lunes, 25 de mayo de 2009

MENOPAUSIA

MENOPAUSIA
Definición.

No es una patología en el sentido estricto de la palabra dado que esa evolución ineluctable del metabolismo hormonal de la mujer puede pasar totalmente desapercibida a nivel sintomático. Pero puede transcurrir con trastornos de tipo circulatorio (tufaradas de calor, migrañas), de tipo nervioso (agresividad, insomnio, depresión), o de tipo metabólico (cogida de peso, osteoporosis, dispareunia por sequedad vagi-nal...).
El cese en la producción de hormonas, principalmente entre los 40 y 55 años, puede ser paulatino o brusco. La mujer presenta la menopausia entre dos años antes y dos años después de la edad a la que su madre la presentó. Se le llama clínicamente climaterio y suele durar entre dos y cinco años, pero puede notarse durante veinte.
En un principio se pensó que era una consecuencia de la disminución de los niveles de estróge-nos producidos por los ovarios, pero la menopausia realmente se debe a una caída en los niveles de estró-genos y al cese de producción de progesterona. La mayoría de los síntomas de la menopausia están cau-sados por la pérdida de progesterona y estrógenos y de sus efectos en los vasos sanguíneos (que tienden a dilatarse, causando cambios en el flujo sanguíneo) y en el sistema nervioso directamente. Estos efectos producen:
• Síntomas psicológicos: nerviosismo, cambios del humor, irritabilidad, palpitaciones mal genio, de-presión, ansiedad, libido en general disminuida, pero en ocasiones aumentada, e insomnio.
• Síntomas físicos: inestabilidad vasomotora (con sensación de calor y sudoración que sube desde el tórax al cuello y cara, sofocos, sudores (especialmente por la noche), retención de líquidos, incremen-to del depósito de grasas, cefaleas, malestar, letargia y síntomas similares a los de la cistitis.
• Signos físicos: pérdida de tejido mamario, sequedad vaginal, osteoporosis (adelgazamiento de los huesos), alteraciones gastrointestinales, obesidad o adelgazamiento, cambios en la piel por la reten-ción de líquidos, incremento en el depósito de grasas, cambios en la textura, arrugas y “manchas os-curas”, entumecimiento y hormigueo en los miembros.

Estas hormonas afectan a los vasos sanguíneos, y uno de los síntomas más molestos son los sofocos. Otra consideración más grave es que, con la reducción de la producción natural de hormonas, las enfer-medades en las arterias coronarias y la osteoporosis pueden acelerarse.

• Ver Enciclopedia de la salud familiar, pág 472-474 “Menopausia femenina”.
• Ver Rev. Cuerpomente Nº 114, págs 66-71 : “Liberarse con la menopausia. Una oportunidad para renacer”.
• Ver Rev. Vital Nº39, págs 58-61: “Premenopausia, tiempo de transición. Preguntas básicas y remedios naturales”
• Ver Rev. Fitomédica Nº 11. Pág 42-47: “Cómo tratar la menopausia”.
• Ver Rev. Fitomédica Nº 20 págs 46-54: “Trastornos femeninos: como superarlos con fitoterapia y oligoterapia”.

PSICOSOMÁTICA

Todo lo relativo a la menopausia tiene que ver con el abrirse al cambio. Y adqui-rir un nuevo equilibrio ante la nueva forma de vida que se nos abre camino. Ver: Rev. Cuerpomente Nº 114, págs 66-71 : “Liberarse con la menopausia. Una oportunidad para renacer”.

• También ver: Rev. Cuerpomente nº 87, pág 16: “Liberarse con la menopausia”. Y también: Ver Rev. Fitomédica Nº 11. Pág 42-47: “Cómo tratar la menopausia”. Apartado “aspectos psi-cológicos” pág 44..





TRATAMIENTO HIGIENICO

• Es importante seguir unas revisiones ginecológicas periódicas para el control evolu-tivo y para descartar la persistencia de síntomas por otras causas (hipertensión, alte-raciones tiroideas, tumoracion.etc..).
• En la premenopausia se deben hacer:
 Exámenes ginecológicos regulares (análisis de sangre y orina, electrocardiogra-ma, mamografía, control de densitometría ósea).
 Ejercicio físico regular y adecuado.
 Abandono de malos hábitos como el tabaquismo y el alcohol
 Adquisición de hábitos más sanos como una alimentación más natural.
• La base firme que permite asimilar el cambio en la menopausia sin enfermar está asentada sobre un trípode que por muchos que se repita nunca parece ser suficiente:
 Actividad física, si es posible al aire libre. La continuación del ejercicio físico y la sexualidad contribuyen en una buena medida a mantener el organismo en buen esta-do. Los problemas en las relaciones sexuales pueden provocar un bloqueo emocio-nal y fisiológico contraproducente. La mejor manera de mejorar la sequedad vaginal es mantener una vida sexual activa.
 Dieta equilibrada
 Actitud positiva. El mejor tratamiento consiste en mantenerse activa, sentirse útil, amar y ser amada. Aprender a dejar cosas para adquirir otras, valorar lo ganado co-mo mejor que lo que se deja es la clave que transforma la rabia y la pena, propias de la pérdida en alegría. Se debe evitar vivir la menopausia como una fase de involu-ción y aceptarla como una prolongación de la madurez femenina, como una etapa de liberación (ya no hay molestias en las reglas, ya no hay riesgo de embarazo ni nece-sidad de preocuparse por la contracepción). Es interesante mantener una actividad que nos ayude a sentirnos útiles, a valorarnos por dentro y a hacernos valorar por los demás.
• En el plano afectivo la mujer no debe implicarse en situaciones de pérdida o se-paración afectiva a varios niveles y tiene que intentar buscar mecanismos de compensación.
• Relajación.- Diversos estudios han demostrado que la respiración lenta, pesada y profunda puede reducir la intensidad de los sofocos a la mitad, gracias a su acción sobre el sistema nerviosos central.

• Ejercicio.- El movimiento es lo que permite que el calcio se fije en los huesos y eso ocurre gracias a la vitamina D, que se fabrica en la piel cuando es expuesta a los ra-yos del sol. Si la actividad física es escasa hay que compensarla con el gimnasio. El baile y caminar también son ejercicios gratificantes y útiles para evitar la osteoporo-sis (pérdida de masa ósea). Para fortalecer los huesos es eficaz realizar ejercicios moderados con pesas media hora al día tres veces por semana. El ejercicio físico mejora la adaptación hormonal y aumenta la capacidad de oxigenación tisular. Tam-bién mantiene las estructuras óseas y musculares en forma y anula el estrés.

• Los niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia) y la adrenalina sensibilizan el organismo y, por consiguiente, los síntomas son más intensos. Es aconsejable aprender una técnica de meditación o relajación, y evitar estrictamente los azúcares refinados si no se ingieren junto con otros hidratos de carbono complejos o proteí-nas.
• La mejor forma de luchar contra el estreñimiento y la sequedad de la vagina es con-tinuar teniendo orgasmos.
• Se cuidará de tener una alimentación adecuada en la que no falten proteínas. Evitar tomar alcohol, tabaco y café. Dejar el tabaco y cualquier droga porque pueden con-tribuir a la aparición de sofocos y sudores. El tabaco adelanta la menopausia dos amos con respecto a las no fumadoras, e incrementa los síntomas: sequedad de la piel, osteoporosis, sofocos o complicaciones cardiovasculares.

FITOTERAPIA

Se pueden aplicar según la sintomatología referida:

• Para alteraciones circulatorias: Vid roja (hojas); meliloto, hamamelis (hojas y cor-teza), castaño de indias (semillas); ulmaria (hojas y flor), ginkgo biloba (hojas)
• Para sofocos recidivantes.... Grosellero negro (hojas); hiedra, melisa (flor y hojas), hojas de albahaca (aceite esencial) y tomillo (Aceite esencial).
• Nerviosismo, ansiedad e insomnio: parte aérea de pasiflora, raíz de valeriana, flor de lúpulo, de tila, corteza de sauce, hojas y flor de espino blanco y flores de lavanda.
• Astenia: raíz de eleuterococo, de ginseng y parte aérea de damiana.

Otras:
• Sauzgatillo (Vitex Agnus castus)
• Cemífuga (Cimifuga racemosa)
• Granada.- Contiene estrgenos de una composición muy parecida a la humana y a una cantidad relativamente elevada (1,7 mg /100 g). La dosis es importante, pues mientras que en cantidades moderadas puede estimular la fertilidad en cantidades más elevadas puede provocar el aborto.
• Ruibarbo tiene un contenido hormonal de tipo estrogénico
• Salvia.- Reduce la sudoración, estimula la circulación cerebral y es emenagoga. Una antigua fórmula para reducir los sofocos y el exceso de sudoración dice: “pica seis u ocho hojas fres-cas de salvia y cúbrelas con jugo de limón. Déjalas repossar toda la noche y bébetelas a la mañana si-guiente tras exprimir el jugo”. Esto puede repetirse cada día durante un mes, aunque no es convenien-te hacerlo mucho más tiempo.
• Lúpulo.- Es especialmente útil en los síntomas de ansiedad e insomnio, aunque también es efectivo en los sofocos cuando éstos son debidos al estrés y la angustia. Se recomienda especialmente en la menopausia aunque otros tranquilizantes como la valeriana tengan una acción más potente.
• Tila .- Es una de las plantas más seguras por la ausencia de efectos secundarios y por tener un sabor agradable. Es útil en caso de insomnio, palpitaciones, ansiedad moderada y sudoración nocturna. Su acción estrogénica es débil. Se puede tomarca-da noche, durante varios meses seguidos.

Entre las plantas para los sofocos tenemos: las flores y los frutos de sauzgatillo (Vi-tex agnuss-castus), raíz de angélica china (Angelica sinensis, conocida también como dong quai o dang gui) hojas de damiana (Turnera diffusa, un pequeño arbusto que actúa como tónico y afrodisiaco femenino). Se pueden tomar en forma de tintura (una cucha-rada de cada una de ellas en un vaso de agua templada antes de acostarse) o en forma de infusión. Esta fórmula es eficaz, no tiene efectos secundarios y se puede utilizar hasta que los sofocos desaparezcan; entonces hay que ir disminuyendo la dosis hasta suspen-der el tratamiento.
• Combinar hojas de salvia y de grosellero negro, y tomar la infusión tres veces al día para aliviar los sofocos durante la menopausia.
• Los siguientes extractos de plantas pueden tomarse en dosis fraccionadas antes de las comidas (cantidades diarias indicadas por kg. de peso): angélica, 30 mg; gliceri-na a partir de regaliz, media cucharadita de café de extracto líquido por cada 15 kg de peso) y Agnus castus, 30 ml de tintura o la dosis máxima de un preparado en cápsula o píldora.
Las tisanas de manzanilla y de flor de tila tiene propiedades relajantes y las de pasi-flora reducen el estrés y la ansiedad. Incluir avena en la alimentación ayuda a tonifi-car el organismo, y los bochornos pueden aliviarse con infusiones de zarzaparrilla, ginseng o hipérico. Para mitigar los trastornos hormonales se aconsejan las tisanas de ñame silvestre, y para reducir la sudoración nocturna, se aconseja beber agua ca-liente con miel y tres gotas de aceite esencial de salvia.

• El saúco es un agente natural que alivia los síntomas de la menopausia, siendo los fitoestrógenos los compuestos responsables de su eficacia. Además, se conoce que su uso no está contraindicado en el carcinoma mamario sensible a las hormonas o en el carcinoma de endometrio, el melanoma maligno (tumores pigmentados) u otros trastornos en los que la terapia de reemplazo con estrógenos está contraindicada.

• Infusión para calmar los trastornos menopáusicos: 30 g de primavera + 20 g de manzanilla + 20 g de milenrama + 20 g de pie de león + 20 g de bolsa de pastor + 20 g de ortiga blanca. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infusión que se prepare.

• Ver Rev. Fitomédica Nº 11. Pág 42-47: “Cómo tratar la menopausia”. El apartado “La proges-terona natural contra la osteoporosis” pág 47. Sobre la terapia con estrógenos naturales.

NOTA:

CONTRAINDICACIONES DE LA ESTROGENOTERAPIA Y EFECTOS SECUNDA-RIOS.- El tratamiento clásico con estrógenos no es inocuo y puede estar contraindicado en una serie de afecciones y crear asimismo reacciones colaterales.
Así, los estrógenos estarían contraindicados en alteraciones vasculo-cerebrales, riesgo de embo-lia y trombosis venosa profunda, y también en casos de alteraciones renales, hipertensión y tumoración uterina y/o mamaria.
Los estrógenos pueden producir un aumento de peso (debido a la retención de líquidos) y provo-car alteraciones digestivas funcionales.
En cuanto a la incidencia de mayor riesgo de carcinoma de endometrio o de mama, hay multitud de trabajos en uno u otro sentido. En algunos se indica que la administración conjunta con progesterona disminuye la acción carcinogenética, debido a la acción frenadora de esta última.

Respecto a la acción de las plantas medicinales es importante tener en cuenta que no son tan rápidas como lo que es una aspirina para calmar un dolor de cabeza. Pueden tardar algunas semanas antes de que aparezcan los efectos, y es preciso ser pa-ciente, pero la espera bien vale la pena porque permite prescindir de las hormonas de síntesis y de sus correspondientes efectos secundarios

 Ver. Rev. Vital nº 7, pág 50-53: “Las hormonas vegetales. Tratamiento natural de la menopau-sia”.

SUPLEMENTOS DIETETICOS

• Isoflavonas de soja.- Tienen una acción reguladora a nivel hormonal, pueden ali-viar muchas de las molestias de la menopausia. En general, se recomienda tomar aproximadamente unos 50 mg diarios para que resulten efectivos.
• Aceite de onagra (2 g/dia).- Contiene los ácidos grasos esenciales (ácido linoleico, ácido linolénico y ácido gammalinolénico), necesarios para la síntesis de prosta-glandinas de la serie 1 y 3, que actúan como moduladores hormonales. Es el reme-dio que da mejores resultados para tratar molestias como los sofocos. La sequedad vaginal se puede resolver aplicando localmente aceite de onagra.
• Lactobacilus: 5.000 millones/día. Son bacterias o probióticos que ayudan al man-tenimiento de la flora intestinal y vaginal, evitando así la aparición de infecciones en el tracto genitourinario.
• Aceite de pescado (1-2 g/día): Tiene un alto contenido en EPA y DHA, ácidos gra-sos poliinsaturados que reducen el nivel de colesterol y triglicéridos y también la agregación de las plaquetas (predisposición a la trombosis). Poseen propiedades an-tiinflamatorias y antialérgicas.
• Algunas mujeres encuentran muy eficaz para los sofocos la combinación de ginseng con Vitamina E

OLIGOELEMENTOS

Para aminorar los síntomas circulatorios, nervioso y metabólicos se puede ayu-dar a las mujeres con la oligoterapia catalítica, controlando el síndrome distónico, anér-gico y/o de desadaptación.

 Tratamiento básico:
• Mn-Co 3 amp. semanales durante 4 a 6 meses. En menopausia con fa-tiga física. (lunes, miércoles y viernes en ayunas).
• Zn-Cu 3 amp. semanales durante 4 a 6 meses según evolución. (mar-tes, jueves y sábado al acostarse)
• F 3 amp. semanales durante 4 a 6 meses para evitar la pérdida de cálcio a nivel del hueso (osteoporosis)
• P 3 amp. semanales durante 4 a 6 meses. Como complemento del precedente en la prevención de la osteoporosis. Sabemos que el metabolismo del calcio está bajo la dependencia catalítica del flúor y del fósforo (a nivel de las glándulas paratiroides)
 Complementarios:
• Li 1 a 3 amp. diarias el tiempo necesario. Por la acción neurose-dante y/o neuroequilibrante de este oligoelemento catalítico.
• Cu-Au-Ag 3 dosis semanales durante 4 a 6 meses. En caso de aparecer de-presión, agotamiento constante y/o abulia.
• S 1 amp. diaria durante 3 meses. Si existe una artrosis con reacti-vaciones agudas iterativas, durante ese periodo.
• Mg 3 amp. semanales durante 6 meses. Para controlar, a largo pla-zo, los dolores artrósicos crónicos de esas personas.
• K 3 amp. semanales durante 6 meses. Como complementario in-dispensable del precedente en los dolores de artrosis postmenopáusicas.

Otro tratamiento:
Tomar a la mañana, al despertar, una dosis de Mn-Co (lunes, miércoles y vier-nes), Litio (martes, jueves y sábados). Tomar, todas las noches, diez minutos antes de las comidas, una dosis de Magnesio

• Cu-Au-Ag......... se da cuando predomina la adinamia con síndrome depresivo, y en la ausencia de reglas.
• Mn-Cu............cuando predomina la hipo-reactividad progresiva. Es un estimulador suprarrenal. Se da al inicio del síndrome climatérico, cuando se producen reglas po-co abundantes que tienden a espaciarse.
• Zn-Cu......... indicada en trastornos neuro-endocrinos con dolor. Regula el eje hipo-fisario-genital.
• Fósforo-Fluor-Yodo-Azufre...... para prevenir la osteoporosis (tratamiento prolon-gado).
• Li........... En casos de irritabilidad, insomnio, labilidad emocional.....

HOMEOPATIA

Se suele prescribir Pulsatilla para estabilizar el ciclo menstrual de mujeres del-gadas y Glonoine o Lachesis para mitigar los bochornos.

• Ver : Rev. Cuerpomente Nº 114, págs 66-71 : “Liberarse con la menopausia. Una oportunidad para renacer”, el apartado “Remedios homeopáticos para la transición” págs 70-71.
• Ver Rev. Esencial nª 4 págs 66-68: “Remedios para superar la menopausia (con homeopatía”.
• Ver. Rev. Cuerpomente nº 106 pág 17: “Homeopatía para la menopausia” (consultorio)
• Ver Ver Rev. Fitomédica Nº 11. Pág 42-47: “Cómo tratar la menopausia”. Apartado homeopa-tía pág 45.

VITAMINAS Y MINERALES

• Vitamina B 6 (100 mg con el desayuno, no más de 500 mg por día) es un diurético natural. Va bien para la Tensión Premenstrual (Síndrome de T.P.)
• Vitamina E (400 UI con el desayuno y el almuerzo), para controlar los calores o so-focos. Participa en la funcióm genital, actúa sobre la piel, circulación y sistema neu-romuscular.
• Vitamina F (ácido linoleico, linolénico y araquidónico): Se transforman en prosta-glandinas y análogos. La forman tres ácidos grasos poliinsaturados. Su carencia produce alteraciones circulatorias, nerviosas y hepáticas.
• Vitamina A: 5000 UI/dia. Esta vitamina participa en el crecimiento y la regenera-ción de piel y mucosas.
• Grupo Vit B: 50 mg/día: Es fundamental para el sistema nervioso, la piel y las mu-cosas.
• Vitamina C: 500 mg/día. Neutraliza los radicales libres formados en las funciones metabólicas celulares. Aumenta las defensas, el mantenimiento de la piel y la absor-ción digestiva de hierro. Es uno de los componentes integrantes de huesos y tendo-nes.
• Vitamina D: 100 UI/día: Es muy importante para la captación de calcio por parte de los huesos.
• Inositol (1000 mg con cada comida)
• Zinc (20 mg antes de acostarse),
• Ácido gammalinoleico (1 g con cada comida)
• Calcio y Magnesio (ambos a una dosis de 200 mg con cada comida).
Si los síntomas mejoran, reducir la dosis de estas vitaminas, una cada vez, hasta encontrar la dosis mínima requerida. Es posible no se necesite tomar todas ellas. El calcio (500-100 mg/día), preferible en forma de quelato o citrato.
El magnesio (200-400 mg día, preferiblemente como quelato).
• Hierro: 24 mg/día, preferiblemente en forma de quelato, para su mejor absorción.
• Fósforo: 220 mg/dia.

Antes de la menopausia es necesario 1000 mg/día de calcio, y tras la meno-pausia 1500 mg/día. Para la tensión premenstrual consumir 1300 mg de calcio diario y se sufren menos cambios de humor y “malestar y dolores”.

DIETETICA

Una dieta rica en productos derivados de la soja puede prevenir la aparición de sofocos por las propiedades de los fitoestrógenos (hormonas contenidas en vegetales).

Alimentos que contienen fitoestrógenos: ajo, alfalfa, semillas de anís, arroz, avena, ca-nela, cebada, centeno, cerezas, ciruelas, clavo de olor, semillas de girasol, granada, gui-santes, semillas de hinojo, judías secas, judías verdes, levadura de cerveza, lúpulo, man-zana, patata, raíz de perejil, regaliz, ruibarbo, salvia, flores de saúco, semillas de sésa-mo, soja, trigo.

Una dieta equilibrada no tiene por qué ser complicada. Comer frutas, verduras y legumbres en abundancia, vegetales frescos (llevan sustancias transformación hormo-nal) , de cereales integrales y frutos secos, algo de pescado y muy poca carne (una vez a la semana) son los elementos básicos de una alimentación que permite disfrutar de la comida en compañía, es decir, sin el componente socialmente aislante de una dieta es-pecial. Hay que aumentar la ingesta de proteínas de origen vegetal (legumbres y cerea-les) y derivados lácteos desgrasados.

Las dietas estrictas no son saludables ni física ni emocionalmente

• La leche y sus derivados, si bien se insiste en su conveniencia en esta época de la vida, y es cierto que son fuente abundante de calcio y proteínas pero también que son complicados de digerir y pue-den dar problemas colaterales. A nivel de la dieta controlar que la ingesta de calcio sea suficiente si no hacer las correcciones necesarias siempre que no se abuse de la leche de vaca y de los lácteos no fermentados (quesos) por una siempre posible intolerancia o alergia a la lactosa, muy frecuente en el adulto. El yogur y el kefir son los lácteos mejor adaptados al intestino del adulto.
Es aconsejable sustituir la leche de vaca y el queso por leche de soja y sus derivados.
• Las legumbres (guisantes) y las algas son una alternativa fácil y saludable, y a través de ellas se puede obtener todo el calcio que la mujer necesita.
• La soja es la legumbre reina para la mujer que ha cumplido los cuarenta, por su abundancia en proteínas, tantas como la carne, por la particularidad de sus grasas, que incrementan el colesterol bueno y reducen el de baja densidad, y sobre todo por la abundancia de isoflavonas que contiene, que estimulan los receptores de estrógeno, moderando la disminución fisiológica que se produce a partir de esa edad.
• Consumir alimentos ricos en calcio, como el tofu, zumo de naranja (enriquecido), leche, leche de soja, queso (tipo manchego), verdura de hoja verde, semillas de sésamo.


