martes, 26 de mayo de 2009

MICOSIS

MICOSIS
Definición
Afección producida por el anidamiento de hongos de diversas especies en determinadas zonas de la piel o de la mucosa (especialmente vaginal, bucal e intestinal). Aparecen también en las zonas tibias y húmedas y oscuras del cuerpo como las axilas, las ingles, vello púbico, la piel de debajo de los senos, los pliegues de la piel (sobre todo en personas con exceso de peso) y entre los dedos de los pies y uñas, que son propicias para la proliferación de hongos. Durante las estaciones de calor se dan todos los condicionantes para que se produzcan las micosis (infecciones cutáneas por hongos). El resultado son las denominadas dermatomicosis, que crecen casi exclusivamente en la epidermis (membrana epitelial que forma la parte externa de la piel), en los pelos y en las uñas.
Las lesiones sólo afectan normalmente a la piel, y su capacidad de provocar mayor o menor inflamación depende del origen de la especie de hongo infectante.
Las infecciones más violentas se producen por los hongos procedentes del suelo o de los animales; por el contrario, la reacción inflamatoria es casi nula si la especie del hongo procede del hombre. De todos modos, es importante saber que las dermatomicosis tienen un escaso valor patológico, pues asientan solamente en el tallo de los pelos y en las capas escamosas más externas de la piel sin producir apenas síntomas más llamativos que los propios que afectan a la estética.
La tina es una de las principales infecciones que afectan a esas zonas y también al tejido muerto de la piel, las uñas y el cuero cabelludo. Es más común entre los niños que entre los adultos y algunos diabéticos son propensos a contraerla. Cuando ataca los dedos de los pies se denomina pie de atleta que es la más frecuente. La candidiasis es otra infección fungal que suele aparecer en la boca y en los órganos genitales.
La mayoría de las infecciones fúngales o micosis son contagiosas, y algunas de ellas son transmitidas por animales domésticos. Los síntomas que provocan varían según el hongo de que se trate y la zona del cuerpo afectada, pero por lo común causan descamación de la piel y erupciones cutáneas.
Los hongos viven sobre la piel, debajo de ella e incluso pueden colonizar el intestino. Suele estar relacionada con una destrucción del manto ácido de la piel, que nos protege y con una deficiencia del sistema inmunológico, por la toma de antibióticos, enfermedades sistémicas (diabetes).
Muchos hongos son inicuos y pueden competir con hongos más agresivos o patogénicos, por lo cual ofrecen protección. Éste es un factor importante en el tratamiento de las afecciones fúngicas, ya que no interesa deshacerse de la propia flora beneficiosa.
Dentro de las enfermedades cutáneas producidas por hongos podemos diferenciar las micosis superficiales, es decir aquellas que afectan a la piel y anejos cutáneos (tina, pitiriasis versicolor, trocomicosis, y candidiasis) y las micosis profundas, que por el contrario afectan al tejido celular subcutáneo, pudiendo invadir huesos y otros órganos. Se identifican generalmente por la aparición de manchas blanquecinas en la piel, prurito y aumento de la secreción vaginal. Si afecta a las uñas éstas se engruesan, se opacan y se deforman. Si afectan el cuero cabelludo producen calvicies en las zonas dañada por rotura del pelo (se da sobre todo en niños).
La mayoría de las infecciones fúngicas resultan evidentes por las áreas enrojecidas, asociadas a picor e inflamación que aparecen en la piel. Los hongos predominan en los individuos que tienen problema inmunológicos y, si bien no son peligrosos, pueden indicar que el sistema inmunitario está deprimido.
Uñas.- Los hongos tienen predisposición a asentarse en el lecho ungueal, ocasionando
deformidad ya sea por lesionar el área de crecimiento o por provocar un crecimiento más rápido que conduce al engrasamiento de las uñas. Desde el punto de vista médico, las uñas son una extensión de la piel , por lo que las infecciones fúngicas de las uñas también deberían responder a las siguientes recomendaciones. Dichas infecciones se caracterizan por un cambio de color (habitualmente amarillento) y el engrosamiento de la uña sin que se produzcan molestias. El hongo está bajo la uña que va creciendo (el lecho ungueal) y es de difícil acceso.
El tratamiento ortodoxo recomienda los agentes antifungicos orales, que desafortunadamente; no sólo destruirán los hongos dañinos al cabo de unos seis meses, sino que también pueden alterar los hongos sanos que se encuentran en la piel y los intestinos. Los profesionales holísticos no recomiendan este tratamiento y su objetivo es descubrir la deficiencia subyacente del sistema inmunológico que ha permitido que el hongo se aposente en él.

Pies (Pie de atleta).- El pie de atleta se caracteriza por enrojecimiento, picor y descamación de la piel de los espacios interdigitales de los pies y zonas adyacentes. Generalmente está causada por un hongo aunque la infección secundaria bacteriana puede empeorar la situación.
La mayoría de las veces se contrae a partir de los suelos mojados de vestuarios y piscinas y habitualmente se resuelve con una higiene correcta.
Causas.- En circunstancias especiales y debido a alteraciones de las defensas, cambios ecológicos, trastornos de la alimentación, etc., estos hongos oportunistas se comportan como patógenos, a veces con una elevada gravedad. Las alteraciones de las constantes de nuestro organismo más favorecedoras para el oportunismo fiingico son la diabetes, los tumores malignos, las leucemias, la administración prolongada de antibióticos y fármacos que disminuyen nuestro sistema de defensa.
> Ver. Rev. Fitomédica N° 14 págs 30-37: "Micosis veraniegas. Tratamiento contra los bongos".
TRATAMIENTO HIGIÉNICO: En caso de infección fungal:
> Bañarse todos los días y secarse perfectamente; hacerse también un lavado de pies
dos veces al día y no frotar la piel al secarse.
^ No compartir las toallas con los demás miembros de la familia.
> Ponerse calcetines y ropa interior de algodón, y cambiárselos con frecuencia.
> No usar zapatos que hagan sudar mucho los pies.
> No lavar juntas las sábanas y la ropa de cama de toda la familia.
> El tratamiento de la epidermomicosis requiere siempre la asociación de un
tratamiento local y de un tratamiento general. El tratamiento local consistirá en la
aplicación de solución, polvo, crema o pomada a base de fungicidas. Las soluciones
y polvos se reservarán para las micosis húmedas y de los pliegues. Las cremas y
pomadas son de mejor aplicación en las micosis de la piel. En la Pitiriasis versicolor
es conveniente advertir al paciente de que el tratamiento se basa únicamente en la
aplicación prolongada de sustancias fungicidas locales.
> Medidas de prevención:

1. Mantener las manos y pies aislados de la humedad constante en piscinas,
duchas, gimnasios, vestuarios, parques de atracciones acuáticas ...Esta medida
no implica el uso de guantes, botas de goma o aislantes similares, ya que en
estos casos la humedad permanecería en la piel cubierta, generando un estado de
maceración o reblandecimiento húmedo, que ofrecería un excelente estado de
anidación y crecimiento para los gérmenes referidos.
2. Es aconsejable el uso de sandalias o calzado adecuado (abierto) y el uso de
guantes de hilo debajo de los de goma o caucho (en aquellas personas cuyo
trabajo implica un contacto permanente con superficies húmedas, el agua etc.
Cambiar con frecuencia los calcetines.
3. Mantener los pies secos, en especial los pliegues de los dedos. En este caso es de
gran utilidad el uso de polvos secantes. Los polvos talco o de bórax simples son
de gran utilidad para esta función, también las elaboradas a partir de plantas
como el roble, el ciprés, la salvia.
4. También se pueden utilizar aceites esenciales fungicidas como el de geranio,
árbol de té y el de salvia.
Pies
> Si afecta a los pies, realizar una buena higiene, secarse bien después de lavarse,
utilizar calzados ligeros.

> En las piscinas, usar calzado, no ir descalzo. En otros lugares permanecer el mayor
tiempo posible descalzo, sin olvidar que se trata de infecciones fungicas
contagiosas.
> Mantener el pie siempre seco y utilizar polvos de talco.
Otros casos:
> No ponerse, ni usar ropa utilizada por personas que padecen micosis.
> Si afecta a cuero cabelludo, cortar el pelo a ras para eliminar reservónos de hongos
> Lavado de sangre (cajón de vapor).
> Airee las áreas afectadas tanto como sea posible.
FITOTERAPIA
Plantas con acción antifúngica
Pertenecen a este grupo aquellas plantas cuyos principios activos frenan la reproducción y desarrollo de estos hongos, evitando de este modo el desarrollo de la enfermedad. Entre ellas encontramos el helenio, el nogal, el tomillo, la ajedrea, el ajo y la bardana.
Plantas antisudoríficas
Son plantas cuyos principios activos frenan la eliminación de sudor en exceso a través de la piel. Esta acción es muy importante, puesto que ayuda a mantener la piel seca, evitando la proliferación y cronicidad de estas lesiones. Con estas funciones tenemos el roble, el ciprés y la salvia.
Plantas antisépticas
Son aquellas cuyos principios activos de aplicación local para mantener el organismo en actitud de defensa frente a las sobreinfecciones, generalmente bacterianas, que se suelen presentar sobreañadidas a los cuadros de micosis cutánea. De ahí la importancia de mantener un tratamiento general de fondo con propóleo, que mantendrá una barrera de defensa contra los agentes infecciosos. También es importante el apoyo terapéutico con caléndula, lavanda, romero y tomillo.
Plantas cicatrizantes.
A las distintas aplicaciones locales, debemos añadir las acciones cicatrizantes y favorecedoras de la recuperación del tejido epitelial lesionado. Para desarrollar esta acción, hay una gran cantidad de plantas, cuyos principios activos presentan estas funciones en mayor o menor grado. Entre este grupo se encuentran la manzanilla, la caléndula, la cola de caballo, el hamamelis, el escaramujo y la zarzamora.
Puede aplicarse dos veces al día soluciones de extracto de semillas de uva que contengan vinagre y selenio.
> AJO.- Puede aplicarse ajo, aunque su olor resulta poco adecuado socialmente.
Las infecciones fungicas bajo las uñas responden bien al uso de dos aplicaciones
diarias de ajo bajo la uña y alrededor del lecho ungueal. Tomar tres o cuatro
cápsulas de ajo al día o un diente de ajo fresco. En caso de pie de atleta frotar ajo
machacado en las zonas afectadas, dejar durante 20 minutos, lavar y secar a fondo.
También puede usarse ungüento de caléndula del mismo modo.


ACEITE DE ÁRBOL DE TE.- Es efectivo aplicado en una solución tan concentrada como permita la piel (sin que cause molestias). En caso de pie de atleta es útil el aceite de árbol de té, aplicado como aceite concentrado y después secado con secador de cabello.
> POMELO.- Cuando hay pie de atleta y en caso de infecciones recurrentes, se
puede aplicar extracto de pomelo 2 veces al día durante una semana.
> TORONGIL.- En uso externo es antifungicida, antivírica, antiséptica y vulneraria
por lo que va bien para infecciones de la piel por hongos
> MIRRA.- La candidiasis bucal se combate haciendo gargarismos con tintura de
mirra varias veces al día.
Para combatir la tina, mezclar en un frasco gotero una cucharadita de aceite de caléndula, una gota de aceite de árbol de té y dos gotas de aceite esencial de maravilla o mirra, y aplicarse una gota tres veces al día en la zona infectada
SUPLEMENTOS DIETÉTICOS
> Propoleo: antifungicida
> Acido láctico fermentado.
> Ayudan a regenerar la piel: aceite de germen de trigo, los ácidos grasos
poliinsaturados (aceite de prímula u onagra), ios complejos vitamínicos
liposolubles (vitaminas A y E) y los suplementos ricos en vitaminas del grupo B,
como la levadura de cerveza. También se deben tener en cuenta aquellas sustancias
cuya función antioxidante resultan especialmente adecuadas para la regeneración de
los tejidos, como las vitaminas A, E, C, el selenio y el zinc.
OLIGOELEMENTOS
Primer tratamiento: Tomar todos los días, al despertar, alternando, una dosis de Cu-Au-Ag (lunes y miércoles); Mg (martes y viernes) y Al (jueves y sábados).
Segundo tratamiento: Tomar todos los días, al despertar, alternando, dos dosis de: Cu (lunes, miércoles y viernes); Al (martes, jueves y sábados) y Zn-Ni-Co (una dosis el domingo).
HOMEOPATÍA
Todos estos remedios deben ser de potencia centesimal de 6
Sukphur para combatir la tina del cuero cabelludo
Tellurium si afecta a las axilas o ingles.
Graphites para aliviar las uñas quebradizas, doloridas e inflamadas, cuatro
veces al día durante tres semanas.
Ranunculus sleratus tres veces diarias durante tres semanas para curar el pie de
atleta.

DIETETICA.-
Puede ser útil excluir de la dieta el pan blanco, los postres dulces y otros alimentos elaborados con harina y azúcar refinadas, así como las bebidas alcohólicas, ya que los hongos proliferan en esos comestibles.
Reducir el consumo de azúcares refinados y dulces. PRODUCTOS COMERCIALES
Uso interno:
> Composor 19: Depulan (Bardana, Ortiga verde, Cola de caballo, Fumaria,
Zarzaparrilla, pensamiento) y Propoleo (en gotas) que resultan muy útiles para
cualquier tipo de alteración de la piel. Entre sus acciones poseen un gran efecto
remineralizante, diurético y depurativo que favorecen la eliminación de sustancias
de deshecho del organismo y mantienen a la piel en buen estado. El propóleo tienen
un efecto antibiótico y potencia la capacidad defensiva de la piel.
> Lacticol: Es un jugo obtenido de la fermentación natural de coles y remolacha roja,
procedentes de cultivos limpios, y enriquecido con microorganismos activos que
forman parte de la flora fisiológica intestinal: Lactobacillus acidophilus,
Lactobacillus plantarum, Lactobacillus casei, Bifidobacterium bifidum,
Streptococcuas lacti y Streptococcus thermophilus. Dichas bacterias han sido
cuidadosamente seleccionadas, para potenciar y favorecer la fermentación láctica,
así como para incrementar el desarrollo de dichos microorganismos en nuestro
aparato digestivo y así evitar el asentamiento de otros microorganismos patógenos.
Modo de uso: Diluir 1-2 cucharadas soperas al día en agua o en zumo (manzana o
zanahoria) y tomar antes del desayuno o la comida. También puede utilizarse para
aliñar las ensaladas.
USO EXTERNO (Boca, garganta y vagina)
> Hifader: Producto de uso tópico realizado a base de una mezcla de extractos de
Propóleo, Nogal y aceite esencial de Romero que calma la piel y las mucosas
inflamadas por sus propiedades emolientes, antisépticas, antiinflamatorias y
cicatrizantes y además combaten e impiden el desarrollo de gérmenes patógenos
(hongos) en la piel. Aplicar en forma de toques con un bastoncillo en la zona
afectada o diluirlo y hacerse enjuagues en la boca o lavados vaginales (dependiendo
de donde aparezcan), varias veces al día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada