martes, 19 de mayo de 2009

ALERGIAS

ALERGIAS

Definición

Estado de hipersensibilidad adquirido por la exposición a un alergeno particular, la reexposición demuestra una capacidad alterada para reaccionar. El organismo responde a algún factor al cual es anormalmente sensible, como el polen, el polvo, el pelo de ciertos animales y alimentos como los mariscos, el huevo y el chocolate, para nombrar sólo algunos alergenos. Si una persona es alérgica, ingerir, inhalar o sencillamente tocar algunas partículas de una alergeno provocará que su organismo se defienda segregando anticuerpos, sustancias proteínicas cuya función es neutralizar los alergenos y otros antígenos.

La batalla que se desencadena entre anticuerpos y alergenos hace que las células liberen histamina y otras sustancias, las cuales provocan los desagradables síntomas alérgicos. Los médicos emplean ciertos fármacos llamados antihistamínicos para contrarrestar dichos síntomas.

Las causas pueden ser diversas:

• Alergia al ambiente: El polen, moho, el polvo, los ácaros, el pelo de algunos animales, las plumas de aves, ciertas plantas y diversos contaminantes químicos e industriales provocan reacciones alérgicas como lagrimeo y comezón en los ojos, dolor de cabeza, granos e irritación de la piel, tos, estornudos, respiración silbante, asma, fiebre del heno o rinitis alérgica y eccema.
(Ver “La primavera y las alergias”. Rev Fitomédica Nº 6 pág 28-33. )
En torno a la fiebre del heno ver artículo “La fiebre del heno, una forma de catarro alérgico” Rev. Fitomédica nº 22 pág 56-63.

• Alergia alimentaria.- Casi todos los alimentos pueden causar reacciones alérgicas como náuseas, vómitos y diarreas. Los alergenos más comunes son leche, queso y otros productos lácteos, huevo, frutos secos, pescado y mariscos, harinas, chocolate y colorantes artificiales. Algunos bebés alérgicos a las proteínas de la leche sufren gases intestinales, estreñimiento y diarrea y en ocasiones desarrollan asma y eccema. La enfermedad celiaca es una reacción de intolerancia a cierta proteína del trigo (el gluten) y alimentos como el chocolate, el queso y el vino tinto a veces desencadenan accesos de migraña.

Existen una serie de alimentos generalmente asociados a la alergia: trigo, leche, chocolate, frutos secos, cacahuetes, bebidas alcohólicas, colores y sabores artificiales, glutamato monosódico (potenciador de sabor), huevos, queso, cerdo, colas, salicilatos, sulfitos (presentes en la fruta fresca). Menos frecuentes: fresas, centeno, frutas cítricas, tomates, pescado, marisco, nitratos, mango, kiwi, carne de vacuno. Las alergias alimentarias sobre todo por su vía de entrada interna, producen reacciones alérgicas más generales, afectando especialmente al sistema gastrointestinal, nervioso, respiratorio y de la piel. Entre las sustancias químicas que producen alergia, son importantes lo aditivos que se añaden a los alimentos (saborizantes, edulcorantes, colorantes, conservantes, finalizantes, etc..) pueden crear hipersensibilidades. Los aerosoles, resinas, hidrocarburos del petróleo, pesticidas y hasta el humo del tabaco inciden en provocar una reacción alérgica. Ver artículo “Alergias a los alimentos, guía para conocerlas y evitarlas” de CuerpoMente Nº 108 pág 24-29.

• Alimentaria gastrointestinal.- alergia que se manifiesta habitualmente por una reacción cutánea, en la que los antígenos ingeridos abarcan tanto los alimentos como los fármacos.
• Bacteriana.- Hipersensibilidad específica a un antígeno bacteriano particular.
• Bronquial.- Asma
• Por contacto.- Dermatitis
• Física.- en que el paciente es sensible a los efectos de los agentes físicos: calor, frío, luz.
• Al frío.- Proceso que se manifiesta por reacciones locales y sistémicas, mediado por la histamina, que se libera a partir de los mastocitos y basófilos como resultado de la exposición al frío.
• Latente.- Alergia que no se manifiesta por síntomas pero que puede descubrirse al emplear pruebas.
• Medicamentosa.- Reacción alérgica debida a una sensibilidad excesiva a un fármaco.
• Otros factores: El número de alergenos potenciales es casi infinito: jabones, perfumes, detergentes, tintas, picaduras de insectos, serrín, partículas de niquel y otros metales, antibióticos, cosméticos.

Las alergias alimentarias provocan un aumento del ritmo del corazón, y por ello del pulso. Un aumento de más de 12-14 latidos por minuto sobre el ritmo normal puede indicar una posible reacción alérgica si se presenta después de la introducción de un alimento nuevo. Por este motivo es conveniente apuntar el ritmo del pulso antes de la comida, tras cinco minutos de ésta y cada cuarto de hora hasta completar una hora de observación.

 Rev. CuerpoMente nº96 artículo “Adios a las alergias. Las mejores terapias naturales” ofrece amplia información.
 Rev. Vital nº 37 artículo: “Alergias. Un insólito tren de síntomas”.

PSICOSOMATICA

Las alergias no son únicamente un problema de respuesta inmunitaria. También hay un factor genético, ya que la predisposición alérgica es hereditaria, y razones psíquicas. El inmunitario es un sistema vinculado a la mente y al cuerpo. La prueba es que una persona que se sabe alérgica a las rosas puede sufrir un ataque de estornudos ante una flor de plástico.

Así mismo, se ha comprobado que existe una relación entre ciertas características de la personalidad y la propensión a padecer alérgias. Muchos alérgicos son desconfiados e inseguros, más allá de lo común. En este aspecto, la relación con las padres parece desempeñar un papel importante: un buen número de alérgicos, especialmente los asmáticos, tienen una fuerte dependencia de la madre, temen perder su afecto y, en general, ser ignorados o poco queridos por los demás. Se podría decir, aunque sin generalizar, que el alérgico tiene miedo a la vida, es significativo que reaccione ante el polen, expresión de fecundidad en la naturaleza. El hecho de que algunos alérgicos les cueste expresar su sexualidad confirma esta idea.

Todas estas características psíquicas se asocian a la reacción inmunitaria hipersensible haca el entorno. Por lo tanto, reconocer esos problemas favorece la curación.

TRATAMIENTO HIGIENICO.

Ver tratamiento de la Rinitis alérgica

• Hay que tratar de hallar la causa de los síntomas.- Estornudar al sacudir los muebles o las cortinas puede ser señal de alergia al polvo, en tanto que la aparición de ronchas en el cuello o las muñecas puede indicar reacción alérgica a algún perfume.
• Hay que tratar de identificar el alergeno, procurar evitarlo y, si esto no es posible, combatir los síntomas.
• Es bueno seguir una cura desintoxicante durante un día, toma únicamente zumos de frutas y verduras, sin alimentos sólidos.
• Se debe procurar no exponerse demasiado al estrés y la ansiedad pues estos factores aumentan la frecuencia e intensidad de las reacciones alérgicas. A nivel psicológico es importante evitar las situaciones de estrés y aprender a relajarse, se sabe que los altos niveles de tensión emocional pueden precipitar episodios alérgicos en forma de eczemas o crisis asmáticas, especialmente cuando el sistema inmunitario se encuentra debilitado. Las técnicas de control de estrés están indicadas cuando la ansiedad parece ser un desencadenante de los síntomas. Sin embargo, para descubrir y superar las conflictos emocionales de fondo conviene realizar una terapia psicológica con un profesional. Una técnica interesante para realizar en solitario consiste en visualizar, con las imágenes que a uno se le ocurran, el proceso completo de la alergia, incluyendo todos los factores: la presencia del alérgeno, la reacción exagerada del sistema inmunitario, la influencia de las emociones. Tras asumir que se puede lograr el propio bienestar, el objetivo es modelar el comportamiento inmunitario y controlar la respuesta del cuerpo a partir de la comprensión del problema.
• Mejorar el estado de salud general es una excelente medida preventiva, hay que llevar una dieta bien equilibrada, descansar y tratar de relajarse. Comer bien, reposar y no descuidarse ayudan a reducir los efectos de la reacción alérgica.
• No conviene dar por sentado que los síntomas se deben a una alergia, pues a veces son señal de otro tipo de afección; por ejemplo, la aparición de ronchas durante un tratamiento de penicilina puede ser consecuencia de la propia enfermedad y no una reacción alérgica al antibiótico.
• Evitar los fármacos de la medicina alopática, excepto en casos graves, cuando hayan fracasado los tratamientos alternativos. Los remedios ortodoxos como los antihistamínicos, bloquean los intentos de autocuración del organismo.
• Debe realizarse una prueba de alergia alimentaria y eliminar de la dieta todos los alimentos provocan reacciones intensas.
• Haga todo lo posible para evitar los alergenos causantes de problemas. Analice exhaustivamente los tejidos de las ropas utilizadas, los metales como el niquel, los productos de aerosol y los cosméticos que deberían evitarse.
• Beber agua con sal frena los síntomas alérgicos.
• Reduce el consumo de lácteos, pues favorecen la producción de mucosidad,
• Algunas terapias como el yoga o la natación pueden ser un buen complemento de otras terapias
• En los viajes en coche hay que procurar llevar las ventanillas cerradas, sobre todo los días de mayor concentración polínica.
• Pulverizar la casa con agua, así el polen suspendido en el aire se mezclará con las gotas de agua y caerá al suelo.
• Hay que procurar no salir a la calle cuando hace mucho viento.
• Utilizar gafas de sol al salir de casa.
• Beber 2 litros de agua al día: se diluirán los alérgenos y se reducirá la respuesta.
• Los ambientes húmedos impiden la polinosis, por ello debe mantener frescos la nariz y los ojos.

FITOTERAPIA

Ver fitoterapia de la rinitis alérgica.

• En infusión o en cápsulas: Extracto seco de Sol de Oro, Pensamiento, Fumaria, Bardana y Diente de león
• A nivel cutáneo, aplíquese una crema a base de Ánica, Caléndula y/o Hidrocotile, con el fin de reducir la inflamación.
• Para los episodios agudos de rinitis, se recomienda la aplicación local de gotas de Eufrasia y Ginkgo biloba en tintura madre disuelta en suero fisiológico (relación de 2 gotas de cada tintura madre por cada c.c. de suero fisiológico).

Ciertas plantas medicinales tienen una acción antiinflamatoria y antialérgica parecida la de los medicamentos clásicos utilizados comunmente, que se denominan antihistamínicos (frenan la secreción o actuación de los mediadores de la anafilaxia). Entre estas plantas se puede destacar: el grosellero negro, fumaria, llantén, pensamiento, helicriso, énula, manzanilla dulce, celidonia, agrimonia, grindelia, ajedrea.

• Fumaria.- Se utiliza la parte aérea. Tiene propiedades antihistamínicas, antiasmáticas, antiarrítmicas y antiinflamatorias. Contiene sales de potasio con acción antiespasmófica sobre la vía biliar. Es un buen depurativo y antitóxico. Se utiliza principalmente en alergias, eczemas cutáneos, ictericia y digestiones difíciles.
• Ortiga. Una infusión de esta planta aumenta la resisitencia del organismo. También es útil en caso de urticaria, infusión sobre la piel, crema de Urtica urens o bien el remedio homeopático.
• Ajo: purifica la sangre. Alivia la mucosidad excesiva y posee efecyos calmantes, a la vez que ejerce una acción estimulante sobre el sistema inmunitario.
• Llantén.- Tiene acciones importantes a nivel respiratorio, de la piel y el sistema digestivo. Por su efecto antihistamínico, antipruriginoso, antialérgico, antiinflamatorio, astringente, antitusivo, emoliente y cicatrizante. Puede ser útil en uso externo, para picaduras, alergias, herpes, afecciones oculares..., como en uso interno, para bronquitis, asma, tos, afecciones de la boca y la garganta, alteraciones inflamatorias del sistema digestivo (gastritis, úlcera, diarrea).
• Helicriso (se utiliza la sumidad florida).Actúa como eficaz antihistamínico. Tiene acción antialérgica, depurativa hepática y antiinflamatoria. Está indicada en asma, bronquitis, alergias en general, dermatosis, urticaria, eczemas, psoriasis, hepatitis.
• Énula o Helenio. Se utiliza la raíz y el rizoma. Por su contenido en helenina tiene propiedades bactericidas, antivirales, antihelmínticas, antifúngicas. El timol le confiere además propiedades expectorantes, broncodilatadoras y antitusivas. Tiene una acción estimulante global de la hipófisis, que presenta una acción antialérgica marcada a nivel pulmonar.
• Grosellero negro.- Tiene propiedades antialérgicas y carece de efectos secundarios.
• Ginkgo biloba, con las mismas propiedades se extrae la tintura madre.
• Ortiga.- Alivia los síntomas. Se pueden tomar las hojas hervidas o desecadas en ensalada o en infusión, o bien cápsulas de extracto seco, una o dos cada cuatro horas.
• Efedra, tiene acción broncodilatadora. Su principio activo se sintetiza artificialmente y forma parte de medicamentos antiasmáticos. Sin embrago, es mejor tomar la planta entera, ya que, de ese modo, aumenta su eficacia como antiinflamatorio. Es estimulante y si se toma durante un período largo, debe consumirse con regaliz, ginseng, vitamina C, magnesio, cinc, vitamina B6 o ácido pantoténico, para proteger las glándulas suprarrenales.
• Eufrasia, combate la irritación de garganta o nariz y el escozor de ojos.
• Solidago.- Eficaz en casos de mucosidad excesiva.
• Hisopo, calma la inflamación de las mucosas.
• Manzanilla: antiespasmódica y sedante.
• Ginseng en polvo: para los propensos a los ataques como la rinitis,
• Tusílago, excelente expectorante.
• Escutelaria china, posee propiedades antiinflamatorias.
• Grosellero negro, raíz de onagra y ortiga: frenan la reacción alérgica sin producir efectos secundarios.
• Flores de saúco.- descongestionan los senos nasales
• Trébol violeta y milenrama: efectivos en la fiebre del heno y alergia al polvo.
• Equinacea, angélica, borraja y ñame silvestre.- Ayudan a fortalecer el sistema inmunitario.
• Combinación de flor de saúco, gordolobo, hisopo y milenrama.- alivia los síntomas de opresión en el pecho, tos con sibilancias y acumulación de moco.
• Lavados de manzanilla y baños de romero.- Mejoran las alergias de la piel.
• El dong quai o Angélica sinensis, inhibe la producción de los anticuerpos (inmoglobulina E) que están en el origen bioquímico de la reacción alérgica, por lo que puede utilizarse para tratar diferentes tipos de alergias.
• La raíz de regaliz, es un remedio natural que también ha demostrado tener propiedades antialérgicas. Su éxito se basa en la capacidad que tiene para aumentar la vida medio de la hormona antiinflamatoria cortisol, al tiempo que reduce los efectos no deseados en otras zonas

Otras plantas para la alergia: Fenogreco, Regaliz, Tomillo.

Tisana para la alergia: Helicriso o Sol de Oro, capítulos florales + Grosellero negro, hojas + Equinácea + Escaramujo, pericarpio + Ortiga, hojas. La tisana se elabora con 2-3 cucharaditas de la mezcla a partes iguales de estas plantas, y se toma varias veces al día.

Tisanas fuertes para la alergia: Efedra, planta entera +Equinacea, raíz + Corteza de sauce + Gordolobo, tallos floridos + Grosellero negro, hojas. Se añaden de 1 a 3 cucharaditas de la mezcla por taza y contenido se deja en infusión durante un mínimo de 10 minutos, antes de colarla. El contenido en efedra puede provocar alguna reacción de tipo neurovegetativo (la efedrina contenida en ella ejerce una intensa actividad sobre el sistema nervioso vegetativo), mientras que si la tisana sienta mal, habrá que reducir el número de cucharaditas por taza a la mitad. A esta preparación se puede añadir ajo y pimienta al gusto de cada persona. .

Vahos de lavanda: unas gotas de aceite esencial en agua hirviendo descongestionan la nariz.

HIDROTERAPIA

Sauna en alergias porque al sudar se activa el manto ácido. Es depurativa a nivel de la piel.

SUPLEMENTOS DIETETICOS

• Los ácidos grasos esenciales linoleicos, pertenecientes al grupo Omega 6 y Alfa-linolénico, al Omega 3, regulan el sistema inmunológico y mejoran los estadios de asma y alergia. El ácido alfa-linolénico se encuentra en las hojas de los vegetales, en el aceite de soja, de prímula y de pescado; el ácido linoleico, por su lado, se encuentra en los vegetales y el aceite de maíz, girasol, soja, onagra y prímula.

• Aceite de borraja. En alergias y asmas que son producidos por un defecto en la respuesta del sistema inmunológico, con el aceite aumenta la producción de linfocitos T.
Los nutrientes de tipo graso también son esenciales y así, el aceite de onagra y de borraja, ricos en ácido graso gammalinolénico (GLA) así como el aceite de pepitas de uva, forman parte intrínseca del tratamiento.
• Aceite de pescado. Para la inhibición de los procesos desagradables causados por los leucotrienos. Estas sustancias están relacionadas con el asma y la alergia. 1 o 2 g. al día, con alto contenido en EPA y DHA, que poseen propiedades antiinflamatorias y antialérgicas.
• Aceite de germen de trigo. Indicado para reacciones alérgicas.
• Aceites de semillas de onagra y grosellero negro, fuentes de ácidos grasos esenciales, capaces de prevenir alergias en caso de propensión.
• Fermentos lácticos: para prevención de reacciones alérgicas. En determinados casos en los que los síntomas principales de la alergia son digestivos, es conveniente tomar, cada dos o tres meses, un suplemento de lactobacilus (en forma de polvo de Lactobacilus acidophilus) o en su estado natural (consumiendo alimentos fermentados y yogur con estas cepas si es que la dieta lo permite). El yogur fermentado natural es sin duda el producto lácteo de mejor digestión por parte de las personas alérgicas; además, la introducción de productos lácteos en la dieta es preferible que se efectúe en forma de yogur, en lugar de los quesos. Y es que el proceso de fermentación de la leche reduce la cantidad de sustancias potencialmente productoras de alergia.
• Dolomita: a una dosis diaria de 250 mg a 1 g de calcio diario, y la mitad de magnesio.
• La fibra dietética es de vital importancia en las desintoxicaciones intestinales y un elemento indispensable en caso de estreñimiento. El consumo de cereales integrales permitidos, de agar agar, de frutas y de verduras, se puede suplementar con salvado (que no sea de trigo) o semillas de psillium, lino o zaragatona.
• Polen.- Contiene gran cantidad de betacaroteno y actúa reforzando el sistema inmunológico y previniendo las alergias, a la vez que regenera la capa de mucosa de los bronquios.
• Quercitina.- Este bioflavonoide previene los ataques de fiebre del heno. Este bioflavonoide es el más activo de cuantos se conocen de actividad antialérgica gracias a sus dos principales acciones: la antiinflamatoria que reduce la hinchazón y la antihistamínica que impide los procesos de picor, goteo nasal y lloro de ojos. (comercialmente la vende Solgar). Ver art. Rev. CuerpoMente Nº 115 pág 89.
• Abunda en las cebollas y el té verde, estabiliza las membranas celulares. Su acción es preventiva. Debe tomarse varias semanas antes de la estación de polen y continuar hasta que termine.

BIOSALES DE SCHÜSSLER

• Ferrum phosphoricum, primera fase de la inflamación.

OLIGOELEMENTOS

• Mn............... Alergia alimentaria. Su gran eficacia en el alivio de la alergia permite su utilización en casos de rinitis alérgica, asma, eccema y dermatitis. Los cereales integrales, los frutos secos, verduras y legumbres son ricos en este oligoelemento. La dosis va de 2 a 6 mg al día.

• Co ............... Alergias con carácter espasmódico. El cobre tiene un gran poder antialérgico, activa la formación de anticuerpos y frena el desarrollo de las bacterias y los virus. Las principales fuentes de este oligoelemento son los productos del mar, cereales, frutos secos y soja entre otros. Las necesidades diarias son de 2,5 mg.

Hay ciertos elementos minerales que anulan los estados alérgicos, principalmente el manganeso, el azufre, el fósforo y la asociación manganeso-cobre. Se toman una vez al día, excepto el manganeso que se deberá administrar progresivamente una o dos veces por semana.

El manganeso es quizás el más representativo, ya que corresponde al cuadro clínico típico de las alergias, denominado en oligoterapia como Síndrome Hiperreactivo. Apreciamos pues, un cierto paralelismo de interpretación de la homeopatía y de los oligoelementos en cuanto a la importancia de los medicamentos “de fondo”.

HOMEOPATIA

Las dolencias leves pueden aliviarse con los siguientes remedios: Allium cepa, Sabadilla, Euphrasia, Apis, Urtica urens Arundo, tomados a la potencia 6 cada 2 horas.

• Ver amplio análisis en Rev. Fitomédica Nº 6 pag 31-32.
• Ver Rev. Fitomédica Nº 24 pág 49
• Ver CuerpoMente Nº 96 pág 55.
• Ver CuerpoMente Nº 109 pág 63-67 para tratar con homeopatía una dermatitis congénita, asma, polen y ácaros.
• Ver Vital nº 37 pág 44.

VITAMINAS Y MINERALES

Es necesario potenciar la toma de magnesio, vitamina B, cinc, vitamina A y Vitamina C, ya que contribuyen a impulsar nuestro sistema inmunitario.

• Cinc, 15 mg al día, participa de la conversión de los ácidos grasos en prostaglandinas antiinflamatorias.
• Un complemento vitamínico y mineral que contenga vitaminas C y B5, ácido pantoténico y otras, puede mejorar sensiblemente una reacción alérgica.
• La vitamina C a solas también es un buen suplemento dietético, y será especialmente útil si viene en una presentación biológica, conjuntamente con bioflavonoides naturales, que potencian su acción beneficiosa. Es un antihistamínico natural. Preserva al organismo de las sustancias tóxicas, previene las alergias y resulta de gran ayuda en caso de rinitis alérgica. Se encuentra en los cítricos, las fresas y el kiwi. La dosis diaria recomendada es de 7 mg repartidos en tres tomas.
• La vitamina B5, resulta fundamental para la síntesis de los anticuerpos, pues refuerza el sistema inmunitario y de este modo desempeña un destacado papel en la prevención de la alergia. La jalea real, los productos lácteos, la levadura de cerveza y el pan integral son alimentos ricos en esta vitamina. La recomendación es consumir 7 mg al día en tres tomas.
• La vitamina A y el cinc parecen reducir la reacción alérgica y prevenir las reinfecciones, especialmente en el árbol respiratorio. Otros minerales como el magnesio y el cromo también son de utilidad. Los carotenos, presentes en frutas y hortalizas de color anaranjado, benefician a los tejidos del sistema respiratorio.
• El magnesio que abunda en cereales y hortalizas sin refinar, relaja los bronquios y reduce la respuesta inflamatoria.
• El calcio y el magnesio son dos suplementos que no deberían faltar cuando se presenta una crisis alérgica. Cada uno de ellos por separado (y juntos aún más) reducen la intensidad del fenómeno alérgico, aunque por si solos no logran eliminarlo. La dosis diaria puede ser de 250 mg a 1 g de calcio diario y la mitad de magnesio
• En determinados casos se pueden tomar suplementos de Vitamina B6 y C, así como un aporte de minerales antioxidantes, como por ejemplo el zinc y el selenio. La vitamina B6 aumenta la resistencia del cuerpo a los alérgenos. El selenio reduce la producción de los agentes que provocan síntomas alérgicos (tomar 250 mcg/dia),
• Vitamina C6. Por su gran poder antioxidante y su acción sobre el sistema inmunitario, esta vitamina resulta eficaz en la prevención de la alergia. La encontrarás en cantidades importantes en el germen de trigo, la levadura de cerveza y los cereales integrales. La cantidad diaria recomendada es de 2,5 mg.


DIETETICA


El control de la alimentación se convierte en un elemento imprescindible para reducir los efectos de cualquier proceso alergizante, especialmente si la causa de dicho proceso es justamente un alimento. Entre los consejos generales se recomienda tomar alimentos completos y sin adulterar, diversificar la dieta, hacer una rotación de los alimentos supuestamente alérgicos o evitarlos y seguir un régimen especial durante unos días.

En general, conviene seguir una dieta baja en proteinas, La alergias a la proteína de la leche de vaca es una de las más frecuentes. Si los lácteos no son la causa de la alergia, se puede realizar una dieta de supresión de los alimentos que la provocan con más frecuencia, como huevos, chocolate, pescado azul, marisco, frutos secos (nueces y cacahuetes) o fresas de cultivo químico. En cambio se pueden aumentar las cantidades de arroz integral, avena y todo tipo de verduras y hortalizas, especialmente el ajo y la cebolla.

Consejos dietéticos:
• Elimina los lácteos y derivados de tu dieta, ya que éstos forman mucosidad.
• Elimina los productos de trigo (contienen gluten, proteína especialmente alergizante) y sustitúyelos por arroz o avena.
• Reduce al máximo o elimina las grasas cocidas o fritas. Una cantidad razonable de grasa de origen natural (aceites vírgenes, frutos secos, etc.) proporciona los apartes necesarios de ácidos grasos esenciales.
• Beber una buena cantidad de agua. Te ayudará a realizar la depuración interna. Conviene beber agua libre de cloro.
• Seguir una dieta preferentemente vegetariana
• Disminuir o suprimir los siguientes alimentos: leche, trigo, carnes rojas, azúcar, café, té o alcohol.
• Aumentar la ingesta de aceites vegetales con propiedades antialérgicas y antiinflamatorias, como son los de los frutos secos, y los aceites de semillas de soja, maíz y girasol.
• Evitar la exposición a sulfitos, que son conservantes presentes en ls embutidos, frutos secos y frutas desecadas. Otros aditivos que pueden provocar alergias son el glutamato monosódico (omnipresente en los platos preparados), el edulcorante aspartame, BHA y BHT (hidroxianisol butilado), los colorantes azoicos, los conservantes parabenos (con los prefijos metil-, etil-, propil- o butil- delante) y el ácido benzoico de muchos refrescos.


Los alérgicos que han tomado muchos antibióticos y antiinflamatorios corren el riesgo de que un hongo presente en todas las personas, la cándida (Candida albicans) prolifere en el intestino. Este hongo favorece el síndrome de intestino permeable, que permite la acumulación de sustancias tóxicas. Éstas estimularán respuestas antiinflamatorias y que fácilmente pasan a la linfa y a la sangre. Por eso los médicos naturistas suelen recomendar una dieta de limpieza: tras un ayuno inicial, eliminan o reducen los hidratos de carbono refinados, como el azúcar y la harina blanca, las grasas hidrogenadas y recomiendan productos probióticos, como el yogurd, así como los suplementos de ácido caprilico, ajo y extracto de lapacho.
Nuestro cuerpo necesita unos cuatro días para limpiarse de los alimentos ingeridos anteriormente, por lo que, durante este período, se deberán consumir exclusivamente alimentos frescos, no procesados y a ser posible de cultivo biológico (la reacción alérgica puede ser debida a residuos como colorantes, pesticidas o alergenos del medio ambiente). Para las personas con sistemas digestivos muy sensibles, se prepararán los alimentos en su forma más digerible (sopas, purés, jugos y zumos).

¿Qué se puede comer durante estos cuatro días?

Todo tipo de verduras (excepto cítricos) y verduras (excepto maíz tierno y tomates), arroz integral o blanco, pavo (para los no vegetarianos), pescado blanco (bacalao, lenguado, merluza, rape... nunca pescado azul), almendras, nueces, piñones, pipas de girasol y patatas. La miel es muy apropiada en caso de rinitis alérgica. Con vinagre de manzana en un vaso de agua templada, se previene las alergias o se ayuda a restablecer la salud.
Puesto que no se trata de una dieta para adelgazar, la cantidad de alimento no estará limitada, aunque se recomienda moderación en la comida, muy especialmente si existe sobrepeso.
Durante los cuatro días hay que evitar los alimentos supuestamente alergizantes, pata luego irlos introduciendo uno a uno y paulatinamente, de modo que se pueda observar si se produce una reacción indeseable en las 24 horas siguientes a la ingesta.
Otra forma de detectar si la causa de la alergia es un determinado alimento consiste en consumirlo en abundante cantidad y valorar la reacción a las tres o cuatro horas. Puede ser óptimo practicar este tipo de monodieta tras un ayuno corto, ya que el cuerpo reacciona mejor y de forma sensible. En cualquier caso, si un alimento produce una reacción alérgica, deberá eliminarse de la dieta durante un período de entre cuatro y seis semanas, y posteriormente reintroducirlo otra vez (esto puede ayudar a que se reduzcan los niveles de anticuerpos y a mejorar el estrés inmunológico.
Al dejar de tomar un alimento durante un período de tiempo se reduce la respuesta alérgica frente a él, puesto que la cantidad de anticuerpos presentes para reaccionar disminuye. Por este motivo se recomienda rotar periódicamente los alimentos a ingerir, dejando de comer unos por unos meses, y sustituyéndolos por otros más propios de la temporada.
También es importante anotar en un pequeño cuaderno los alimentos que introducimos cada día en la dieta y las sensaciones o malestares posibles que haya podido provocar. En el cuaderno se apuntará también la frecuencia del pulso.

Ver Artículo: “Las alergias y su relación con los alimentos”. Rev. Fitomédica nº 24 pág 44-50.


ZUMOTERAPIA

La sensibilidad a diversas sustancias, o incluso a la luz del sol, puede dar lugar a condiciones alérgicas. Lo primero que hay que hacer es encontrar la causa y evitar el contacto con ella.

Los zumos siguientes no son soluciones milagrosas, sino fortalecedores generales apropiados:
• 2 zanahorias; 2 remolachas (sólo la raíz)
• 1 alcachofa; 1 trozo de apio.
• 3 zanahorias; 1 trozo de apio
• 2 zanahorias; 1 patata

Se toman al día dos de estas combinaciones.

También:
• 350 ml de zanahorias y 100 ml de apio
• 225 ml de zanahoria y 225 ml de patata.

Los concentrados de diversos bioflavonoides (caroteno, jugo de mirtilos o grosellas, de zanahoria, etc..) parecen incidir en la reducción de los procesos alérgicos. Entre los flavonoides se encuentran los jugos de numerosas frutas y verduras de colores intensos como las moras, mirtilos, groselllas, frambuesas, mango, remolacha, uva, calabaza, boniato, etc.




OTRAS TERAPIAS COMPLEMENTARIAS

AROMATERAPIA

El aceite de Pachuli es antioinflamatorio y puede aliviar los síntomas de alergia, sobre todo las congestiones y obstrucciones nasales, estornudos y secreción acuosa.
Como medida preventiva, es conveniente estimular el sistema inmunitario: los aceites de ajo, manzanilla y geranio, ayudan a aumentar las defensas.

• Toronjil: calma y reduce las reacciones graves, tiene virtudes antihistamínicas, y es útil en alergias que afectan a la piel y al sistema respiratorio.
• Aceite de lavanda.- reduce los espasmos y favorece el sistema inmunitario.
• Esencia de albahaca, para la pérdida del olfato.
• Compresas empapadas en infusiones de caléndula, manzanilla o perejil: para el escozor de ojos

FLORES DE BACH

Cabe remarcar que cada persona requiere un tratamiento específico y el asesoramiento de un terapeuta floral es básico. A pesar de ello, y de modo general, en caso de producirse una reacción alérgica súbita se recomienda tomar rescate, aunque sólo alivie momentáneamente.

• Clemátide.- para tratar la hipersensibilidad general.
• Mímulo.- para combatir el temor de experimentar una reacción alérgica
• Impatiens, si hay irritación de la piel o de membranas mucosas.
• El haya.- al parecer reduce la intolerancia a diversos alimentos
• La crema de Bach se emplea para aliviar las erupciones cutáneas de origen alérgico.
Otros:
• Morgallana .- si la alergia es producida por alguna herida emocional o trauma.
• Matorrisco.- si una agresividad contenida, que no ha sido expresada, se traduce en alergia respiratoria o dermatológica.
• Trajinaste.- se usará cuando la alergia es debida a una reacción del propio cuerpo ante estructuras rígidas que le oprimen.

• Ver. Revista Fitomédica Nº 24 pág 50. “Alergia y esencias florales” del Artículo “Las alergias y su relación con los alimentos”.

También:

• La relajación, visualización y yoga atenúan los efectos de la alergia al disminuir la ansiedad y el estrés.
• La osteopatía, ayuda a eliminar la mucosidad, ya que una mala postura de la espalda o una tos persistente pueden causar presión en la zona pectoral.
• La técnica de Alexander. Trabaja para mejorar las técnicas de respiración y de esta forma controlar en lo posible, la ansiedad que nos produce no respirar bien.
• Reflexología podal.- El masaje debe centrarse en las zonas de los pies que se corresponden con las zonas que se ven afectadas por las alergias, en especial, las correspondientes a los senos faciales y a los ojos.
• Ayurveda. Para el ayuveda, no existe la planta milagrosa. Esta medicina milenaria de la india recomienda en primer lugar, evitar la causa de la alergia y meditar sobre ella. Llegar a la autoconciencia a través de la meditación. Siempre se debe consultar con un terapeuta ayurvédico porque el tratamiento diferirá según la persona. En términos generales, la lota ayuda en casos de mucosidad pesada y la terminalia chebula se utiliza en determinados casos.

APENDICE: El tratamiento de la medicina convencional y el alternativo.

Rev. CuerpoMente Nº 96 pág 56-57

Frente al uso de antihistamínicos para mejorar los síntomas de la rinitis y la conjuntivitis (estornudos, mucosidad, picor en los ojos), los extractos de pepita de uva y la ortiga funcionan como antihistamínicos naturales, sin efectos secundarios. Seis perlas de ajo consiguen calmar algunos síntomas alérgicos como estornudos y mucosidad. .

Frente a los broncodilatadores que usan los asmáticos y personas con bronquitis para facilitar la respiración, los suplementos de magnesio y la vitamina B6 relajan los bronquios. Las decocciones de hiedra, tomillo y marrubio tienen acción broncodilatadora y expectorante. Y los preparados de efedra se encuentran entre las alternativas más eficaces

Frente a los cortocosteroides que eliminan los síntomas de la inflamación, los aceites de onagra, de semillas en general y de pescado, ricos en ácidos grasos omega-3, poseen efectos antiinflamatorios, igual que algunas enzimas digestivas, como la bromelaína y la papaína. La raíz de regaliz es un sustituto natural que, además, reduce los efectos secundarios de la cortisona si no hay más remedio que tomarla. El aceite del árbol de té es un excelente sustituto de los esteroides en el tratamiento tópico de las alteraciones de la piel.

Frente a la inmunoterapia o desensibilización, la inmunoterapia homeopática no tiene efectos secundarios y ha demostrado su eficacia. Otra posibilidad es la desensibilización potenciada por enzimas, que consiste en inyectar en la piel una mezcla del alérgeno y una enzima.

3 comentarios:

  1. Buenas, os dejo un enlace sobre las propiedades del Grosellero Negro.

    http://goo.gl/LS0s2v

    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. Cuando se indica en oligoterapia Co y se habla de cobre(Cu), a cuál nos estamos refiriendo? Cobre o cobalto? gracias!

    ResponderEliminar