martes, 26 de mayo de 2009

ULCERAS DE ESTOMAGO

ULCERA DE ESTOMAGO
Definición

Se denomina también “ulcera péptica” o “ulcera gastroduopdenal”, según sea una erosión de la mucosa gástrica, duodenal o de ambas, con pérdida de sustancia debido a la secreción ácida (ácido clor-hídrico ClH y pepsina) del estómago. Su causa probable es un desequilibrio entre el ácido clorhídrico y las pepsinas (un tipo de enzimas) que digieren los alimentos, por un lado, y las secreciones proteícas y el moco que protegen la pared interna del tubo digestivo, por el otro.
Este término designa la úlcera o lesión por erosión que se produce en las mucosa gástrica (el es-tómago) y duodenal (del duodeno), generalmente de forma redondeada y de carácter erosivo. Cuando son pequeñas, generalmente no causan molestias y a veces se curan sin tratamiento; en cambio, las úlceras gástricas grandes, que predominan entre las personas mayores de 40 años de edad, suelen manifestarse con vómito y un dolor corrosivo y persistente en la parte superior del abdomen.
Por lo tanto el tratamiento de las úlceras pépticas incluye las úlceras gástricas, las duodenales y las precursoras de esta enfermedad: la gastritis y la duodenitis. Algunas inflamaciones y úlceras de esta área son “silentes” (no tienen síntomas), pero son poco frecuentes y suelen ser graves debido a que no se identifican con rapidez. La mayoría de las dolencias ulcerosas y preulcerosas de esta área se presentan como sensación de ardor en el abdomen superior que se extiende, en ocasiones, hasta la espalda. El dolor también puede extenderse hacia el pecho y dar síntomas similares a los dolores del corazón (lo contrario también es cierto y con frecuencia se descubre que síntomas que sugieren enfermedad intestinal provie-nen del corazón). Las úlceras silentes suelen deberse a una inflamación o erosión que no afecta a las ter-minaciones nerviosas. Estas úlceras pueden “comerse” los vasos sanguíneos y provocar hemorragias, que si son profusas generan vómitos de sangre (hematemesis) y, si no lo son tanto, heces de color negro y bri-llante denominadas melenas, causadas por la digestión de glóbulos rojos.
La sintomatología más común es la siguiente: dolor urente del epigastrio (dolor sordo en la re-gión central y superior del abdomen). Este dolor suele intensificarse después de las comidas, a veces acompañado de hipersensibilidad en el punto situado debajo del estrernón), sensación de vacío a nivel epigástrico, que aparece generalmente después de las comidas y que cede con la ingesta de antiácidos o alimentos, náusea, eruptos, calambres. En la úlcera gástrica a veces la comida en lugar de aliviar puede provocar el dolor, porque existe una debilidad de la mucosa gástrica. En la úlcera duodenal el dolor puede llegar a despertar al paciente a la una o dos de la madrugada.
Sin embargo, no es rara la situación en que falta la sintomatología dolorosa, de ahí que se hable de “úlcera silente”.
El estómago está recubierto de células que producen un moco espeso que protege la mucosa gás-trica del ácido clorhídrico muy agresivo producido para desintegrar los alimentos. Si no se produce este moco o hay exceso de ácido, se desarrolla una inflamación y puede formarse una úlcera. El duodeno está recubierto por una fuerte solución alcalina que neutraliza las pequeñas cantidades de ácido que se liberan a través del esfinter pilórico, pero el intestino delgado también tiene una capa de moco protectora contra el fuerte componente alcalino de los jugos pancreáticos con que entra en contacto. El exceso de acidez que pasa al duodeno supera estas medidas defensivas, y una vez más, causa inflamación y predisposición a úlcera.
Con frecuencia se produce demasiado ácido clorhídrico como respuesta a una alergia o intole-rancia alimentaria al alcohol, la cafeína, el tabaco y el exceso de adrenalina debido a estrés. Los daños en la mucosa protectora pueden producirse por cualquiera de las causas citadas, además de por exceso de comida o por alimentos picantes y especiados. La aspirina, los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, los corticoides y otros medicamentos utilizados con menor frecuencia pueden predisponer a dolencias preulcerosas.
Las causas son múltiples y no del todo claras. Se confiere mucha importancia a los factores psí-quicos y nerviosos. El estrés y la ansiedad, la acidez estomacal, el tabaquismo, la tensión cotidiana, el al-cohol, el régimen de vida desordenado, tanto desde un punto de visa alimentario como de los hábitos higiénicos, y el abuso de algunos fármacos (cortisónicos, acetilsalicilatos, etc.) son algunas de las situa-ciones que favorecen la aparición de las úlceras.
Puede complicarse con la aparición de hemorragias y perforaciones. Las complicaciones más graves son: úlcera perforada, con dolor epigástrico muy agudo, vómito y peritonitis. En este caso es in-dispensable la inserción quirúrgica urgente, así como en el caso en que se compruebe la existencia de una hemorragia interna. Mientras que la terapia de la úlcera duodenal puede ser larga, la de la gástrica ha de ser lo más breve posible. Su persistencia puede degenerar en formas neoplásicas, hasta el punto de que la úlcera gástrica es considerara por muchos clínicos una lesión precancerosa.

En casos graves, las úlceras pépticas sangran (lo que se manifiesta con un vómito sanguinolento o con heces de color negruzco) o perforan la pared del tubo digestivo, permitiendo que pasen partículas de alimentos y bacterias a la cavidad abdominal. Esta última complicación puede causar peritonitis, es de-cir, una infección de la membrana que recubre las paredes del abdomen. Tanto las úlceras sangrantes co-mo las perforaciones exigen atención médica de urgencia.

• Rev. Fitomédica Nº 3 págs 37-41: “Ulceras digestivas y su tratamiento con fitoterapia”
• PARA ULCERA DE HIATO: Rev. Cuerpomente nº 99 págs 14: “Ulcera de hiato”. (Consulto-rio). Contiene recomendaciones dietéticas.

PSICOSOMATICA

Estrés: En el caso de las úlceras duodenales, a menudo se trata de un padeci-miento psicosomático observado entre adultos jóvenes sujetos a estrés. La úlcera de es-tómago y la acidez están relacionados con la dieta moderna y el estrés.

Hábitos alimenticios.- La forma de comer es tan importante como los alimentos que tomamos. Cada vez es más frecuente comer en diez minutos, de pie, y leyendo el último informe de trabajo o pensando en los problemas laborales o familiares. Todo esto nos hace segregar más jugos, favoreciendo la gastritis.

El clima y la estación: No se sabe por qué en primavera son tan frecuentes las recidivas de las úlceras, pero lo cierto es que los que han padecido previamente este problema temen la llegada de la primavera. Es posible que exista un componente alérgi-co o de sensibilidad a alguno de los alimentos que se consumen en primavera y también que otras sustancias alergénicas como el polen puedan contribuir a ello, pero no existe una clara relación entre la condición alérgica conocida y la presencia de gastritis o úlce-ra de estómago.

TRATAMIENTO HIGIENICO

En una primera fase se requiere tratamiento médico.

• El ardor o las molestias constantes en el abdomen superior, el tórax o el área circun-dante deberían considerarse una enfermedad preulcerosa que requiere el tratamiento médico.
• Anotar en un diario los alimentos que asocia a las molestias para identificar y elimi-nar todas las sustancias culpables.
• Anotar también los períodos de estrés.
• Evitar tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, salicilatos, etc.
• Se evitará tomar bicarbonato debido a su efecto rebote.
• Dejar de fumar.
• Dedicar suficiente tiempo a actividades agradables o ejercicios que favorezcan la re-lajación.

FITOTERAPIA

 Emolientes: Lino, malvavisco, zaragatona. Las plantas ricas en mucílagos (“mucus o moco”) alivian especialmente la mucosa del estómago, ya que al formar este moco ejercen un efecto protector sobre la delicada superficie estomacal. Entre ellas cabe destacar el agar-agar, la malva.
 Vulnerarias y astringentes: Caléndula, cincoenrama.
 Calmantes del Sistema nervioso: Azahar, valeriana, pasiflora, kava-kava. Plantas sedantes del sistema digestivo: la manzanilla o la melisa.
 Reguladores de la acidez: regaliz, fucus.

• Regaliz.- En infusión o mordiendo el palo. Su uso prolongado puede provocar re-tención de líquidos y subir la tensión arterial en personas especialmente sensibles a ella.

Tomar olmo rojo o compuestos que los contengan. El zumo de áloe vera es cal-mante y no fomenta la producción de ácido clorhídrico.

Infusión de manzanilla: 6 g de manzanilla, 1 vaso de agua. La infusión se deja reposar durante más de 5 minutos, bien tapada. Es conveniente tomarla caliente a pequeños sorbos. Tomarla de forma permanente no es recomendable, pro lo que el tiempo máximo de cura no debería ser superior a dos o tres meses.

Infusión de semillas de lino: 10-15 g de semillas de lino y 1 vaso de agua. Se trituran las semillas y se vierten encima de la taza de agua muy caliente. Transcurridos 5 o 10 minutos, esta mezcla se habrá con-vertido en una papilla que se tomará al menos tres veces al día antes de las comidas. Se puede añadir miel. El mucílago del lino protege las paredes del estómago y favorece el tránsito intestinal

Infusión de malva: 10 g de malva 1 vaso de agua. Se vierte el agua tibia sobre la malva y se deja reposar entre 5 y 10 horas (por la noche). Después se cuela y se bebe fría o ligeramente caliente. En ningún caso debe calentarse demasiado hervir dicha infusión.

Contra los ardores de estómago y la gastritis:. En ambos trastornos aparece un exceso de ácidos en el estómago y suelen ser crónicos. Aunque no se manifiesten durante semanas, meses e incluso años, suelen aparecer en el 80% de los casos cuando la persona atraviesa una situación difícil. Aparece un dolor cons-tante, ardiente o de tipo cólico en la parte superior del vientre, para aliviarlos :

Primera infusión estomacal: 20 g de flores de manzanilla + 20 g de hojas de melisa + 20 g de hierba-buena + 15 g de raíz de angélica + 10 g de alcaravea o comino + 10 g de hinojo + 5 g de ajenjo. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infusión que se prepare. Las personas aquejadas de estas mo-lestias tendrían que tomar regularmente de tres a cinco tazas al día.

Segunda infusión estomacal: 1 parte de milenrama + 1 parte de menta + 1 parte de hipérico + 1 parte de melisa. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infusión que se prepare.

Infusión para gastritis crónica: 1 parte de hojas de menta + 1 parte de hojas de melisa + 1 parte de se-millas de hinojo + 1 parte de cálamo aromático. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infu-sión que se prepare. La infusión se deja reposar durante 10 minutos, se toma caliente dos o tres veces al día y a pequeños sorbos.

Infusión para gastritis con falta de jugo gástrico: 1 parte de ajenjo (planta entera) + 1 parte de hojas de menta. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infusión que se prepare. La infusión se deja re-posar unos 10 minutos y se toma dos veces al día a pequeños sorbos y despacio (antes de las dos comidas principales del día).

• Rev. Fitomédica Nº 3 págs 37-41: “Ulceras digestivas y su tratamiento con fito-terapia”





HIDROTERAPIA

Envoltura de manzanilla.- Se coloca una envoltura caliente de manzanilla so-bre la barriga, con la cual se permanecerá al menos 30 minutos. Este procedimiento se repetirá cada mañana durante 10 días. Al mismo tiempo se beben a sorbos tazas de flo-res de manzanilla y hojas de melisa a partes iguales en infusión.

GEOTERAPIA

Tomar una cucharada de Arcilla para uso interno disuelta en agua, varias veces al día.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS

 Propoleo, que protege la mucosa (tomarlo en cápsulas o en gotas pero no en extrac-tos alcohólicos). Va bien en caso de úlceras porque es cicatrizante, antibióticos y como regenerador del tejido.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

 Kalium phosphoricum: dolor constante en la boca del estómago y, por lo general, gases, diarrea con excrementos oscuros y fétidos. Punzadas de hambre continua y sensación permanente de incomodidad.
 Para regular: Natrum phosphoricum
 Para úlceras de origen nervioso: Kalium phosphoricum.
 Magnesia phosphorica...para el dolor, antiinflamatorio, analgésica (en ciática) en fase aguda más frecuentemente y luego hay que ir espaciando.

OLIGOELEMENTOS

La terapia catalítica con los oligoelementos apuntará fundamentalmente a modi-ficar el terreno enfermo, junto con los tratamientos específicos clásicos, a los cuales, puede aportar un sinergismo de resultados verdaderamente notables.

a) Ulceras duodenales, en las que resulte clara la componente distónica (diátesis 3):
Mn-Co............. 1 dosis, 2 veces a la semana, en ayunas.

En caso de que se advierta una componente hiposténica (Diátesis nº 2) asociar:
Mn-Cu............ 1 dosis, 2 veces a la semana en ayunas.

En presencia de heces grasas o accesos de hambre antes de las comidas asociar:
Ni-Co............ 1 dosis, 2 veces a la semana, en ayunas

b) Ulceras gástricas, típicas de los sujetos nerviosos, hiperactivos, agresivos, que lle-van una vida demasiado intensa y tienen una mala higiene alimentaria (comidas rá-pidas, etc...)
Mn................. 1 dosis, 2 veces a la semana, en ayunas
Asociar también en este caso, si es necesario, el Ni-Co.

c) Ulceras sucesivas a tratamiento cortisónico, en las cuales se encuentra un terreno convertido en anérgico y una disfunción hipofisopancreática, como resultado de la terapia hormonal.
Cu-Au-Ag.............. 1 dosis, 2-3 veces a la semana
Zn-Ni-Co................ 1 dosis, 2-3 veces a la semana en ayunas


 Magnesio, si hay problemas de origen nervioso.
 Fósforo para calmar los dolores
 Zn-Cu si ha habido problema de desadaptación, y amortigua los efectos de la corti-sonaº

Ulcera gastroduodenal: Los oligoelementos catalizadores, como coadyuvantes, permi-ten espaciar la frecuencia de las crisis dolorosas al controlar los factores psíquicos y neurovegetativos agravantes o desencadenantes.

 Fase aguda:
• Mn-Co 1 amp diaria durante 1 mes. Para controlar los síntomas neurove-getativos y la ansiedad del síndrome distónico.
• P 1-2 amp. diarias durante 1 mes. Sobre todo si los dolores son importantes y de tipo espasmódico.
• S 1 amp. diaria durante 1 mes. Como complementario del man-ganeso-cobalto y si hay una insuficiencia digestiva concomitante.
• Li 2-3 amp. diarias durante unos días. El litio permite regular los síntomas nerviosos (irritabilidad, insomnio, nerviosismo, agresividad) que sue-len acompañar esa patología.

Al cabo del mes pasar a la fase de “prevención” para espaciar las crisis agudas.

 Prevención:

Es el tratamiento que daremos entre las crisis con el propósito de reequilibrar el te-rreno de este enfermo y limitar así la acción de los factores desencadenantes.

• Mn-Co 1 amp. al despertarse los lunes, miércoles y viernes.
• Zn-Cu 1 amp. al despertarse los martes, jueves y sábados. Dado que muchas veces el síndrome reaccional básico se complica de desadaptación (periodicidad de la crisis, estrés, signos endocrinos). Si predominan los signos del eje hipofi-sopancreático con los bien conocidos periodos de hambre canina, las sensacio-nes de desfallecimiento preprandiales, las modificaciones glucémicas, daremos entonces Zn-Ni-Co en vez de Zn –Cu
• S 3 amp. semanales, al acostarse. Como complementario del com-plejo sinérgico Mn-Co.
• Cu-Au-Ag 3 dosis semanales, al acostarse. En caso de sujeto anérgico o ansiodepresivo.
• Li 1-3 amp. diarias y de manera puntual. Si es necesario (es decir en caso de trastornos comportamentales concomitantes de la patología)

Tratamiento durante 6 meses como mínimo
En general.................................... Mn-Co, 1 amp. al día durante 3 meses
Fósforo ...... 1 amp. al día al acostarse
Zn-Cu.......... 3 amp por semana a media tarde
Con hipernerviosismo.................. Mn
Hambre preprandial..................... Ni-Co
Por tratamiento con cortisona...... Cu-Au-Ag y Zn-Ni-Co.

HOMEOPATIA

• Argentum nitricum........... si la úlcera se acompaña de flatulencia y un dolor co-rrosivo en la boca del estómago, ssi la molestia empeora al oprimir la zona abdomi-nal y después de comer, y si se tienen deseos de alimentos dulces y éstos agravan el dolor.
• Arsenicum album.............. para los enfermos ansioso y meticulosos que no tienen apetito y padecen diarrea y un dolor ardiente inmediatamente después de las comi-das.
• Nux vómica......................... si el vómito alivia los síntomas, el dolor sobreviene media hora después de comer y existe irritabilidad, sobre todo por la mañana.

VITAMINAS Y MINERALES

Tomar los siguientes suplementos, cuya capacidad curativa para las membranas es bien conocida, en dosis divididas con las comidas (cantidades indicadas por Kg de peso):
• Betacaroteno, 150 mg o VITAMINA A, 300 UI;
• Vitamina E, 7 UI
• Vitamina C amortiguada , 70 mg
• Cinc , 350 mg/Kg de peso antes de acostarse. Cicatrizante
• Molibdeno en general

DIETETICA

La medida más eficaz consiste en hacer comidas menos abundantes y más fre-cuentes, empezando por un régimen basado en el consumo de verduras cocidas, legum-bres y cereales, e incorporando gradualmente otros alimentos.

Es imprescindible evitar aquellos alimentos que favorecen el desarrollo de la acidez.

Evitar alimentos irritantes: casi todas las carnes, embutidos, ahumados, salazo-nes, grasas animales o sólidas, sobre todo los alimentos picantes, con muchas especies, sal, fritos y refinados, legumbres, rábanos, bebidas gaseosas, bebidas muy frías o muy calientes. Evitar el alcohol, la cafeína (café), té, las harinas refinadas y los azúcares has-ta que la dolencia desaparezca, y después preste atención para descubrir con cuál de es-tos factores reaparecen los síntomas.

A pesar de su valor nutritivo, deben eliminarse hasta que la afección haya des-aparecido los alimentos de difícil digestión, como los vegetales crudos, los alimentos abrasivos, como las nueces y los cereales completos que no han estado en remojo, el pan integral y la avena.

Procure tomar alimentos de más fácil digestión (dieta suave) a base de alimentos blandos: como los copos de avena o el arroz blanco, en forma de sopas, purés, papillas, zumos de fruta diluidos, cereales en remojo, pescado y pollo. Cueza los vegetales duran-te más tiempo del normalmente recomendado. En muchas ocasiones la inclusión de ce-reales integrales (ricos en salvado de trigo) pueden ocasionar un aumento de las moles-tias en el proceso ulceroso, si bien hay que tener en cuenta que estos alimentos integra-les están indicados en general en la prevención de la acidez.

La leche y otros alimentos alcalinos tienden a aliviar el dolor de las úlceras pép-ticas, pero se debe evitar la leche, pues puede proporcionar alivio momentáneo por sus propiedades alcalinas, pero causa un efecto rebote en la producción de ácido y la caseí-na de la leche es difícil de digerir, lo que también fomenta la producción de más ácido.

Consumir productos ricos en vitamina A: zanahorias, perejil, espinacas.

 Lo prioritario es : Estar atentos a la combinación de alimentos y el equilibrio del Acido-base.
 No comer mucha cantidad, sino pequeñas cantidades más frecuentes, dietas blandas.
 Melón.... regenerante
 Algas.

ZUMOTERAPIA

Los zumos con alto contenido de las vitaminas B, C y beta caroteno pueden be-neficiarnos. Los zumos de patata cruda y los de papaya tienen mucha fama de suavizar las molestias producidas por las úlceras.

La col alivia las molestias de la úlcera. Hay que tomarla en forma de jugo fresco recién licuado (a partir de col cruda y fresca), a razón de cuatro a seis cucharadas sope-ras cada vez que tengamos acidez.

Si esto no es suficiente, se puede probar el jugo de patata cruda recién licuada que, aunque tiene un sabor algo más difícil, usualmente ejerce un efecto más potente.

 Zumo de patata cruda (en jugo).
 Beber un vaso de zumo de calabaza recién exprimido antes de las comidas durante 2 semanas. Contiene vitamina P, que se ha demostrado que ayuda a curar las úlceras. No utilizar esta técnica si tiene problemas de tiroides.
 2 zanahorias ; ¼ de col blanca
 1 patata pequeña; 3 tomates
 ½ papaya; 1 melocotón
 ½ papaya; 1 manzana.

En úlceras péptica, de duodeno y gástrica:
• 450 g de berza; el zumo de una piña y comeremos una papaya en la forma deseada.
• 350 g de borrajas; 1 manzana
• 3 patatas, 50 cc de agua y 1 manzana.

OTRAS TERAPIAS

• La meditación y las técnicas de respiración asociadas que masajean suavemente el estómago son esenciales cuando el exceso de ácido está asociado a estrés.
• Acupuntura.- El tratamiento se aplica en diversos puntos de los vasos gobernador y de concepción, así como de los meridianos del hígado, el estómago, el bazo y la ve-jiga.
• Psicoterapia.

PRODUCTOS COMERCIALES

• Natusor 19 Gastrolen añadiendo 15-20 gotas de Composor 18: Glycyrrhiza complex.
• Composor 18: Glycyrrhiza Complex (Hipérico, regaliz, Milenrama, Caléndula, Propoleo, Mejorana) + COMPOSOR 5 Valerian Complex (Pasiflora, Espino blan-co, Valeriana, Azahar) en forma de gotas, que protegen la mucosa del estómago, contrarrestan la acidez gástrica y producen una acción sedante sobre el sistema ner-vioso. Estos productos presentan, por un lado, un efecto antiinflamatorio, emoliente, antiséptico, relajante de la musculatura lisa y cicatrizante lo que facilita la regenera-ción de las mucosas dañadas y, por otro lado, ejercen un efecto sedante sobre el sis-tema nervioso muy útil en aquellas personas que presentan ansiedad o nerviosismo lo que favorece este tipo de alteraciones digestivas (gastritis, úlceras).
• Cápsulas 7- Regastril: Mezcla de plantas medicinales (Regaliz - Malvavisco) y ar-cilla en cápsulas que forman una película protectora sobre la mucosa del estómago, protegiéndola de la acción irritante del jugo gástrico, a la vez que neutralizan la aci-dez gástrica, lo que permite su rápida cicatrización.
• Se puede utilizar como tamponador del ácido clorhidrico CARBONATO DE MAGNESIO y a la vez nos hace un suave efecto laxante mecánico. Se toman dos cucharaditas de café antes de acostarse.
• Tomar LACTICOL (Jugo de chucrut) diluido por su pH ácido.

5 comentarios:

  1. Buenisimo y completisimo el informe, mi mama sufre de este mal, asi que voy a poner en practica alguno de estos conocimientos! gracias!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Que buena información!!! Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Excelente información, fijate que a mi me recomendaron tratar las Ulceras con doradilla y resulto buena opción

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a dios existen remedios con plantas para las ucleras en el estomago : http://www.desalud.net/remedios-con-hierbas-para-las-ulceras-pepticas/

    ResponderEliminar