viernes, 22 de mayo de 2009

FORÚNCULOS

FORÚNCULOS
Definición

Los forúnculos son pequeñas protuberancias enrojecidas y llenas de pus que se forman en la piel como consecuencia de la infección bacteriana de un folículo piloso o de una glándula pilosebácea (glán-dulas productoras de sebo que se encuentran en la raíz de cada pelo), es decir, la minúscula cavidad de la que nace cada pelo. Un furúnculo es una infección localizada del tejido cutáneo y subcutáneo. Suele em-pezar alrededor de un folículo piloso y se convierte en un absceso solitario. Esta infección estafilocócica afecta a todo el folículo pilosebáceo y al tejido que le rodea, formando nódulos inflamatorios perifolicula-res que suelen transformarse en pústulas (contiene pus).
El germen causal suele ser normalmente el estafilococo, que convierte el sebo en pus. Cuando las bacterias (casi siempre estafilococos) penetran en el folículo, los glóbulos blancos acuden a combatirlas, y sus restos, juntos con otros desechos, constituyen el pus. A medida que éste se acumula, el forúnculo aflo-ra, y acaba por supurar al cabo de una o dos semanas de su aparición, drena en la superficie más próxima a través de un único trayecto. Puede ser externo hacia la piel o interno hacia los intestinos, los pulmones etc.. Si se infectan varios folículos a la vez, dan lugar a un grupo de furúnculos denominados ántrax. El antrax es una agrupación de forúnculos con diseminación subcutánea de la infección. Origina supuración, cura lentamente y deja cicatriz.
En ambos casos se trata de abscesos externos, que afectan principalmente las zonas vellosas de la piel o bien, las que se rozan con frecuencia. Otro tipo de absceso es el que se desarrolla en las encías co-mo consecuencia de una caries desatendida.
La forunculosis es la forma dermatológica caracterizada por la producción de forúnculos múltiples, con tendencia a la recidiva. El forúnculo es una inflamación aguda, al cual subintra un proceso supurativo y necrótico del folículo pilífero, que afecta al tejido subcutáneo. La causa es atribuible al Staffilococco piogeno aureo, que destruye los tejidos afectados, con eliminación de pus y de una masa amarillenta y consistente, llamada “clavo”. Las condiciones que determinan la implantación microbiana son numerosas, y pueden ser de tipo mecánico (frotamientos, rascamientos) o de otro género (disfunciones hormonales, dispepsias, distrofias). La formación de furúnculos es más común en las personas debilitadas por una ma-la alimentación y entre las que padecen diabetes. Favorecen su desarrollo algunas enfermedades (diabetes, infecciones, etc.) así como la suciedad, el roce continuo y la irritación. En todos los casos cabe que se produzca una disminución de las defensas orgánicas locales o generales.
Se caracteriza por una inflamación localizada de la zona afectada, enrojecimiento de la piel, calor y dolor. Puede llegar a afectar al estado general (fiebre, cefalea, malestar general).
El absceso es un término más abarcante, que se refiere a cualquier acumulación de pus en una cavidad formada por la desintegración de los tejidos. Puede decirse que el furúnculo es un tipo especial de absceso.
Sólo es posible abrir los furúnculos con lanceta y bajo supervisión médica.
Cualquier furúnculo alrededor del ano requiere tratamiento médico inmediato. Tienen mayor tendencia a drenar hacia dentro, lo que genera un trayecto por el que las heces y las bacterias relacionadas pueden entrar en el furúnculo o el absceso.
Aunque los furúnculos casi nunca tienen consecuencias, pueden tenerlas si se exprimen: la infec-ción podría extenderse y el pus entrar en el torrente sanguíneo (lo que se manifestaría con fiebre y debili-dad general). Además, todo furúnculo que cause intenso dolor, no aflore a la superficie de la piel o no acabe por supurar, así como un ántrax de cualquier tipo, requieren atención médica.

ADVERTENCIA: Como el pus de los furúnculos es sumamente infeccioso, hay que practicar una higiene escrupulosa si se tiene uno: lavarse perfectamente las manos antes de tocar alimentos y no compartir las toallas propias ni usar las ajenas.

Remedios populares: Se emplean cataplasmas de caolín o de sales de Epson para hacer que madure el fu-rúnculo, y de magnesio para favorecer la supuración. Otra posibilidad es remojar una rebanada de pan blanco en agua o leche hervida, envolverla en gasa, escurrirla y aplicarla caliente sobre el furúnculo.


TRATAMIENTO HIGIENICO

 En caso de que se presenten frecuentemente, vigilar la posible existencia de una di-abetes, alteraciones hormonales, etc.
 Jamás de debe manipular un forúnculo. Se darán toques con extracto de propóleo.
 Tomar Jugo de Chucrut (Lacticol)
 Lavados de sangre (Cajón de vapor)
 Lavados intestinales. Ejercicio físico y respiratorios.

HIDROTERAPIA

Para sacar los furúnculos, aplique compresas calientes y frías alternativamente. Las compresas de pan integral y avena pueden tener efectos muy beneficiosos.

Cataplasmas de frenogreco (alholvas). ES emoliente (reblandece o ablanda). Va bien en procesos inflamatorios locales y en formación de pus. Sirve para la “madura-ción” de todo tipo de forúnculos (aceleración de su proceso evolutivo) accesos u otros acúmulos de pus.

FITOTERAPIA

La fitoterapia aporta plantas cicatrizantes y antisépticas, capaces además de ma-durar los furúnculos y abscesos, con lo que el pus sale al exterior, y los tejidos se rege-neran.

 La col cura abscesos y heridas infectadas. Se aplican en cataplasmas de hojas ma-chacadas crudas o hervidas. Las hojas de col cruda se calientan con una plancha y se aplican sobre la piel a modo de apósito o cataplasma. Su acción es cicatrizante y vulneraria.
 La Yuca madura furúnculos, granos infectados y abscesos. Se usa en cataplasmas calientes de la harina mezclada con jugo de limón.
 La Alholva. Emoliente. En cataplasmas se le llama frenogreco. Ayuda a todo lo que son forúnculos, quistes abscesos, granos o flemones. Atrae el pus al exterior. Favo-rece el drenaje por reblandecer la zona y limpieza de la piel. Se hace cataplasmas con la harina de las semillas. Decocción con 100 gr. de semillas trituradas ( o de ha-rina) por litro de agua. Dejar hervir durante un cuarto de hora. Se aplican en forma de cataplasmas sobre la zona afectada. Se aplican calientes para abscesos y fo-rúnculos para que reblandezcan la zona.
También se tritura una cucharadita de semillas, se envuelve en papel de aluminio y se hierven durante 10 minutos en una taza de agua; luego se escurren, se ponen en un trozo de gasa y se aplican al furúnculo sujetando la gasa con tela adhesiva. Es posible sustituir la alholva por una rebanada de cebolla horneada y caliente o de li-món crudo.
 Lino.- Antiinflamatoria y emoliente. Se usa en cataplasmas y en caso de eccemas, forúnculos.
 La Cincoenrama es antiséptica y cicatrizante, facilita la maduración de los furúncu-los y espinillas. Se aplican compresas calientes con la decocción de la raíz sobre la zona afectada, que se renuevan cada 2-3 horas. Facilita su maduración y la elimina-ción de las sustancias de desecho que puedan contener. También se puede aplicar en forma de loción, mojando la piel a menudo con el líquido de la decocción.
 La Zarza cura y cicatriza los furúnculos y úlceras de la piel. Se aplican compresas con la decocción o cataplasmas con hojas machacadas en mortero. Ayudan a curar y cicatrizar.
 Milenrama es cicatrizante, antiséptica, vulneraria. Es eficaz en el tratamiento de fu-rúnculos e infecciones de la piel. Se hacen cataplasmas con la planta machacada en una sartén.
 Zurrón acelera la maduración de abscesos y furúnculos. Su propiedad más impor-tante es la emoliente y emoliente en uso externo. Sus hojas se aplican en cataplas-mas , o incluso directamente sobre los abscesos (acelera su maduración) y furúncu-los. Para la realización de las cataplasmas las hojas se pueden aplicar directamente sobre la piel afectada, o bien machacadas en cataplasma, sujetándolas con una venda y renovándolas cada 2-3 horas.
 Higuera favorece la curación de abscesos y heridas infectadas, cicatrizante. Aplica-dos externamente en forma de cataplasma, los higos son resolutivos (favorecen la maduración de abscesos e inflamaciones) y cicatrizantes. Para la realización de la cataplasma se trituran un puñado de higos frescos, o de higos secos puestos en re-mojo, y con la pasta resultante se prepara una cataplasma, que se aplica envuelta en un lienzo de algodón sobre la zona afectada. Dejarla durante el día, y retirarla por la noche lavando bien la piel. También puede aplicarse directamente un higo abierto por la mitad.
 La azucena. Se hacen cataplasmas con los bulbos hervidos en agua y machacados. Para hacer madurar los abscesos y furúnculos. Para las cataplasmas se cuecen 100-200 g. de bulbos durante 10-15 minutos. Después de machacarlos, se colocan sobre un lienzo de algodón y se aplican calientes, sobre la zona afectada durante 15-30 minutos. Esta cataplasma se puede aplicar 2 o 3 veces diarias hasta conseguir la ma-duración del absceso o forúnculo.

Se recomienda la aplicación de crema de árnica.

Según la tradición herbolaria, los furúnculos son manifestaciones de impurezas in-ternas que conviene eliminar con infusiones depurativas de agracejo, bardana, equiná-cea, hidrastis o acedera. En cualquier caso se emplea una cucharadita de la hierba por cada taza de agua hirviendo, y se toma una cucharada del remedio cada dos o tres horas.

Como supurativo y cicatrizante se recomienda preparar una pasta con corteza de olmo rojo pulverizada y agua caliente, y aplicarla en forma de empasto durante varios días.

SUPLEMENTOS DIETETICOS

 Jalea Real.- antimicrobianao (para forunculosis)
 Levadura viva de cerveza, para forunculosis.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

 Silicea. Como antiinfeccioso frena la supuración. Es una de las sales de la piel, indi-cada en granos, fístulas, úlceras, impétigo, abscesos, herpes, furúnculos, inflamación y supuración en glándulas sebáceas. Saca al exterior las exudaciones purulentas y madura los abcesos.

 Calcarea sulphurica. Forúnculos con supuración. Su carencia implica que los de-sechos orgánicos no se eliminan con la debida rapidez originando supuraciones en forma de absceso Contribuye a eliminar los corpúsculos sanguíneos deteriorados y actúa sobre los procesos infecciosos en la etapa de formación de la supuración. Tie-ne probada eficacia en las supuraciones prolongadas e intermitentes. Los abscesos son fluyentes, con irritación en los orificios de salida del pus, amarillento, espeso y grumoso. Las secreciones son irritantes. Se emplea en todos los procesos supurati-vos y abscesos abiertos cualquiera que sea el lugar de localización: abscesos doloro-sos perianales, carbuncos purulentos, sabañones supurantes, forúnculos, ántrax, pús-tulas, costra láctea. Se alternará con Silicea desde el momento en que el pus se vuel-va más claro.

 Calcarea fluorica.- Forúnculos de las mandíbulas, en las encías e inflamación a los largo de la mandíbula. Los labios pueden partirse, presentando pequeñas llagas en la comisura.

También se dice que el uso de ferrum phosphoricum y kalium muriaticum du-rante las primeras etapas previene la inflamación de la piel y la formación de pus. En caso contrario, si la supuración persiste y la lesión tarda en sanar, se utiliza cal-carea sulphurica

OLIGOELEMENTOS

 Cobre-Oro-Plata (diario)
 Tomar todos los días, mañana y noche durante 10 días, una dosis de Cobre
 Tomar por la mañana una dosis de : Magnesio: los lunes, miércoles y viernes y Manganeso-Cobre: los miércoles y domingos.


La forunculosis con su astenia global y su tendencia a la ansiodepresión, conco-mitantes de las lesiones cutáneas, esta estafilococcía cutánea crónica recidivante perte-nece al síndrome anérgico.

• Cu-Au-Ag 3 dosis semanales durante 3 a 6 meses.
• Zn-Ni-Co 3 amp. semanales durante 3 a 6 meses. Será útil en caso de una persona diabética, lo que es bastante frecuente en esa patología.


La oligoterapia, reconociendo como base del fenómeno patológico un estado anérgi-co, a menudo también evidenciado por otros signos de esta Diátesis (astenia y de-presión), propone el Cobre-Oro-Plata durante largos períodos, incluso después de la remisión de la sintomatología.

Tratamiento aconsejado:

 Cobre-Oro-Plata, 1 dosis al día durante una semana, y proseguir después con 1 dosis, 3 veces a la semana, hasta la resolución clínica.
Continuar con 1-2 dosis a la semana durante algunos meses.

HOMEOPATIA

 Hepar sulphuris calcarium 6, se toman 4 píldoras cada hora, es uno de los raros remedios para una afección general. Para ayudar a que madure el furúnculo.
 Silica para hacerlo supurar una vez que se revierta.

DIETETICA

La principal medida preventiva consiste en adoptar una dieta de alimentos ente-ros. Como tratamiento se prescribe un régimen depurativo a base de frutas y verduras crudas durante los primeros dos a siete días desde la aparición del furúnculo. Se reco-mienda, además, poner especial atención al aseo personal y al cuidado de la piel.

Usualmente los furúnculos y abscesos son signos externos de desperdicios tóxi-cos internos. Mantener la zona limpia y asegurarnos de que nuestra dieta sea la correcta, con muchas frutas y verduras frescas, crudas y pan integral. Se puede utiliza la pulpa de papaya como emplasto externo o, si no, miel pura.

ZUMOTERAPIA

Se pueden utilizar uno o dos de los zumos siguientes:
 2 zanahorias; 2 remolachas; 1 diente de ajo
 1 cebolla; 425 g de berza
 150 g de berros; hojas de ortiga; 275 g de berza
 1 diente de ajo; 1 cebolla; 2 remolachas.

PRODUCTOS COMERCIALES

SORIA NATURAL
Uso interno
 Natusor 4 Depulan: Tres infusiones al día añadiendo en cada toma 15 gotas de Composor 19 DEPULAN.
 Fensatin.- Como complemento se recomienda la toma de 6 cápsulas al día reparti-das en tres tomas.
Uso externo
 Extracto de Propóleo
 Cataplasma de Emplafor.

2 comentarios:

  1. Es la 10 vez que vuelvo a tener el mismo absceso en la zona vulvo-perineal y ya no se que hacer ... cada vez es de mayor tamaño y mucho mas doloroso. Ayudadme por favor

    ResponderEliminar