viernes, 22 de mayo de 2009

ESTRES

ESTRÉS

Definición.-

El estrés es un proceso natural, mediante el cual se salvan las personas de los peligros. Pero lo que no es normal es vivir en un estrés continuo. No es una enfermedad, pero para curar a la persona hay que analizar su forma de actuar

Enfermedades relacionadas.- El estrés ocasiona:
 Una vasocontricción de los vasos sanguíneos que provocan enfermedades cardiovasculares: arte-rioesclerosis (endurecimiento), hipertensión, colesterol, infartos, angina de pecho. .
 Provoca contracturas musculares/tensión, corazas musculares lo cual implican problemas musculares de espalda, pecho, piernas, lumbagos. Las lumbalgias son producidas por contracturas de los múscu-los de las piernas pues se insertan en el iliaco, y como las piernas están poco nervadas el dolor se siente en el lumbago.
 Problemas hepáticos.
 Diabetes tipo II, del adulto
 Úlceras gástricas (problemas del estómago). Colon irritable. Colitis ulcerosa
 Depresión.
 Perjudica el sistema inmunitario. Enfermedades autoinmunes.
 Los mediadores de estrés producen radicales libres que lesionan las células y son carcinogénicos.
 Resfriado común.
 Irregularidades en la menstruación
 Asma.
El estrés pasa por tres fases: estado de alarma, si el estrés continúa se pasa a un estado de adaptación y si él estrés prosigue se llega al estado de agotamiento.

• Ver Enciclopedia de la salud Familiar. Págs 465-468.
• Ver Diccionario de las Medicinas Naturales: “Estrés” págs 154-157 y “Estrés geopático” pág 158.
• Ver. Rev. Vital nº 30: “Haz del estrés tu amigo”. Págs 42-45.
• Ver Rev. Esencial Nº 5 pág 60-63: “Estrés la solución en tus manos”.
• Ver Rev. Esencial Nº 13 pág 36-45 : “Supera el estrés. 10 propuestas naturales para vencerlo”
• Ver Rev. Cuerpomente Nº102, págs 52-57: “Vivir sin estrés. Programa para ganar equilibrio perso-nal”
• Ver Rev. Fitomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés”.

PSICOSOMÁTICA.-

Esta es una enfermedad física que tiene un gran componente emocional y psico-lógico. Para analizarlo desde el punto de vista psicosomático consultar la siguiente bi-bliografía:

• Ver. Rev. Vital nº 30: “Haz del estrés tu amigo”. Págs 42-45.
• Ver Rev. Esencial Nº 5 pág 60-63: “Estrés la solución en tus manos”.
• Ver Rev. Esencial Nº 13 pág 36-45 : “Supera el estrés. 10 propuestas naturales para vencerlo”
• Ver Rev. Cuerpomente Nº102, págs 52-57: “Vivir sin estrés. Programa para ganar equilibrio personal”
• Ver Rev. Fitomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés”
• Y de forma particular la reseña Cómo combatir el estrés que aparece en Ver Rev. Fi-tomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés” en la pág 31.


TRATAMIENTO HIGIENICO

 Es el mismo que para todos los problemas del sistema nervioso
 El estrés es un concepto que no existe, es producido por un montaje que nos inven-tamos por no aceptar la realidad tal como viene.
 Procurar un ambiente sano tanto en el trabajo como en casa. Evitar la contaminación y la suciedad y hay que tener en cuenta los efectos de la radiación.
 En la vida todo se tiene que reparar.
 Hay que tener una mente positiva, pues una mente negativa va a entrar en un estrés continuo o depresión. Ser feliz es estar a bien con uno mismo. Ver todo lo positivo que ocurre en esta vida.
 Método: abrir la ventana y ver sitios alejados. Contar hasta 10 respirando lenta y profundamente.
 Tomar consciencia. Aprender técnicas de meditación o relajación.
 El estrés es una droga, porque generamos adrenalina, y esta sustancia genera depen-dencia y provoca personas hiperactivas.
 Hay que considerar posibles causas físicas de estrés descartando la presencia de alergias alimentarias mediante análisis sanguíneos.
 Buscar válvulas de escape como deporte, hablar o a través del llanto. El llanto quita mucho estrés porque las lágrimas contienen mucha adrenalina. Se recomienda hacer más ejercicio o practicar técnicas de relajación o meditación como la respiración profunda, masaje y baños relajantes. Darse tiempo para reposar y olvidarse de las presiones del trabajo.
 Siempre ante una situación de estrés mirar hacia adentro y ver las circunstancias que te rodean como un espectador y descubrimos la propia miseria.

