miércoles, 20 de mayo de 2009

CONJUNTIVITIS

CONJUNTIVITIS
Definición

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, membrana que recubre o une el globo ocular con la pared interna del párpado. Esta membrana, continuamente lubrificada por las lágrimas y el moco, cumple la importante función de favorecer el deslizamiento de los párpados. La conjuntivitis es una infección de las mucosas que protegen el ojo, causada por un virus o una bacteria, por la alergia al polen de las flores y al polvo o incluso como rechazo al uso de las soluciones limpiadoras de las lentes de contacto.
Se manifiesta con enrojecimiento de la zona blanca del ojo (de la conjuntiva), lagrimeos, aparición de legañas, párpados hinchados, ardor, quemazón o comezón y, a veces, sensación de tener arena alojada en los ojos, visión borrosa. Cuando la conjuntivitis es de tipo infeccioso, puede acompañarse de un pus que pega los párpados durante el sueño.
Existen diversos tipos de conjuntivitis y su tratamiento cambia en cada uno de ellos. La mayoría de los casos se deben a infecciones virales o bacterianas, pero otros son consecuencia de algún tipo de alergia, de la presencia de cuerpos extraños (entre ellos lentes de contacto) o de la exposición a sustancias irritantes como contaminantes ambientales, cloro o cosméticos. Entre los recién nacidos puede darse el caso de una conjuntivitis debida a obstrucción de los conductos lagrimales. La conjuntivitis rara vez es un síntoma de un trastorno ocular grave.
Puede presentarse a cualquier edad, pero es más frecuente en niños por su costumbre de tocarse los ojos y los párpados y la gran capacidad infectiva de los virus y las bacterias que causan conjuntivitis.
Puede tener causas diversas: infecciones víricas o bacterianas, alergias o también puede tratarse, a nivel energético, de un mal funcionamiento del hígado o la vesícula biliar.
En función de las causas existen diferentes tipos de conjuntivitis: las más frecuentes son la conjuntivitis catarral y la primaveral

• Conjuntivitis catarral.- Se reconoce fácilmente por sus síntomas, esto es, la irritación que suele afectar a ambos ojos o la sensación de que ha entrado un cuerpo extraño en el saco conjuntival, acompañados de ardor y picor muy molesto y fototropia (molestia a la luz). Los ojos presentan un aspecto enrojecido y por las mañanas están legañosos.
Este tipo de conjuntivitis es muy contagiosa, por lo que se deben extremar las normas higiénicas. El tratamiento consiste principalmente en la aplicación de compresas y en las irrigaciones y lavados frecuentes de la superficie conjuntival con infusiones de pétalos de rosa, manzanilla o eufrasia.
• Conjuntivitis primaveral.- Esta afección de origen alérgico se manifiesta en primavera, pero también en verano. Se trata de una hipersensibilidad a sustancias como el polen, la caspa y el pelo de los animales. Afecta con mayor facilidad a los jóvenes y a los niños y los síntomas suelen ser ardor, picor, lagrimeo constante y fotofobia. La mejor medida de tratamiento y prevención es evitar el contacto de la persona afectada con el agente responsable, aunque esta actuación resulta un tanto complicada, ya que dicha sustancia puede estar muy extendida, como ocurre en el caso del polvo o del polen.
• Conjuntivitis de piscina.- Se denomina así porque se puede contraer al bañarse en piscinas cuyas aguas están contaminadas por la Clamidia oculo-genitalis, un microorganismo que muestra cualidades propias de virus y de bacterias, y que afecta tanto a la mucosa conjuntiva como a la mucosa de las vías urinarias. Una buena medida preventiva es la utilización de gafas de agua a la hora de tomar el baño. De esta forma se protege a los ojos de otras sustancias irritantes como el cloro. La sintomatología que presenta este tipo de conjuntivitis es muy similar a las anteriores: sensación de picor y ardor en los ojos, guiños e intolerancia a la luz.
• Conjuntivitis simple.- Esta conjuntivitis apenas reviste complicaciones y suele aparecer tras un día de mucho viento o después de un paseo en moto. Se manifiesta como un enrojecimiento en forma de rayas convergentes que van desde la periferia hacia la pupila. El tratamiento es muy simple: basta con aplicar en los ojos un colirio a base de eufrasia, hidrastis y agua de hamamelis, tres veces al día.

TRATAMIENTO HIGIENICO

 Como la conjuntivitis infecciosa se propaga fácilmente por contacto entre las manos y los ojos, la persona infectada debe lavarse las manos con frecuencia y no compartir toallas ni cosméticos.
 Es de gran importancia el lavado de los párpados con jabón neutro y muy especialmente de las pestañas mientras dura el proceso, que por lo general son de 3 a 5 días. De no remitir las molestias espontáneamente se debe consultar al médico oftalmólogo.
 Hay que tener en cuenta el comportamiento general de las mucosas de la garganta, nariz y oídos.
 Un tratamiento interesante es lavar los ojos con leche, preferiblemente con leche materna en el párpado.
 Medidas para prevenir la conjuntivitis:
• Mantenerse apartado del pasto cortado, ambientes contaminados, sustancias químicas o cualquier agente que irrite los ojos. (agentes ambientales agresivos, luz directa )
• Usar protectores oculares al realizar cualquier actividad en que se desprendan sustancias de metal, madera u otros materiales.
• No compartir toallas ni cosméticos, ni usar los ajenos.
• Desobstruir los conductos lagrimales de los recién nacidos con un suave masaje en los párpados inferiores, junto a la nariz.
• No cubrir los ojos irritados con parches, pues si hubiera infección se propagaría.
• No usar gotas ni lavados para los ojos con demasiada frecuencia, ya que pueden causar irritación.
• Si se contrae una conjuntivitis, lavarse muy bien las manos antes y después de tocarse los ojos.
• Puede aliviar mucho la aplicación de rodajas de patata en los ojos.

FITOTERAPIA

Se prescribe lavar los ojos con una decocción de caléndula (conjuntivitis con dolor), flor de sauco, manzanilla, hierba pajarera, Eufrasia o llantén, o bien aplicar compresas que contengan una infusión de cualquiera de estas plantas. Hay que tratar cada ojo por separado para no propagar la infección, y no hacerlo más de tres veces al día para evitar que se irriten.

Si se trata de una problemática infecciosa, en la que la persona se despierta con el ojo pegado y lleno de pus o cierta costrilla, en cuyo caso se puede intentar el tratamiento con plantas ricas en aceites esenciales, como el tomillo.

Mas frecuente es la conjuntivitis no infecciosa, para la que se recomienda en primer lugar la eufrasia.

• La Eufrasia.- Es la gran alternativa natural para el cuidado de los ojos y los párpados. La eufrasia es una de las hierbas mejor dotadas para librarse de la conjuntivitis. Reduce la inflamación y combate las infecciones alérgicas tanto en los ojos como en las fosas nasales y los oídos. Por ello resulta muy útil para sanar conjuntivitis leves, catarros, hemorragias nasales y otitis. .
A falta de esta planta, tisanas de flores de saúco o manzanilla pueden ser muy útiles para aliviar el picor y la molestia.

• Otras plantas : Cola de caballo; Equinacea.- Conjuntivitis vírica ; Aciano; Cineraria (conjuntivitis subaguda); Malva; Nogal

 Lavado ocular con una infusión de manzanilla o eufrasia en la que disolvemos una pizca de sal y unas gotas de limón.

• Lavado con tintura madre de Eufrasia.- Se recomienda lavar los ojos tres veces al día con una disolución de tintura madre de Euphrasia en 10 partes de agua hervida o destilada. Se añade una gota de tintura de eufrasia en medio vaso de agua (mejor hervida y enfriada). Puede aplicarse como baño ocular o con gotero. Si baña el ojo con un algodón empapado en esta solución y presiona suavemente pero con firmeza sobre el párpado abierto, entrará algo de líquido.

• Lavados con agua de manzanilla o, mejor aún, con agua de flores de saúco, bien filtrada, para evitar la presencia de pólenes que podrían agravar el problema. Si no surte efecto, se puede utilizar plantas astringentes, como eufrasia o hamamelis (esta última se puede conseguir en farmacias como agua de hamamelis), que frenan la secreción líquida y evitan el enrojecimiento.

• Colirio para los ojos: Vertemos una cucharada de postre de eufrasia en ¼ de litro de agua hirviendo. Dejamos reposar y cuando la infusión ha adquirido una temperatura soportable, efectuamos un baño de ojos, preferentemente con la ayuda de un lavaojos, tres veces al día. Es indispensable utilizar una infusión nueva cada vez para evitar posibles infecciones, o bien evitar el contacto directo del lavaojos y la tetera.

• Baño contra la conjuntivitis.- Valido también para la inflamación de los párpados (blefaritis). Se prepara haciendo una infusión a partes iguales de sumidades de eufrasia y rabo de gato, flores de abrotano hembra y raíz de malvavisco, junto a la mitad de semillas de zaragatona. Antes de aplicar, limpiamos bien los párpados con una gasa, y efectuamos baños con la ayuda de un lavaojos, parpadeando de vez en cuando.

HIDROTERAPIA

También son aconsejables los vahos e inhalaciones, que favorecen la función de eliminación de las mucosas del cuerpo, especialmente de la garganta, nariz y oído.