REDUCIR
• Es importante disminuir el consumo de harinas y azúcares refinados, ya que entre otros muchos inconvenientes provocan un aumento de la acidez de los líquidos internos que hace que se elimine el calcio del hueso y del diente, se inflamen las encías y no se fije el calcio que se ingiere con la comi-da.
• Deben eliminarse el alcohol, y los alimentos estimulantes, como las comidas picantes, y la cafeína (café).
• Reducir las proteínas (de origen animal).- Para prevenir la osteoporosis, la primera medida que es-tá al alcance de todas las mujeres es reducir las proteínas en la dieta, ya que una alimentación hiper-proteica favorece la pérdida de calcio a través de la orina.

OTROS TRATAMIENTOS

Acupuntura.- Puede ser de gran ayuda para evitar los sofocos. El tratamiento depende de la paciente y de sus síntomas, pero suele consistir en la estimulación de puntos situa-dos en los meridianos de la vejiga, el estómago, el riñón y el hígado, así como del vaso de concepción. El simple procedimiento denominado tonificación de Yin del riñón per-mite eliminar las molestias típicas de esta época, además ee prevenir la aparición de os-teoporosis, así que una opción acertada es acudir a un buen acupuntor.

Aromaterapia.- Se dice que los aceites esenciales de salvia, ciprés y geranio alivian los síntomas físicos, hay que verter de 6 a 8 gotas de cualquiera de ellos en el agua de baño, o bien, mezclar 15 gotas en 5 cucharaditas de vehículo de aceite y aplicar el linimento mediante un masaje.
La aplicación de aceite esencial de salvia en forma de masaje abdominal o en el baño, dos veces por semana, favorece el equilibrio hormonal de la mujer.

PRODUCTOS COMERCIALES

SORIA NATURAL
• Natusor 30 Menopausias. Tomar tres infusiones al día, añadiendo 15 gotas del composor 15: Artemisa complex.
• Calciflavon.- Producto realizado a base de isoflavonas y minerales (calcio, fósforo, magnesio) recomendado especialmente para prevenir los trastornos de la menopau-sioa y ayudar a contrarrestar sus síntomas más frecuentes (sofocos, sequedad vaginal y opsteoporosis) por su capacidad de favorecer el equilibrio hormonal. . Tomar 3 cápsulas o sobres al día.
• Bonalín.- Son perlas de gelatina blanda que contienen una mezcla de aceites de 1ª presión en frío de semillas de Borraja, Lino y Germen de Trigo, más vitamina E y A. Su ingestión contribuye a prevenir la descalcificación ósea y el aumento del co-lesterol, ayuda a equilibrar la disfunción hormonal ovárica y estimula la secreción de moco vaginal. Tomar 2-3 perlas a media mañana y 2-3 perlas a media tarde.
• Mincartil.- Contiene aminoácidos de origen vegetal (proteínas de soja y arroz) y en-riquecido con minerales (calcio, magnesio, manganeso, silicio) y vitaminas (C,A,D y varias del grupo B). Actúa fundamentalmente a nivel articular (tanto a nivel del cartílago como del hueso) y a nivel de piel, pelo y uñas. Aporta los elementos in-dispensables para la reparación y conservación del sistema osteoarticular, contra-rrestando las alteraciones propias de la edad y previniendo la osteoporosis, ya que es capaz de ayudar a aumentar la masa ósea que está disminuida y favorece la remine-ralización del hueso.
• Cápsulas 28-C. Salix complex (Artemisa, Milenrama, Salvia, Sauce) para prevenir los trastornos de la menopausia ya que ayudan al organismo a adaptarse a una dis-minución de la función hormonal ovárica.

Otras:
 Diemenoq
 Menolive (Herbora)

No hay comentarios:

Publicar un comentario