes e infecciones recurrentes.
Evidentemente existen diversos colirios a base de antibiótico a los cuales no es precio recurrir de entrada puesto que con remedios naturales es más que suficiente para resolver el problema.
Infecciones oído medio
• Si se cree que tiene una infección de oído (e niño se tira de la oreja) se debe visitar
al médico de cabecera.
• No hay que tomarse el dolor de oídos a la ligera porque cuando se trata de una otitis
media sus consecuencias y complicaciones pueden llegar a ser tan graves como una
meningitis. Normalmente casi nunca se llega a este extremo porque el dolor de una
otitis media es tan intenso que uno suele acudir antes al médico.

Si bien es cierto que con la medicina alternativa se puede curar el dolor de oído, aún
así se debe consultar a un médico para que éste vaya controlando que la enfermedad evoluciona correctamente y la infección va desapareciendo sin complicaciones.
• Si éste prescribe antibióticos, preguntar cuales son las razones que le hacen
sospechar una infección bacteriana. Se utilizan con exceso porque se dan frecuentes
catarros banales, muchas veces de origen vírico y los antibióticos no tienen nada que
hacer contra ellos.
• Los fármacos descongestionantes y los antihtstamínicos no ofrecen gran ayuda.
Diversos estudios demuestran que disminuyen poco los síntomas y alargan el
período de recuperación. En cambio están asociados a efectos secundarios
frecuentes como espesamiento de la mucosidad, pesadillas, somnolencia, insomnio
o irritabilidad.
• Si el médico no está seguro acerca de su origen vírico o bacteriano, preguntarle si
esperar 24 horas entraña riesgos.
• Si no existen esos riesgos, administrar 2 gotas de aceite de gordolobo (calientes) o
de oliva tibio (4 veces al día) en ambos oídos. Producen un alivio instantáneo y son
potencialmente curativas. Pueden repetirse cada 3 o 4 horas si es preciso.
w • Recurrir a la homeopatía
• Si el problema no se ha resuelto en 24 horas, valorar el uso de antibióticos.
• El calor local puede acelerar la resolución y el frío local alivia el dolor
momentáneamente.
• Tener un control de la audición
Oído externo.
> Un punto importante a tener en cuenta es que la prevención de las otitis externas
implica evitar la autolimpieza del conducto auditivo externo con instrumentos
inadecuados, como bastoncitos de algodón, horquillas, cerillas, etc.
> Si una persona es propensa a sufrir otitis externas de repetición, debe llevar un
control médico regular y efectuar una limpieza del conducto auditivo externo cada
cierto tiempo, normalmente una vez al año es suficiente para eliminar restos de la
descamación de la piel y otros detritus que son alimento para las bacterias.
> La extracción de tapones de cera también es necesaria y es un procedimiento que
2 resulta muy sencillo pues consiste en irrigar el conducto auditivo externo con agua
tibia a una cierta presión.
• Administrar 2 gotas de aceite de gordolobo 4 veces al día.
• Mantener el oído externo limpio. Si hay secreción, mantener la parte externa del
oído lo más limpia posible, aunque son limpiar el conducto externo.
• Administrar al niño equinácea, en las dosis recomendadas para niños en el
prospecto.
• Tanto si hay secreción como si no, la apertura de la trompa de Eustaquio es
beneficiosa porque permite el drenaje del catarro del oído medio. Puede conseguirse
con inhalaciones de aceite de lavanda (una gota en una taza de agua hervida) o
inhalando el vapor de un té de jengibre (1 cm de raíz de jengibre desmenuzada en
agua caliente).
• Poner un paño caliente cerca del oído.

• Si se está en cama o en el sofá, colocar la cabeza en posición un poco levantada,
para reducir la tensión dentro del oído. En el caso de bebés con otitis hay que evitar
tumbarles para darles el biberón.
> El calor actúa a modo de analgésico, motivo por el cual el aceite se debe aplicar
ligeramente caliente
Aplicar en la oreja un poco de aire caliente, por ejemplo, con el secador del pelo. Las aplicaciones de aire caliente no representan un tratamiento en sí mismos, pero en algunos casos pueden ayudar a aliviar el dolor, producido por la otitis. Consisten simplemente en aplicar el aire caliente al secador de pelo directamente en el orificio del oído.
El calor y la intensidad del aire deben modularse en función de la sensibilidad del oído, para que la sensación resultante sea agradable y mitigue el dolor, sin provocar molestias.
Una manera muy práctica consiste en calentar agua y empapar un trozo de algodón o un paño de tipo toalla en la zona eterna de la oreja; calmaremos el dolor de oído (tanto si se trata de una otitis eterna como media), y es de gran ayuda sobre todo en los niños pequeños que están especialmente irritables por el dolor.
• Tragar saliva continuamente, para reducir la presión en el oído medio.
• Usar un vaporizador por las noches, para fluidificar la mucosa del oído.
• Para el tratamiento de las otitis simples, existe esta simple fórmula: El zumo de medio
limón + media cucharadita de café de arcilla verde + 60 ce. de agua (Solán de Cabras, Lanjarón).
Instilar de 3 a 6 gotas en cada oído, dos o tres veces al día.
• Una alternativa muy buena consiste en aplicar unas gotas de solución acuosa de ácido acético al 2%
en el oído. Este remedio casero (la fórmula original es a base de vinagre, que contiene ácido
acético) da tan buenos resultados que mucho nadadores y submarinista profesionales tienen el hábito
de instilarse directamente unas cuantas gotas de esta solución en cada oído después de cada baño o
inmersión para prevenir el desarrollo de una otitis aguda.
TERAPIAS MANUALES
Reflexología: La reflejoterapia podal es especialmente útil por su capacidad analgésica (la zona de la planta del pie que hay que masajear con la yema del dedo pulgar está localizada en la base del cuarto dedo del pie). Se tratará los puntos reflejos relacionados con la glándula pineal, las suprarrenales, el timo, el oído y el bazo.
FITOTERAPIA.
El tratamiento con plantas medicinales está orientado según los síntomas y el proceso de cada persona, pero se pueden dar unas líneas generales de actuación, en función de la acción terapéutica.
Si tras consultar con el médico se tiene la certeza de padecer una otitis externa, el tratamiento consiste en aplicar irrigaciones con infusiones de llantén, manzanilla, caléndula o melisa. También se puede aplicar aceite de ajo, abriendo una cápsula de este producto, poniendo unas gota en un algodón e introduciéndolo después en el oído, o ien se puede preparar el aceite de la siguiente manera: machacar un diente de ajo grande e introducirlo en una botellita de cristal oscuro con 10-15 mi de aceite (de oliva o de girasol) y dejarlo en maceración por lo menos durante 24 hora. Colar el aceite y proceder de la misma manera que antes con el trocito de algodón.
• Ajo.- El ajo es una planta altamente desinfectante, se usa en multitud de remedios,
tanto en aplicaciones externas como internas. Sus beneficios son muchos, así como

sus efectos antimicrobianos y diuréticos. Por ejemplo, puede emplearse para las infecciones de oído, cuando existe inflamación en la zona y ésta cursa con dolor. Un remedio fácil y práctico consiste en tostar un diente de ajo pequeño hasta que se ponga de color café. Mientras aún está caliente, se envuelve en algodón y se coloca en el oído afectado durante unos 10 minutos, tres veces al día. Siempre se debe tener cuidado en no quemar la piel y en no introducir demasiado profundamente el diente de ajo en el oído. ¡Los resultados de este sencillo remedio son realmente increíbles!.
Antiinfecciosa.-
Esta acción reposa sobre todo en las plantas medicinales con acción balsámica, de forma parecida a las afecciones respiratorias. El Eucaliptos, el enebro, la esencia de pino y las hijas de mirto son plantas muy indicadas para la preparación de tisanas y jarabes contra la otitis. Vapores de Eucalipto en el oído.
Inmunológica.-
La mucosa otorrinofaríngea es una primera puerta de defensa frente a las agresiones exteriores, ya sean térmicas (frío), tóxicas o infecciosas; es por ello que el estímulo de las defensas ha de comportar una reducción de los episodios de otitis que se padecen. Entre las plantas más interesantes para lograrlo hay que mencionar las hojas de grosellero negro, el eleuterococo, la regaliz, la equinácea y la hidratis, que pueden tomarse en forma de tisanas o de extractos de diversos tipos.
Para estimular las defensas del organismo por vía interna, la planta con mayor poder inmunoestimulante es la equinácea. La dosis habitual es de 20 a 30 gotas disueltas en agua dos o tres veces al día. O dos cápsulas, tres veces al día. Los niños menores de 10 años han de tomar la mitad. Su puede tomar de forma continuada pero es mejor hacer ciclos de 8 semanas.
Antiinflamatoria.-
Cuando el dolor es muy intenso o existe una notable inflamación, pueden ser de utilidad el castaño de indias, el harpagoñto y el erígero.
Depurativa.
Para evitar que las toxinas se eliminen solamente por el oído, es importante seguir un tratamiento que ayude a expulsar estas toxinas por otra vía. Son interesantes plantas depurativas la bardana, las hojas de alcachofera, el diente de león, la raíz de zarzaparrilla y la ortiga.
Los tratamientos externo e interno ayudan a reducir la inflamación y a luchar contra la infección.
El remedio tradicional para curarla es el empasto de cebolla, aplicado externamente. Se prepara un saquito de cebollas finamente cortadas, que se ponen en su Interior, y se coloca sobre la oreja.
También el saquito de patatas, hecho con patatas recién cortadas y aplastadas, puede utilizarse en estos casos para aplicar calor local. Para el tratamiento posterior de la otitis, se continúa repitiendo la aplicación de la compresa durante la noche siguiente. De día resulta beneficioso poner unas gotas de aceite de hipérico en la oreja, pero lo


más importante es que la inflamación se cure desde dentro, lo que se favorece tomando gotas de equinácea.
Para el dolor de oído también está indicado utilizar un algodón impregnado de aceite esencial de lavanda.
HIDROTERAPIA
En caso de otitis media, mientras no llega el médico, puede iniciarse un tratamiento de hidroterapia, mediante la aplicación de compresas en el cuello con un paño de hilo (si es de lino, mejor) empapado (y suavemente escurrido) con infusión de manzanilla o de alholva
Compresas de sal para el dolor.
Lavado de oídos.-
Si bien no es conveniente realizar lavados intensivos de los oídos (con la membrana del tímpano perforada) podría entrar líquido en el oído medio o interno, habrá que seguir esta pauta si existen tapones de cera que puedan dificultar la curación de la otitis. Se debe utilizar una pera de caucho de unos 200 ce, que se habrá hervido previamente y llenada de agua estéril. Se puede ablandar los tapones de cera añadiendo al agua unas gotas de aceite de oliva o de almendras dulces y seguir la regla de 3-3-3-: tres gotas, tres veces al día, durante tres días seguidos.
SUPLEMENTOS DIETÉTICOS
El propóleo tiene sin duda una actividad antimicrobiana, pero a veces su acción puede ser insuficiente para controlar la otitis. Puede utilizarse pero no es segura su eficacia.
No en todos los casos de otitis es aconsejable aplicarse gotas, sobre todo si se ha producido una perforación del tímpano. En cuanto a la dosis adecuada, la que habitualmente se recomienda en el uso de cualquier aceite ótico es de dos gotas, con una frecuencia de tres o cuatro veces al día.
• Ácidos grasos esenciales: Son muy importantes en el proceso de las defensas
corporales. Puede ser recomendable tomar una cucharadita al día de aceite de
linaza de uso alimentario o cápsulas de aceite de borraja o de onagra.
BIOSALES DE SCHÜSSLER
• Ferrum phosphoricum.- Actúa sobre todas las inflamaciones primitivas,
cualquiera que sea su localización, es decir, en la primera fase de la inflamación. Y
concretamente en otalgia, inflamación dolorosa y ardiente, latidos agudos y
punzantes. Pulso rápido. Sordera de origen inflamatorio y supuración.
• Otitis con inflamación conducto auditivo externo Silícea
• Otitis con exudados amarillentos Kalium sulphuricum
• Otitis con exudados de pus Silícea y Natrum phosphoricum

OLIGOELEMENTOS
La terapia con oligoelementos puede ser un complemento eficaz al tratamiento de la otitis. La comodidad de su administración, generalmente en forma de líquido o de ampollas, hace que esté muy indicado para administrarlo a niños.
Suele ser habitual esta patología en el síndrome hiporeactivo.
> Fase aguda:
• Cu 3 amp. diarias 8-10 días. Por su acción sobre la reacción inflamatoria
y para evitar las sobreinfecciones (paso de otitis catarral a otitis purulenta, lo que
podría obligar al empleo de antibióticos).,
• Mn-Cu 1 amp diaria durante 1 mes. Ese complejo sinérgico de
oligoelementos catalizadores trata los episodios infecciosos agudos y evita los
episodios infecciosos de repetición y regula el terreno hiporeactivo.
Es útil en casos de otitis de repetición a consecuencia de resfriados comunes, sobre todo si no ha habido complicaciones graves tras otras otitis.
• Bi 2 amp, diarias de 8 a 10 días. Si la otitis es una complicación de
angina o de faringitis.
• Li 1 a 3 amp. diarias durante el tiempo necesario para controlar los
trastornos nerviosos (agresividad, irritabilidad, debidos al dolor de la otitis).
• En caso de enfermo asténico, sin energía, dar Cu-Au-Ag 1 dosis al día
• En caso de enfermo alérgico, añadir Mn 1 amp. semanal.
Luego pasar a la fase de "prevención" para evitar las recaídas, sobre todo en los sujetos propensos a esta patología (otitis crónicas). El tratamiento de las fases agudas de las otitis crónicas es el mismo que el anterior.
^ Prevención:
• Mn-Cu 3 amp. semanales durante 3 meses. Para regular el síndrome
hiporeactivo y evitar los episodios infecciosos iterativos (recaídas).
• S 3 amp. semanales durante 3 meses - como complementario del
manganeso - cobre y por su acción trófica y desensibilizante.
• Mn 1 amp. semanal durante 2 meses. En las personas con antecedentes
de alergia, tanto personales como familiares.
También:
• Cu-Au-Ag: Se emplea básicamente como tratamiento preventivo en personas cuyos resfriados fácilmente se complican con una otitis u otros procesos rinofaríngeos. Este oligoelemento es un estimulante de las defensas y tiene una cierta acción antiinfecciosa por su contenido en cobre.
Se emplea a título preventivo, administrando una o dos dosis por semana durante varios meses, en forma de compresas alternas calientes y frías. En el tratamiento de crisis agudas con fiebre, es más adecuado administrar directamente Cobre (Cu) a razón de dos ampollas o dosis al día, durante una semana.
Para otitis (aguda o crónica): Manganeso-Cobre oral y en baños, Cobre-Oro-Plata, Selenio, Silicio, Fósforo, Magnesio.

Otitis infecciosa Mg y Mn-Cu
Otitis recidivante Mn-Cu y Cu-Au-Ag.
HOMEOPATÍA
Los remedios homeopáticos, como siempre, deben ser personalizados según los síntomas.
Oído medio
Los remedios homeopáticos suelen ser muy efectivos. Los más prescritos son Aconitum napellus, Belladonna, Pulsatilla, Calcárea carbónica, Ferrum phosphoricum, Kali muriaticum. Mercurius solubilis, Capsicum y Silica. Recurrir a un manual de homeopatía para seleccionar el mejor tratamiento. También si hay dolor de oídos: Hepar sulphuris calcarium,, Chamomilla, Silica, Belladona, Pulsatilla. Oído externo
Seleccionar un remedio homeopático, según los síntomas, en un manual de referencia. Mientras tanto, emplear Pulsatilla 6,2 pildoras cada 2 horas.
• Para remedios homeopáticos para la otitis infantil ver: Rev Cuerpomente n° 105, pág 1S: "Remedios homeopáticos para la otitis infantil.
VITAMINAS Y MINERALES
Es conveniente dar suplementos de vitaminas A, C y E, para estimular la regeneración de las mucosas y la inmunidad. Estas vitaminas son poco efectivas en el tratamiento agudo de la otitis, pero pueden ser de gran utilidad como preventivo.
Son suplementos de interés el zinc, el selenio, el betacaroteno o los bioflavonoides. Sin embargo, su administración debe estar aconsejada por un especialista.
DIETÉTICA
La mucosa del oído está estrechamente relacionada con la de la faringe, la laringe y la de los senos craneales, y es altamente sensible a las reacciones alérgicas. Por este motivo, deben introducirse algunos cambios en la dieta para evaluar si está realizando una reacción alérgica, de hipersensibilidad o de intolerancia.
Se recomienda a título preventivo reducir e incluso eliminar los productos lácteos, las frutas cítricas, el trigo y sus derivados y los azúcares en general,
especialmente el azúcar blanco (se puede permitir el uso de miel).
A nivel de la dieta, cada vez que se utiliza el cobre habrá que incrementar en vitamina C o bien incrementar el consumo de frutas y verduras dado que este oligoelemento desarrolla su potencial antivírico y antiinfeccioso, en gran parte, catalizando el sistema redox: ácido ascórbido / ácido deshidratoascórbico es decir por mediación de la actividad biológica de la vitamina C. Tener una dieta rica en vitaminas A.CyE

I

OTROS TRATAMIENTOS
Aromaterapia.- Masajes con una mezcla de aceites esenciales antiinfecciosos debajo de la oreja y en el
cuello
Aceites esenciales: Son uno de los remedios más interesantes para la otitis. Su uso, especialmente por vía interna, debe obedecer tan sólo a indicaciones médicas, ya que se trata de remedios poderosos que en algunas ocasiones pueden provocar efectos secundarios. Otro problema del uso de los aceites esenciales es que se deben administrar con un buen diagnóstico previo, pues no es lo mismo una otitis serosa que una purulenta, y sólo un médico puede diagnosticarlo.
• Los aceites esenciales de orégano, lavanda, tomillo o ajedrea son algunos de los mejores para
preparar gotas óticas antiinfecciosas.
• Aceite de almendras dulces.- Es un buen remedio para calmar los dolores de los oídos siempre que
sean leves. No debemos abusar de él, ya que su labor suavizante se aprecia casi de inmediato. El
aceite, a razón de dos o tres gotas solamente, debe aplicarse a temperatura corporal. En invierno no
estará de más pasar la botellita por un chorro de agua caliente del grifo y luego comprobar la
temperatura en el dorso de la mano.
Otras: Las técnicas de quiromasaje, medicina ayurvédica y fitoterapia china también ayudan.
PRODUCTOS COMERCIALES
Soria Natural: Uso interno
• Natusor 14 SINULAN. Tres infusiones al aía, añadiendo en cada toma 15 gotas de
Extracto de Propoleo
• Mantener las vías respiratorias superiores permeables, usando composor 16: en
forma de nubulizaciones por vía endonasal.
• Tomar LACTICOL (Jugo de chucrut).
Uso externo:
• Otalin

3 comentarios:

  1. a mi me colocaron tubito de ventilacion y la verdad creo q no funciono por q el tubito de ventilacion lo tapo una membrana del timpano y el doctor lo retiro despues de alli hasta ahora sigue el drenaje de moco por el oido que se puede hacer en este caso sigo en el tratamiento con puro anelgesicos hay algun solucion casera para este problema que tengo''

    ResponderEliminar
  2. Los tubos de ventilación transtimpánicos se colocan para facilitar el dreanaje del oído medio cuando falla la vía natural que es la trompa de Eustaquio. EStos tubos suelen caerse expontáneamente, En otras ocasiones los retira el médico. Lo importante es que si sigue el drenaje de secreciones es porque la tormpa de Eustaquio no funciona. En los niños suele deberse a hipertrofia adenoidea (lo que normalmente se conoce como vegetacioines). En adultos hay que descartar un tumor en el cavum (la zona de comunicación de la nariz con la garganta y las trompas) Supongo que le habrán realizado una correcta exploración de la nariz, incluyendo la visualización endoscópica del cavum (un tubo con visión o cámara). En caso contrario es lo primero que debe solicitar. Si no hay ningún problema en cavum ni patología asociadad en la nariz (alergia, pólipos, etc) el proceso suele autoresolverse en varias semanas.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, bastante detallado. Yo recientemente tuve una infección de las vias respiratorias, me inyecte antibiotico y tomé antiinflamatorios, pero la otitis persiste, ahora estoy con la equinacea y el propoleo, espero que me ayude a aliviarme, ya que es muy molesto no poder escuchar bien y sentirse todo el tiempo con el oido tapado, saludos desde México.

    ResponderEliminar