• En el artículo: Rev. Esencial Nº 13 pág 36-45 : “Supera el estrés. 10 propuestas naturales para vencerlo” se señala en amplitud una serie de pautas:
1. Respiración. La respiración irregular y arritmica nos lleva a un estímulo irregular de la descarga simpática y parasimpática: en otras palabras, a un desequilibrio autó-nomo o estrés. Se propone el yoga que considera la respiración como un timón patra el sistema nervioso autónomo.
2. Pensamientos conscientes e inconscientes. Centrar los pensamientos en el aquí y el ahora y trabajar la visualización creativa.
3. Emociones.- Conocer nuestras emociones y expresarlas sin miedo a perjudicar ni a perjudicarnos, es un camino liberador, para ello debemos asumir, conocer y canali-zar adecuadamente nuestras emociones
4. Nutrición y hábitos alimenticios.- En estados de estrés, una alimentación inade-cuada puede agravar nuestro desequilibrio físico y emocional
5. Baños relajantes. Los más adecuados son a una temperatura entre 32ºCy 36ºC por-que son los más relajantes, reducen la tensión muscular y actúan sobre las termina-ciones nerviosas que están debajo de la piel. A este baño se pueden añadir plantas y aceites esenciales (angélica, anís, mejorana, lavanda, azahar y melisa).
6. Posturas y ejercicio físico..- La relajación mediante el masaje, las caminatas al aire libre o la práctica del Tai-Chi, pueden proporcionar beneficios más profundos, uniendo la distensión y oxigenación, y las posturas centradas y equilibradas con la recuperación energética, y con un aprendizaje de nuevas aptitudes y actitudes.
7. Aceites esenciales. Los más indicados para el estrés son lavanda, manzanilla, mejo-rana, rosa, geranio, naranja.
8. Homeopatía. Ver homeopatía.
9. Fitoterapia.- Ver fitoterapia
10. Desintoxicación. Desintoxicar nuestro organismo es necesario para favorecer su re-cuperación y bienestar. Debemos considerar que elementos tan nocivos como el ca-fé, el alcohol y el tabaco lo son aún más durante los períodos de estrés y de hiper-tensión. Beber abundante agua, zumos de frutas e infusiones de hierbas tranquilizan-tes, favorecerá la desintoxicación de nuestro cuerpo


TERAPIAS MANUALES

 Masaje.- Masaje general con movimientos suaves puede ayudar a levantar el ánimo, fortalecer las defensas del organismo y, con el tiempo, recuperar la salud. El quiro-masaje ayuda a relajar el cuerpo y el sistema nervioso.

• En Rev. Esencial Nº 5 pág 60-63: “Estrés la solución en tus manos”. Se explica el masaje para relajarse. Principales manipulaciones y sus efectos.

 Reflexología.- Induciendo a la relajación.


FITOTERAPIA

Las plantas medicinales más indicadas son aquellas que actúan disminuyendo la an-siedad asociada a este trastorno, así como la hiperexcitabilidad nerviosa y el insomnio. La pasiflora, valeriana, tila, lavanda o melisa tienen efectos relajantes musculares y se-dantes sobre las funciones psíquicas, mientras que la manzanilla destaca por su activi-dad analgésica sobre los mecanismos nerviosos vitales

 Plantas sedantes: flor de azahar, pasiflora, valeriana (los efectos sedantes de la vale-riana son más intensos que los de la melisa).
 Plantas adaptógenas: Ginseng (No asociarlo a te o café. Ni tomarlo con medicamen-tos con hierro y tampoco en estados de ansiedad.

Las infusiones de toronjil, manzanilla, hierba gatera y flores de tila ayudan a relajar-se. También infusiones de escutelaria, valeriana, prímula, verbena e hipérico; las tres primeras hierbas tienen efecto relajante y las dos últimas ayudan a recuperar el vigor.

• Azahar .- Tiene una acción sedante, hipnótica y antiespasmódica, es un tónico car-diaco y además posee una actividad antiinfecciosa. Está indicada en casos de estrés, ansiedad, insomnio y excitación nerviosa. En infusión se emplea una cucharada de flor seca por taza de agua, que deberá tomarse al acostarse.
• Tila.- Está especialmente indicada en casos de insomnio e irritabilidad nerviosa. En infusión se emplea un 3% (una cucharadita) o un 4% de flores secas por taza de agua, tomadas a razón de dos o tres veces al día.
• Pasiflora.- Es ansiolítica, analgésica, sedante (incluso de tipo hipnótica), antiespas-módica e hipotensora, y está indicada en estados de insomnio, ansiedad y estados depresivos. En infusión y decocción se emplea 1 g de planta por taza.
• Valeriana.- Para aliviar patologías de tipo psicosomático y de tipo neurótico, y para estados de estrés, cefaleas, tensión y alteraciones nerviosas, excitabilidad, ansiedad, trastornos del sueño y alteraciones cardíacas de origen nervioso. Su acción (se em-plea la raíz y el rizoma) se debe a sus propiedades sedantes y a una actividad rela-jante y espasmolítica sobre la musculatura. Se emplea en infusión 1 gr. por taza, que deberá tomarse entre una y tres veces al día.
• Lavanda.- Sedante, hipotensora, vasodilatadora, diurética y antiinfecciosa. De la lavanda se emplean sus flores en caso de trastornos nerviosos, irritabilidad, insom-nio. En infusión se emplea un 3% (proporción equivalente a una cucharadita) de sumidades floridas por taza que se ingieren dos veces al día.

• Ver Propiedades, indicaciones y formas de uso de el azahar, lavanda, pasiflora, tila y valeriana en la pág 33 de la Rev. Fitomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés”

Cuando se siente cansado o pierde la concentración a causa del estrés.

Infusión vital: 15 g de genciana + 15 g de hojas de damiana + 15 g de hojas de espino blanco con flores + 15 g de frutos de escaramujo con semillas + 13 g de hojas de romero + 10 g de flores de hibisco + 5 g de mate + 5 g de raíz de jenjibre + 2 g de raíz de ginseng. Añadir una cucharada de mezcla por cada taza de infusión que se prepare. Esta infusión aromática da fuerzas por las mañanas o durante el día y permite rendir más; además es un perfecto sucedáneo del café o del té cuando se necesita un pequeño estímulo sin que afecte a los nervios.

Infusión de melisa: 20 g de hojas de melisa y un vaso de agua. Se deja reposar durante 5 minutos y se tapa. Su acción se debe principalmente a los aceites esenciales, que se extraen en seguida al entrar en con-tacto con el agua hirviendo. De no taparse, se volatilizarían.
Esta infusión también se puede tomar cuando el estrés se manifiesta en el estómago o los órga-nos digestivos. Anula la sensación de opresión e incluso el dolor espasmódico, estimulando al mismo tiempo el apetito.
Para los niños, basta una taza antes de irse a dormir para que tengan un sueño tranquilo.

Baño de cuerpo entero: Los efectos de un baño de cuerpo entero con melisa, valeriana o lavanda son considerables. Si se tiene la posibilidad, debería tomarse al menos dos o tres veces por semana antes de acostarse. Va bien para los niños y cuando se busca la relajación después de un largo viaje o un duro día de trabajo.

Infusión tranquilizante: 40 g de raíz de valeriana + 30 g de flores de lúpulo + 15 g de hojas de menta + 15 g de flores de hibisco. Añadir una cucharada de meZcla por cada taza de infusión que se prepare. Para preparar esta infusión, se dejan reposar las plantas por la noche en agua tibia y se calientan y se cuelan a la mañana siguiente. Los efectos de esta tisana son muy buenos, sobre todo para los ancianos.

Infusión para el corazón de las personas estresadas: 50 g de flores y hojas de espino blanco + 15 g de hipérico + 15 g de muerdago + 15 g de agripalma + 10 g. de hojas de melisa + 5 g de pétalos de rosa. Añadir una cucharada de la mezcla por cada taza de infusión que se prepare.

Gotas para el corazón de las personas estresadas: 20 g de extracto de melisa + 10 g de tintura de vale-riana + 10 g de tintura de menta + 10 g de tintura de espino blanco. En caso de necesidad, se toman de 20 a 30 gotas de la mezcla con un poco de agua, dosis que alivia en el acto.

HIDROTERAPIA

 Chorros de cuerpo completo (si ya ha hecho hidroterapia) como sedante después de un trabajo estresante.
 Baños de brazos (sedante después de trabajos fatigosis) como por ejemplo en escri-bientes.
 Baños de pies a temperatura fría (1 minuto o minuto y medio) cuando hay conges-tión de cabeza por demasiado estrés.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS

 Jalea real: tiene propiedades euforizantes en casos de estrés. Actúa sobre el equili-brio neuropsíquico, proporcionando una mayor resistencia a ka angustia y a kis es-tados depresivos, a la ansiedad y a las alteraciones del humos
 Levadura de cerveza
 Aceite de borraja
 Ginseng en estados de estrés, depresión nerviosa, fatiga (no darlo si hay ansiedad)
 Miel. .- Como complemento en casos de astenia, fatiga y depresión física y psíquica, ya que sus propiedades dinamogénicas y tonificantes ayudan a recuperar el equili-brio.-
 Polen..- Es sumamente eficaz en los estados de fatiga por su contenido en vitamina B5, cuya carencia se manifiesta con la sensación de cansancio, nerviosismo y los problemas de sueño. Así mismo, se ha demostrado su efectividad en casos de falta de concentración o atención, de disminución de la voluntad y en problemas de in-somnio.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

 Kalium phosphoricum: estrés debido a excitación o preocupaciones.

OLIGOELEMENTOS

Se conocen por su diatesis correspondiente si se ve, porque hay muchas veces que hay bloqueos y no se observa. Se administraría a una dosis diaria durante unos 15 días.

 Zn-Ni-Co, si se trata de un periodo de desadaptación, por hipófisis pancreática, se siente una necesidad de azúcar, insaciabilidad, obsesión. Reacciona al calor.

 Zn-Cu , reacciona al frío. Se nota por tratarse de hipófisis gónadas, con síntomas de eyaculación precoz o impotencia, amenorrea, dismenorrea.

También Magnesio y Litio

• El Dr. Jordi Camerino propone el Mn-Co; Litio; Yodo, Cobre-Oro-Plata en pág 35 de el artículo Rev. Fitomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés”

HOMEOPATIA

• Ignatia 30 .......... si el estrés se debe a un choque emocional u otra experiencia des-agradable.
• Nux vomica......... si el exceso de trabajo, diversión, comida o bebida provoca tras-tornos digestivos e irritabilidad.
• Phossphoric acidum.......para estudiantes sometidos a presión y para cualquiera que se sienta débil y deprimido a causa del estrés.

• Ver Rev. Esencial Nº 13 pág 36-45 : “Supera el estrés. 10 propuestas naturales para vencerlo”. El apartado homeopatía pág 44. Señala gelsenium, Argentum nitricum, Ignatia, Phosphoricum acidum, Staphysagria.
• Ver Rev. Fitomédica Nº18 págs 26-35: “El Estrés”. En la pág 34 hace un amplio de-talle de tratamientos homeopáticos para el estrés.

VITAMINAS Y MINERALES.

Los nutrientes con comprobados efectos calmantes sobre el sistema nervioso son las vitaminas del complejo B especialmente la B1, B6, ácido fólico y ácido pantoténico, vitamina C y el mineral calcio. Los podemos encontrar en concentraciones altas en los cítricos, verduras de hojas verdes, melones, albaricoques y aguacates. La vitamina B1 favorece la digestión de los hidratos de carbono y la producción de serotonina (impor-tante para el sueño)

Si la dieta tiene cantidades insuficientes de proteínas y vitaminas E, B2, B5 o co-lina, no se producirán suficientes hormonas de la pituitaria. La vitamina E es también importante para prevenir que las hormonas creadas tanto por la pituitaria como por las glándulas suprarrenales no sean destruidas por el oxígeno.

Una deficiencia de vitamina B5 (ácido pantoténico) hace que las glándulas su-prarenales se encojan y que se llenen de sangre y células muertas. Las hormonas no pueden producirse y, por tanto, muchos de los cambios protectores del estrés no se pue-den llevar a cabo.

Deficiencias en ácidos grasos esenciales (Omega 6 y 3) y vitaminas A y B2 tam-bién limitan la producción de hormonas y provocan la degeneración de las glándulas suprarrenales. Es importante que la vitamina B2 se acompañe de B6 en las mismas can-tidades, ya que, si no, puede aparecer una deficiencia de esta última. La falta de vitami-na B6 (arroz, pan integral) se asocia a la irritabilidad.

Cuando existe deficiencia de vitamina C, las glándulas pueden sufrir hemorra-gias y la producción de hormonas verse afectada. Esta vitamina acelera la producción de cortisona o corticosteroides (hormonas que segrega nuestro organismo como respuesta a un estado de estrés para ayudar a superarlo), además de fortalecer el sistema inmunita-rio. Mejora su utilización y retrasa su destrucción. Trabaja en sinergia con la vitamina B5 y alivia muchas de las limitaciones ocurridas como resultado de la deficiencia de és-ta. La vitamina C, por otro lado, ayuda a desintoxicar el organismo de las sustancias da-ñinas producidas durante el estrés.

En cuanto a minerales, la carencia de zinc aumenta la intolerancia al estrés, mientras que un déficit de cromo (presente en la levadura de cerveza, el germen de trigo y las legumbres) se traduce en una sensación de ansiedad que puede incrementar la ten-dencia a comer dulces.

Es importante no activar las glándulas suprarrenales innecesariamente. Para ello, debemos asegurarnos de que el cinc, magnesio y cromo, y las vitaminas B6 y B3 se en-cuentran en cantidades adecuadas.

Hay que dar Magnesio y sílice sobre todo y los otros como coadyuvantes.

Tomar los siguientes suplementos (dosis indicadas por kg de peso, repartidas du-rante el día con las comidas) en caso de estrés o si la dieta no incluye cinco raciones de fruta o verduras diarias: betacaroteno 150 mg; vitamina C, 70 mg; vitamina E, 7 UI; se-lenio, 2,5 mg; coenzima Q10, 350 mg, y picnogenol (extracto de semilla de uva) en la dosis máxima recomendada por un buen producto natural.

Tomar un suplemento del aminoácido D, L-fenilanina, 10 mg/kg de peso en do-sis repartidas a lo largo del día. Si se encuentra, el triptófano puede tomarse a las mis-mas dosis. El triptófano está disponible para los no vegetarianos en la carne, el pescado y el pavo y para todos en el queso fresco, la leche, los plátanos, los cacahuetes y las len-tejas. Es interesante saber que los dátiles secos contienen una elevada proporción.