• Baños de miel.- Se hierve una cucharadita de miel en 150 ml de agua durante 5 minutos. Una vez tibia se empapan gasas y se aplican sobre los ojos.
• Lavados de manzanilla.- SE hace una infusión de 35 g. de flores de manzanilla en un litro de agua. Se deja entibiar la infusión y se lavan los ojos con ella. También se pueden aplicar compresas empapadas.
• Baños de pétalos de rosas.- Se hierven durante 1º minutos 50 gr. de pétalos de rosas rojas en un litro de agua. Cuando la infusión esté tibia se lavan los ojos, varias veces al día.

BIOSALES DE SCHÜESSLER

• Ferrum phosphoricum, tomar 5 tabletas con una potencia decimal de 6, disueltas en agua caliente, cuatro veces al día. En primera fase de la inflamación, es decir, en inflamaciones primitivas.
• Natrum phosphoricum
• Calcarea sulphurica, si hay úlcera en la córnea. Inflamación ocular con secreción espesa amarillenta.

OLIGOELEMENTOS

Esa inflamación de la conjuntiva se encuentra, si es aguda y de origen alérgico, en el síndrome hiperreactivo. Si es crónica y/o repetitiva la encontramos en el síndrome hiporeactivo.

 Conjuntivitis alérgica crónica:
• Mn 1 amp. semanal, durante 2 meses. El manganeso es el oligoelemento catalizador que regulariza el síndrome hiperreactivo o diatesis alérgica; tiene una acción desensibilizante y es un oxidoreductor de primer plano.
• S 6 amp. semanales, durante 2 meses. El azufre es un buen complementario del manganeso en los estados alérgicos y/o artríticos.
• Cu 3 amp. diarias durante 8 – 10 días. El cobre nos interesa aquí por su acción sobre la inflamación, aún más si existe un componente vírico.

 Conjuntivitis crónica.
• Mn-Cu 1 amp. diaria durante 1 mes. El complejo sinérgico manganeso-cobre corresponde al síndrome hiporeactivo al cual pertenece esa patología menos “ruidosa” que la precedente.
• S 1 amp. diaria durante 1 mes como complementario de la anterior.

Pasado ese tiempo alternan ambos durante 2-3 meses.

Durante las fases de reactivación (agudas) considerar la posibilidad de dar Cu durante 8 a 10 días con el fin de controlar la reacción inflamatoria.

Otro tratamiento
Tomar mañana y noche alternando, una dosis de Cu y S los lunes, miércoles y viernes; Cu-Au-Ag los martes, jueves y sábados.

Conjuntivitis alérgica: Mn
Conjuntivitis crónica: Mn-Cu, Cu-Au-Ag

HOMEOPATIA

• Aconitum napellus, para etapa inicial de la enfermedad, acompañada de lagrimeo por exposición al frío, al viento o a la luz.
• Apis mellifica si hay dolor punzante, comezón, ampollas en la zona blanca del ojo y pus. Conjuntivitis con edema palpebral.
• Euphrasia officinalis si los ojos arden y lagrimean constantemente, causando parpadeo e hipersensibilidad a la luz brillante.
• Mercurius corrosivus para la conjuntivitis con pus y párpados pelados.
• Mercurius solubilis (9 ch)
• Pulsatilla nigricans si existe una secreción espesa y amarillenta, comezón, ardor y propensión a los orzuelos.
• Arsenicum album cuando los ojos están calientes y lagrimean.
• Rhus toxicodendron
• Staphysaagria

VITAMINAS Y MINERALES

La vitamina A es aconsejable para prevenir y combatir muchas afecciones oculares, pero debe tomarse bajo vigilancia médica, ya que su administración excesiva o prolongada puede resultar tóxica, es preferible tomarla en combinación con vitaminas D y E, si exceder un total de entre 5000 y 10000 UI al día. Algunos terapeutas recomiendan también las vitaminas B2, B3, B6 y C. El betacaroteno (2 mg/Kg de peso) en dosis fraccionadas a lo largo del día acelera la recuperación.

DIETETICA

Dar una dieta rica en frutas o complementar en vitamina C. Las relaciones del Cobre (como oligoelemento) con la acidoascorbico oxidasa nos sugiere la asociación de este metal con la vitamina C en todos los procesos infecciosos agudos para favorecer el buen funcionamiento de las autodefensas así como la constitución de anticuerpos circulantes.

Tomar alimentos ricos en vitamina A: zanahorias, perejil etc. Asimismo, conviene beber muchos líquidos, para facilitar las secreciones

PRODUCTOS COMERCIALES

Soria Natural: Tomar 5 gotas tres veces al día (De/Co/Ce) de COMPOSOR 8 – ECHINA COMPEX. Complementando el tratamiento con la toma de 6 comprimidos al día de Vitamina A y 3 comprimidos al día de Vitasor 3: Regenerador hepático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada