viernes, 22 de mayo de 2009

ENURESIS

ENURESIS
Definición

La enuresis nocturna es un proceso fisiológico de la emisión de orina (incontinencia involuntaria e inconsciente) en la fase del sueño que se puede producir hasta los 5 años, cediendo de modo intermitente hasta la maduración de los reflejos del sistema nervioso vegetativo en cuanto a la coordinación de los esfínteres y a la relajación mantenida de la musculatura vesical (vejiga urinaria).
Los médicos llaman enuresis primaria y secundaria a estas dos variantes del mismo trastorno y toso subrayan la importancia de no avergonzar al niño por orinarse en la cama ni tratar de obligarlo a que supere el problema recurriendo al castigo físico o psicológico, que en ocasiones agrava el problema.
La enuresis primaria suele deberse a un desarrollo lento del control de la vejiga urinaria, y la secundaria a algún factor emocional o psicológico que provoca ansiedad, como el nacimiento de un hermano, o presenciar las riñas de los padres.
Otras causas de enuresis son las infecciones urinarias y los defectos congénitos de la vejiga. A veces el trastorno es consecuencia de una combinación de causas, y si el niño ha sido maltratado por mojar la cama, el problema no sólo suele empeorar sino que ocasiona un daño psicológico grave. Cabe señalar que en algunos casos los niños mojan la cama para obtener un recurso inconsciente para llamar la atención, y mientras tanto no se solucione el problema una medida práctica que conviene adoptar es cubrir el colchón con un protector plástico.
Mojar la cama es un contratiempo normal en algunos niños hasta los tres o cuatro años de edad, periodo en que terminan de aprender a controlar el funcionamiento de la vejiga urinaria. Según ciertas estadísticas, dos de cada tres niños permanecen secos durante el día a los 30 meses de edad, pero uno de estos dos moja la cama por las noches; seis meses después el 85% de los niños permanecen secos durante el día, y sólo mojan la cama de manera ocasional. A los cinco años de edad, apenas el 9% de los niños se orinan por las noches, y al cumplir los 15, únicamente dos de cada 100 lo siguen haciendo.
Alrededor del 10% de los niños todavía se orinan en la cama a los cinco años y sólo hay que pensar en actuar a partir de los siete u ocho años. La enuresis esporádica puede asociarse a fiebre e infecciones urinarias, en niños y en adultos de todas las edades. Para algunos autores la enuresis puede convertirse en un hecho clínico si se prolonga más allá de los tres años.
Los niños suelen comprender el concepto y la sensación de vejiga llena entre el primero y el segundo año de vida. El control de los esfínteres y el hábito de pedir ir al baño suele iniciarse a los tres años, punto a partir del cual se inicia el control nocturno.
La enuresis se asocia con mayor frecuencia al estrés. Esto puede ser evidente o subconsciente y traducir la atmósfera familiar o escolar. Los niños son extremadamente intuitivos, y los problemas entre los padres, aunque se intenten disfrazar, a menudo son la causa de la enuresis.
Las infecciones bacterianas o las parasitosis, por ejemplo por gusanos, la diabetes y la intolerancia alimentaria pueden ser causas físicas que deben descartarse antes de establecer una causa psicológica.
Por lo general, si no existen problemas clínicos de las vías genitourinarias o espina bífida, el trastorno se resuelve con la edad y desaparece del todo en el curso de la edad puberal, incluso sin intervenciones terapeuticas.
El retardo en la coordinación vesical puede producirse por múltiples causas, que con frecuencia son funcionales y desaparecen en etapas posteriores. Se deben valorar cuestiones de comportamiento afectivo como los celos, la hipersensibilidad, la agresividad contenida, la falta de expresividad emocional, los miedos, la agitación o el terror nocturno... Por ello, además de no reprimir o lamentar esta actitud, es importante que un psicoterapeuta valore estos posibles factores y que se cuiden de un modo personal en el entorno y trato familiar. Son absolutamente desaconsejables las actividades punitivas o frustrantes por parte de los padres puesto que la enuresis suele instalarse en sujetos sensibles ansiosos, psicológicamente lábiles o inmaduros, que han de ser comprendidos y ayudados.

TRATAMIENTO HIGIENICO

 Enseñar al niño a controlar sus emociones y retardar o diferir los resultados de las cosas, con vistas a sacar mayor partido de las situaciones; todo ello en un razonamiento adecuado a su edad. Esto reforzará su autoestima y su madurez a todos los niveles, incluso en el nervioso.
 Un análisis de orina nos puede facilitar el diagnóstico diferencial hacia una alteración inflamatoria o infecciosa, además de valorar la función de excreción renal.
 Controlar la posibilidad de parasitosis intestinal mediante un coprocultivo (el análisis de las heces), que indirectamente puede producir trastornos durante el sueño, acompañados de enuresis.
 Asegurarse de que el niño no beba demasiado líquido en las dos horas previas a acostarse. Beber lo menos posible durante la cena y no beber después de esta.
 Asegúrese de que vacíe totalmente la vejiga antes de ir a la cama y despiértelo para ir al lavabo antes de que usted se acueste.
 Una visita al osteópata, quiropráctico o terapeuta craneosacro puede ser instantáneamente curativa si hay algún desequilibrio estructural en la parte inferior de la columna o en la pelvis, que pueda comprimir los nervios de la vejiga.
 Prohibir a los niños ver películas de acción o de miedo antes de ir a la cama
 Ciertos autores aconsejan la opoterapia tiroidea hipofisaria o tímica.
 Darle líquidos en abundancia durante el día (para tratar de expandirle la vejiga) y hacerle retener la orina el mayor tiempo que pueda; poner un orinal cerca de su cama para que lo use por la noche, y premiarlo cuando no moje la cama

FITOTERAPIA

En el ámbito de la fitoterapia podemos conseguir una ligera acción sedante central, destinada a reforzar el control urinario, administrando una infusión a base de anis (fruto), azahar (flor), melisa (hojas), hierbaluisa (hoja), manzanilla (flor) y pasiflora (flor) en dosis de 3 g por taza, después de cenar.

Si hay factores psicológicos de por medio, como ansiedad, es probable que el terapeuta trate de contrarrestarlos con diversos remedios herbales, quizás se puede prescribir una tisana de hipérico como relajante y antidepresivo y una de cola de caballo para ayudar a vaciar la vejiga y tonificar los músculos.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

 Ferrum phosphoricum: incontinencia de la orina por debilidad del esfínter (enuresis), pérdida continua, gota a gota de la orina.
 Calcarea phosphorica: enuresis en niños e incontinencia de orina en adultos.
 Magnesia phosphorica: espasmos de la vejiga, imperiosa necesidad de orinar constantemente, con dolor ardiente y espasmos urinarios. Enuresis nocturna por irritación nerviosa. Frecuentemente se presenta fosfaturia.

OLIGOELEMENTOS

Al hacer el diagnóstico etiológico, buscar una posible causa orgánica local o una malformación genética como la espina bífida; en tal caso la oligoterapia catalítica sería un tratamiento coadyuvante. Cuando se trata de un síntoma puramente funcional (ninguna etiología orgánica) este entra en el marco de un síndrome de desadaptación (diátesis endocrina) que viene a complicar un síndrome hiporeactivo

Para la solución de este problema, que puede llegar a ser más grave de lo que parece en realidad, una intervención en el terreno puede ser muy útil, y por tanto la oligoterapia ha de tomarse muy en serio.

Dado que a menudo la enuresis se halla en sujetos de tipo hiposténico resultará muy conveniente el tratamiento catalítico con Manganeso-Cobre. Cuando se presenten fenómenos de disfunción endocrina, caracterizados por un retrasado desarrollo glandular, el Zinc-Cobre será útil eventualmente asociado a un tratamiento opoterápico propio del caso. Diversos autores indican además el Flúor en los casos en que se presente un fenómeno de hiperlaxitud tendinal; ello serviría, según Picard, para tonificar la musculatura de los esfínteres.

Existen distintos oligoelementos que participan en la regulación del sistema neurovegetativo: Zinc-cobre, 1 amp. oral a días alternos durante tres días a la semana; y Magnesio, 1 amp. oral a días alternos durante tres días a la semana.

 Terreno artro-infeccioso .......... Mn-Cu
 Por difusión endocrina............. Zn-Cu
 Con hiperlaxitud de tendones.... Zn-Cu y F.

Tratamiento aconsejado
 Manganeso-Cobre = 3 amp. semanales (martes, jueves y sábados) durante 3 meses en ayunas,

Si existen problemas endocrinos, asociar:

 Zinc-Cobre = 3 amp. semanales (lunes miércoles y viernes) durante 3 meses, en ayunas. Y eventualmente se reemprenderá después una interrupción de dos meses. La asociación opoterápica aconsejable se compone de: extracto tiroideo + extracto hipofisario + extracto tímico.

 Complementarios asociados al Mn-Cu:

• F 3 amp. semanales durante 3 meses en ayunas . En esos niños con hiperlaxitud ligamentaria o tendinal y, pues, propensos a los esguinces. Aquí el fósforo como oligoelemento catalizador permite reforzar y tonificar los esfínteres..
• Li 1 amp. diaria durante unas semanas. En esos niños cuyo ambiente familiar está deteriorado por constantes enfrentamientos (a menudo provocados por esta “patología”, tan molesta a nivel relacional).
• Mn 1 amp. semanal durante 2 a 3 meses. En los niños que tengan antecedentes de alergia (respiratoria o cutánea); son niños nerviosos a finales del día, que no irían ala ama y se levantan cansados pero recuperan rápidamente su energía a lo largo del día.

HOMEOPATIA

 Remedios para la agitación, ansiedad, hiperactividad, precipitación, miedo o hipersensibilidad asociado a dificultad para conciliar el sueño: el Gelsenium, el Argentum nitricum, la coffea cruda y el hyoscyamus.
 La cina es un remedio para los signos de parasitosis intestinal (agitación nocturna, movimientos dentales, picor nasal y anal).
 El lycopodium está indicado en todos los casos, porque regula el control metabólico hepato-renal.
 En el supuesto caso de que no haya una causa física aparente, consultar los siguientes remedios homeopáticos en un manual: Plantago, Equisetum y Kreosotum. Un remedio menos conocido, y por lo tanto del que es más difícil obtener información, es llex paraguayensis. Use la potencia 6, 4 píldoras cada noche durante 3 semanas, y si la mejoría no es persistente utilice mayores potencias hasta solucionar el problema.
 En general............Plantago 6X(DH), 3 gránulos 2 veces al día (una de las tomas antes de acostarse) o bien Equisetum hiemale 15 CH, 3 gránulos al acostarse.
 Cuando la enuresis se acompaña de emotividad, hipersensibilidad o miedo puede ser eficaz administrar Causticum 15 CH, a razón de 3 gránulos mañana y tarde.
 Cuando aparece por celos, como por ejemplo tras el nacimiento de un nuevo hermano, es aconsejable administrar Lachesis mutus 30 CH, 3 gránulos 2 veces al día.
 Si la enuresis surge después de una contrariedad: Ignatia amara 15 o 30 CH (suele ser irregular y aparece un tiempo después de un disgusto).

DIETÉTICA

En la dieta reducir el consumo de carnes rojas (que tienen una acción excitante) y el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida (azúcares, dulces...).

Beber lo menos posible durante la cena y no beber después de esta. Vaciar totalmente la vejiga antes de ir a la cama.

OTROS TRATAMIENTOS:

 Terapia conductista: La técnica del condicionamiento, pro medio del cual el nilño aprende gradualmente a regular la función urinaria, ha tenido excelentes resultados. Consiste en colocar una almohadilla hidrosensible bajo las sábanas de la cama del niño, cualquier líquido que hace contacto con la almohadilla activa un zumbador, cuyo sonido despierta al niño y entonces éste se ve forzado a contener la orina en forma refleja, apaga el zumbador y acude al baño. Este tratamiento parece surtir efecto en tres de cada cuatro niños.

Otra terapia es marcar en un calendario los días en que no haya mojado la cama y una o dos semanas después, recibe un juguete u otro premio según el número de estrellas marcada, así como elogios por parte de sus padres.

1 comentario:

  1. Muy bueno el articulo. He probado todo con un niño de 8 años que tiene enuresis primaria y nada ha reusltado. Pareciera tener una relacion directa la intolerancia alimentaria que padece y la enuresis.
    ¿Que podria darle?
    Le ha dado d etodo...
    Gracias.
    Graciela gbonomelli@yahoo.com

    ResponderEliminar