DIETÉTICA

Para contrarrestar el estrés hay que alimentarse bien, las comidas desequilibradas y el consumo en exceso de productor refinados y grasas reduce la capacidad del orga-nismo para reponerse de las tensiones diarias. Por eso es aconsejable:

• Eliminar los excitantes: como la cafeína y el alcohol. Pueden ser sustituidos por in-fusiones de manzanilla u otras plantas relajantes. Evitar los estresores nutricionales como el café, té, azúcar, chocolate, bebidas de cola y alcohol, por lo que si se pade-ce estrés se deben evitar. Ver. Rev. Vital nº 30: “Haz del estrés tu amigo”. Págs 42-45. Es conveniente dejar de fumar.
• Aumentar el consumo de proteínas que no provengan de la carne.- Las legum-bres, y el pescado aportan las proteínas más saludables, pues no afectan al nivel de colesterol. No se debe abusar de los huevos ni de los productos lácteos. Tomar algo de proteína en cada comida: legumbres con cereales, productos de soja, huevos, productos lácteos de oveja o cabra (en pequeñas cantidades), frutos secos, semillas, algas. La proteína compensa la producción excesiva de insulina y, por tanto, ayuda a evitar el bajón de azúcar, además de ser responsable de la producción de hormonas y la reparación de los tejidos dañados a causa de los efectos del estrés.
• Reducir el consumo de azúcares refinados e incluir en la dieta diaria hidratos de carbono de absorción lenta: pasta, arroz y cereales integrales. Debe aumentarse el consumo de verduras, hortalizas y frutas.
• Tomar suplementos naturales.- La vitamina C, la B5, la B6, el cinc y el magnesio son esenciales para el buen funcionamiento de la glándula adrenal, que se activa por estrés. Es aconsejable tomar suplementos de los nutrientes de que carece la persona.

Además:
• Beber unos 2 litros de agua mineral al día. La deshidratación es estresante.
• Comer regularmente durante el día. Es importante que los niveles de glucosa per-manezcan constantes.
• Seguir una dieta antiinflamatoria. Eliminar los productos lácteos de vaca, aceites de semilla cocinados y grasas hidrogenadas o saturadas. La inflamación que puede cau-sar este tipo de substancias estimula la actividad de las glándulas suprarrenales para producir cortisol. A cambio, aumenta el consumo de aceite de lino, frutos secos y semillas.
• Aumentar el consumo de fibra comiendo más vegetales y fruta. La fibra ayuda a mantener los niveles de glucosa constantes, evitando así la estimulación innecesaria de las glándulas suprarrenales.
• Aumentar el consumo de alimentos que poseen un efecto calmante sobre el sistema nervioso y ayudan a apaciguar la agresividad: lechuga, avena, arroz, remolacha, acelgas, apio, vegetales de color verde (por su clorofila), alimentos amargos como las endivias, aceitunas, alfalfa, lechuga romana y centeno, alimentos ricos en calcio como frutos secos, semillas, vegetales de color verde oscuro y legumbres.
• Asegúrate de que digieres bien las comidas masticando cuidadosamente y tomando si es necesario enzimas digestivas. Cualquier alimento que no sea bien digerido se convierte en toxina. Las toxinas son estresores, además de producir inflamación.


ZUMOTERAPIA

Como ayuda a la recuperación, se recomienda beber zumos de cítricos y:
• ½ sandía de tamaño medio; 6 hojas de col rizada; 2 tomates; 1 tallo de apio
ó 1 manzana; 1 zanahoria; 6 coles de Bruselas

OTROS TRATAMIENTOS

 Aromaterapia.- La aromaterapia mediante aceites de lavanda u otros extractos más específicos, según la personalidad y el estrés del individuo, actúa como feromona (sustancia química inhalada) y estimula las sustancias químicas relajantes. Baño con albahaca, lavanda, mejorana, toronjil, naranja y salvia.
 Técnicas de relajación.- Yoga, Tai-chi, caminar. Ayudan a reducir los niveles altos de cortisol.
 Técnicas de poder mental y autoestima.-
 Terapia por medio del arte.- Para liberar la tenión reprimida y desahogar su frus-tración de forma creativa, además le ayuda a sacar a flote sus sentimientos y pensa-mientos más recónditos con entera libertad.
 Terapia por medio de la danza.- Puede realizarse en forma individual o en grupo, contrarresta la tensión y favorece la relajación, además de ayudar a expresar las emociones reprimidas.
 Cromoterapia.-
 Terapia con música.-
 Entrenamiento autógeno.-
 Hipnoterapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada