viernes, 22 de mayo de 2009

DISPEPSIAS

DISPEPSIAS
Definición.-

Trastorno de la actividad o función de la digestión; suele aplicarse a las molestias epigástricas que siguen a las comidas. También se le denomina indigestión. Generalmente se utiliza este término de dispepsia para describir la sensación de ardor o acidez en el abdomen superior o el tórax inferior, que a menudo llega hasta la garganta. En general, la dispepsia, también conocida como pirosis e indigestión, se debe a la inflamación de la parte inferior del esófago (esofagitis por reflujo), el estómago o el duodeno. Todas estas dolencias pueden ser precursoras de las úlceras pépticas. .
La indigestión es un término que se refiere a una variedad de síntomas que se producen al como, como: ardor (pirosis), reflujo gastroesofágico y regurgitación de alimentos, el dolor abdominal, distensión del abdomen, pesadez después de las comidas, las nauseas, vómitos y la flatulencia (exceso de gas en el estómago o en el intestino (meteorismo), que provoca eruptos y malestar), y también, dolor que mejora al tomar alimentos (sólo en casos de despepsia que presenta el perfil del enfermo ulceroso). La indigestión se refiere a un malestar quemante en la parte superior del abdomen, a menudo provocado por comer de-masiado, demasiado deprisa, o por tomar comidas muy ricas, con muchas especias o muy grasas.
Como norma general, el dolor que se produce tras una comida puede deberse a gastritis, el ma-lestar asociado al movimiento de flexionarse o de acostarse se debe a reflujo ácido (a menudo asociado a hernia de hiato), y el que se produce entre dos y tres horas después de una comida o alrededor de las 2:00 de la madrugada se debe a duodenitis.
Habitualmente se da por sentado que el problema se debe a un exceso de ácido en el estómago, aunque también puede ser cierto todo lo contrario. La escasez de ácido (hipocloridria) evita que la comida abandone el estómago, porque aún no ha sido descompuesta, y su persistencia causa irritación en la capa que recubre el estómago. Las levaduras y, según descubrimientos muy recientes, Helicobactyer pylori y otras infecciones bacterianas, pueden colonizar el estómago y causar problemas.
Si se trata de una molestia puntual que pasa en pocos días no es preciso actuar médicamente. En cambio, si los síntomas perduran durante más de cuatro semanas o si un dolor abdominal persiste más de seis horas, o hay otros síntomas, como vómito prolongado, vómito de sangre (que puede aparecer ma-rrón), heces muy oscuras o negras o sensación de debilidad o de desfallecimiento, se debe consultar a un médico de inmediato. Los casos de dispepsia grave o persistente requieren la exploración de un médico para descartar una dolencia grave. Y para ello es preciso hacer algunas pruebas, como análisis de sangre, ecografía y endoscopía para aclarar si hay otro trastorno más serio.

CAUSAS:
• Atracones y excesos alimentarios. Dan lugar a la dispepsia funcional, en la que no hay base orgáni-ca. Inadecuados hábitos alimentarios.
• Dispepsia de base orgánica. Los síntomas mencionados pueden ser, en ocasiones, la manifestación inicial de enfermedades que afectan al páncreas y a las vías biliares. Ocasionalmente, la indigestión persistente o recurrente se asocia a úlcera péptica, cálculos biliares o esofagitis (inflamación del esó-fago).
• Estrés, ansiedad y prisas a la hora de comer. Al parecer no origina la indigestión, pero sí puede agravar los síntomas e incluso convertir la dolencia en algo crónico. La ansiedad y el cansancio pro-vocan el estiramiento del diafragma, que puede llegar a comprimir la parte superior del estómago, y a forzar al ácido a subir hacia el esófago. La indigestión nerviosa es un frecuente efecto del estrés.
• Algunos fármacos. Los AINE´s (Antiinflamatorios no esteroideos), utilizados muchas veces para mejorar procesos reumáticos, pueden dañar las mucosas del estómago.
• Intolerancia a la lactosa. Algunas veces no existe una indigestión como tal sino una mala absorción de la lactosa. En ese caso deberán evitarse todos los alimentos que la contivieran, como todos los productos lácteos no fermentados.

Ver. Rev. Fitomédica Nº 21 págs 24-33: “Problemas digestivos”

TRATAMIENTO HIGIENICO

• Descartar patología ulcerosa o hernia de hiato, mediante una radiografía con con-traste, para tener la seguridad de que estamos ante una dispepsia funcional.
• Evitar las comidas y situaciones que provocan los síntomas. No abusar de las comi-das copiosas ni el consumo excesivo de bebidas gaseosas. Masticar varias veces ca-da bocado. Comer poca cantidad de comida varias veces al día es mejor que darse grandes atracones.
• Encontrar tiempo para comer tres o cuatro veces al día, a horas fijas, sin precipita-ciones. Tomarse un tiempo después de cada comida para reposar y hacer bien la di-gestión.
• Tomar antiácidos o beber leche pueden hacer desaparecer los síntomas. Cualquiera que tome antiácidos regularmente debe ver a un médico para que investigue si hay una causa subyacente.
• Reducir al máximo la toma de medicamentos (aspirinas, antiinflamatorios etc)
• Reconocer y eliminar cualquier alimento que suela causar problemas, específica-mente evitar el alcohol, la cafeína, alimentos fritos y los azúcares refinados. Evitar el tabaco.
• Un vaso de cerveza preparada con lúpulo media hora antes de la comida, estimula los jugos gástricos y ayuda a hacer la digestión.
• Una rodaja de piña fresca después de las comidas. Contiene bromelina, que disuelve los alimentos, acelera la digestión y alivia los síntomas.
• Una taza de agua caliente con un poco de vinagre y miel. Disminuye las molestias
• Los problemas persistentes pueden hacer necesario realizar pruebas de alergia ali-mentaria mediante técnicas de biorresonancia o análisis de sangre.
• No llevar pantalones o prendas ceñidas que compriman el estómago.
• Hacer ejercicio moderado pero constante.
• Ver Rev. Cuerpomente 114, pags 32-33: “Como digerir mejor”.

FITOTERAPIA

• Tomar hinojo crudo o cocido o una infusión de sus semillas trituradas. Es digestivo.
• Tomar infusiones de manzanilla, tila o poleo tras la comida.
• Las tisanas digestivas favorecen la secreción de los jugos gástricos y de jugos bilia-res para la digestión de los lípidos (grasas), relajan la musculatura intestinal y evitan la formación de gases.
• Plantas relajantes: espino blanco, manzanilla, meliloto o la tila. Pueden tomarse si existe un componente nervioso importante.
• Plantas de actividad protectora y antiinflamatoria de la mucosa gástrica: llantén, malvavisco, milenrama, caléndula, gordolobo. El agar agar, la raíz del lirio o la malva contienen en su composición gomas, mucílagos o geles, cuya ingesta produce una acción de “apósito”, ya que protegen la delicada mucosa estomacal de las agre-siones de los ácidos gástricos.
• Plantas de actividad antiespasmódica digestiva: angélica, melisa, anís, salvia
• Plantas que aumentan las secreciones digestivas: hinojo, menta, verbena, gencia-na, tomillo.
• Plantas que regulan la acidez: regaliz, el haya.

Plantas con acción antiácida y cicatrizante.

Si bien, los remedios a base de plantas han de tratar el problema digestivo en ge-neral, y no sólo la afección estomacal específica, sí es cierto que hay algunas plantas con acción antiácida y cicatrizante que pueden ser útiles en el tratamiento de estos pro-blemas.
 Regaliz (raíz). La raíz de regaliz se ha utilizado desde hace siglos en la acidez y las úlceras de estómago. Con ella no hace falta endulzar las tisanas, ya que el azúcar en principio empeora el proceso estomacal. La raíz de regaliz tiene una efecto antiinflamatorio sobre la mucosa estomacal, y parece evitar que el moco protector que recubre la mucosa del estómago se degrade. No es conveniente tomar regaliz durante periodos prolongados de tiempo, ya que puede elevar la tensión arterial y tener un efecto parecido al de la cortisona, aunque de menor in-tensidad.
 Malva. Se ha utilizado en procesos respiratorios, donde la presencia de mucíla-gos (sustancias similares al moco) ayudan a la expectoración; por esta razón, es útil en las afecciones digestivas. Las flores se toman en infusión y están espe-cialmente indicadas en casos de acidez, donde ejercen u mayor efecto protector.
 Manzanilla.- Aunque no es el mejor remedio natural para el tratamiento de la gastritis, es una planta “todo terreno” con efectos relajantes. Es digestiva, carmi-nativa, colerética, antiespasmódica, sedante, antiinflamatoria, antialérgica, emo-liente, antiséptica. Ver Extra Nº 2 Cuerpomente págs 34-35

• Tisana digestiva antiespasmódica, colerética y carminativa: Una cucharadita de melisa (en hojas), una pizca de anís y ¼ de litro de agua. Hervir y dejar 5 minutos de reposo antes de colar la infusión.
• Tisana facilitadora de la función hepática.- ½ cucharadita de regaliz, ½ de milen-rama, una pizca de cilantro y ¼ de litro de agua.
• Tisana digestiva eupéptica antiespasmódica.- ½ cucharadita de menta (en hojas), 11/2 cuharadita de mejorana, una pizca de tomillo y ¼ de litro de agua.
• Tisana digestiva: 1/3 de de cucharadita de menta poleo, 1/3 de cucharadita de man-zanilla, 1/3 de hierba luisa y ¼ de litro de agua.
• Tisana para la acidez por excesos digestivos: Anís verde, regaliz, lúpulo, angéli-ca. Se utilizan de 2 a 4 cucharaditas de la mezcla por taza de agua hirviendo, en in-fusión. Esta tisana es algo más compleja, y desarrolla una acción primordialmente gástrica, que actúa a nivel de hígado e intestinos.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

• Kalium muriaticum: en catarro gástrico con emisión difícil de flemas blanco - grisácea. Se daría en caso de dispepsia cuando hay indigestión con lengua blancuzca o grisácea, con sensación desagradable después de tomar alimentos grasos. Vómitos con flemas blancas. Por alimentos grasos con lengua saburral.
• Natrum phosphoricum: en debilidad digestiva. Ulceración anal con prurito y do-lor. Hiperacidez tras la ingestión de grasas. Eruptos y vómitos ácidos, sabor agrio de boca. Dolor y ardor de estómago.
• Magnesia phosphorica: si hay gastralgia.
• Kalium phosphoricum: si es de origen nervioso.
• Silicea: Con eruptos y devueltos ácidos y aversión a alimentos calientes.



OLIGOELEMENTOS

A) Dispepsia.-
• Mg.-

B) Gastralgia.-

Las gastralgias son dolores de localización epigástrica, sin irradiación particular y que aparecen después de comer o cuando uno se encuentra alterado a nivel nervioso o anímico (ansiedad, estrés, enfado), tratándose aquí de causalidades circunstanciales que habrá que controlar.

 Fase aguda:

• Mn 3 amp. Semanales durante 1 mes. Para controlar el síndrome hiperreac-tivo del sujeto inestable, irascible. En el alérgico 1 ampolla a la semana.
• P 2 amp. diarias durante 8 a 10 días. Imprescindible su prescripción si el dolor espasmódico es el síntoma que destaca.
• Co 2 amp. diarias durante 8 a 10 días. Si lo que predomina son los espasmos y las crisis de aerogastria con eructos frecuentes. El cobalto, oligoelemen-to catalizador, es un regulador del sistema nervioso simpático.
• Cu 3 amp. diarias durante 8 a 10 días. Si estamos ante una gastritis muy dolorosa, con síndrome inflamatorio importante (provocada por medicamentos, por ejemplo). Aquí el dolor es un dolor de inflamación.
• Li 2-3 amp. diarias durante unos días. En caso de nerviosismo, an-siedad, irritabilidad, trastornos comportamentales concomitantes o como causalida-des circunstanciales.

Al terminar la fase aguda pasar al tratamiento de la gastritis crónicas con el fin de evitar las recaídas.

HOMEOPATIA

Evitar la menta y la hierbabuena, a pesar de su efectividad, dado que quitan toda eficacia al tratamiento homeopático.

• Aragonite
• Carbo vegetalis
• Calcarea carbonica
• Nux vomica. Favorece la digestión
• Natrum phosphoricum. Cuando hay eruptos
• Antimonium Crudum. Si aparecen nauseas.

• Ver Rev. Fitomédica Nº 21 pág 32 “Problemas digestivos” apartado “Homeopatía para procesos digestivos”: en dispepsia se menciona: “Antimonium crudum, Carbo vegetabilis, Lypocodium, Pulsatilla, Sepia, Nux vómica”

VITAMINAS Y MINERALES

Es fácil conseguir pastillas de carbonato de calcio, cuyo uso es recomendable si se comprueba que no contienen aluminio. Tomar sólo media pastilla o un cuarto de pas-tilla cada vez, ya que esta cantidad suele ser suficiente.

Se podría analizar según el caso el uso de pastillas de ácido clorhídrico con pep-sina (una enzima que actúa sobre las proteínas) o sin ella, ya que la causa del trastorno podría ser una escasa cantidad de ácido en el estómago. Se recomienda tomar una dosis mínima antes de una comida (si se produce empeoramiento de los síntomas, no se debe considerar esta opción para el tratamiento). Se debe aumentar lentamente la frecuencia hasta tomarlas antes de cada comida y después incremente la cantidad durante 2 sema-nas. El uso repentino de una gran parte de ácido clorhídrico puede traer malestar o algo peor.

DIETÉTICA

• Suprimir los malos hábitos alimentarios (comer deprisa) y masticar a conciencia.
• Evitar comidas elaboradas y de pesada digestión. Evitar las bebidas gaseosas y el al-cohol. Beber mucho agua sin gas.
• No comer alimentos ácidos (sobre todo los preparados con vinagre), cebollas crudas o guindillas. Evitar fritos y especias.
• Hacer una dieta con sopas, caldos vegetales, sémola y pasta, papillas de avena, tri-go, harina y arroz.
• Purés de patatas, de garbanzos, de judías o de lentejas, de guisantes, de zanahorias y de verduras. Consumir abundantes verduras, ensaladas y frutas (maduras y dulces y evitar las ácidas) ayuda a disminuir la secreción de ácido clorhídrico y menos car-nes, fritos, salsas .
• No pasar muchas horas sin comer y disfrutar de una tacita de infusión de manzanilla o tila sin endulzar.
• Los zumos de frutas aceleran la digestión

OTROS TRATAMIENTOS

• Flores de Bach- 3 a 5 gotas de tintura de agrimonia si la indigestión se relaciona con el estrés o ansiedad.
• Aromaterapia.- Dos gotas de aceite de albahaca sobre la muñeca e inhalar. Repetir tres veces al día.
• Poner en práctica medidas para reducir el estrés.- Yoga. Relajación respiracio-nes.

PRODUCTOS COMERCIALES

 Gallexier (Salus Floradix): hierbas amargas (raíz de cúrcuma, hierba aquilea, jenji-bre, cardo benedictino, diente de león y otras.

4 comentarios:

  1. muy buena informacion!! muy completa, me sirvio mucho!

    ResponderEliminar
  2. muy buenas recomendaciones para tratar mis problemas estomacales con uso de plantas medicinales. saludos. gracias

    ResponderEliminar
  3. ¿Está pagando $ 189 por semana por Valtrex o $ 67 por Acyclovir para suprimir sus brotes? ¿Ha considerado sus costos anuales de medicamentos con receta, $ 2000 + un año? Cualquier persona que tiene herpes puede dar fe de los síntomas dolorosos y vergonzosos. Desafortunadamente, muchos encuentran que los productos recomendados por el médico no son a menudo eficaces en el cuidado del problema. El remedio herbario de OHIKHOBO conseguirá a la raíz de la causa y le curará completamente en vez de suprimir brotes con la medicación. y te dejaré más feliz, más saludable y el brote GRATIS! .Le digo todo lo que me curó completamente de herpes.at primero nunca creí que podría ser la cura teniendo en cuenta todo el tipo de medicamentos que he estado usando, pero todo llegó como un sueño se hacen realidad para mí que pude ser curado por DR OHIKHOBO herbal remedy.as que hablo ahora no tengo más brotes,. Podría cambiar su vida. contactar a DR OHIKHOBO en drohikhoboherbalcenter@gmail.com o puede llegar a través de su whatssap en +2348103601042. Aquí está el sitio web de DR https //: drohikhoboherbalcenter.webs.com

    ResponderEliminar
  4. No he llegado a terminar d3 leer todo hasta el final aun. Guardo el articulo para otra ocasion.pero de t9das formas no me ha parecido ver
    El genjibre entre las hierbas recomendadas. A si que lo hare yo.

    ResponderEliminar